En 2008, el expresidente, sentenciado a cárcel

En el Manchester City seguirá mandando el condenado Ferran Soriano

Ferran Soriano podrá seguir siendo director ejecutivo del City porque la condena sólo afecta en España. El expresidente fue condenado y vendió el club en 2008

Foto: Ferran Soriano, a la derecha, con Manuel Pellegrini.
Ferran Soriano, a la derecha, con Manuel Pellegrini.

Decir que el Manchester City es uno de los clubes más importantes del mundo y con una proyección futura más alta que pocas entidades en el mundo es casi evidente, reiterativo. Pocos son los clubes que estaban hundidos tanto económicamente como deportivamente y se han recuperado de forma estratosférica llegando a ganar hasta dos veces su liga. Quizás sólo sea equiparable, e incluso superior, el milagro del Nottingham Forest de Brian Clough, que tras ascender de la Second Division se alzó con el título de campeones de Liga y durante los dos años siguientes reinaron en el continente ganando dos Copas de Europa consecutivas. Y buena parte de culpa de este 'ascenso' meteórico es de Ferran Soriano.

El caso del City es muy diferente por las formas y el fondo, pero en los resultados no deja de ser relativamente similar. Un equipo prácticamente muerto deambulando por las divisiones inferiores del fútbol inglés ascendió en 2003 después de 13 años. Pasaron cinco años sin previsión de éxito, pero la llegada del grupo inversor de Abu Dhabi lo convirtió en una potencia balompédica tanto en Inglaterra como en Europa. El premio llegó en 2011 con el triunfo en la FA Cup y un año después ganó su primera Premier League en 44 años.

Pero el salto de calidad definitivo lo dio justo después, cuando el Manchester City tomó una decisión interna que cambió el presente y el futuro del club británico. Decidieron abrir sus puertas a las ideas más frescas de la mente de Ferran Soriano. El empresario catalán llevó al Barcelona a la mejor situación económica de su historia, al menos de puertas para fuera, porque la directiva de Sandro Rosell (y posteriormente, de Josep María Bartomeu) se querelló contra la cúpula de Joan Laporta y se encuentra ahora en pleno juicio. Sin embargo, el juicio que ya ha terminado ha sido el de la quiebra de Spanair… y ahí ya ha perdido Soriano. Como presidente de Spanair, ha sido condenado a pagar junto al resto de su directiva 10,8 millones de euros y ha sido inhabilitado durante dos años.

Soriano, junto a Joan Laporta.
Soriano, junto a Joan Laporta.

Sin embargo, según fuentes consultadas por El Confidencial, la condena al directivo catalán tan sólo le afectaría en territorio español, y no en el extranjero. Es decir, podría seguir ejerciendo su papel de director ejecutivo (CEO) del Manchester City a pesar de esta sentencia de la justicia española. Algo muy diferente sería que la Premier League ejerciera algún tipo de ley propia en la que evitase que un directivo de su liga pudiese ejercer su labor teniendo una sentencia en firme en contra.

Una situación similar, aunque con un final bastante diferente y peor para el propio club sucedió hace cinco años. El Manchester City se encontraba en una situación financiera lamentable, muy precaria, teniendo buena parte de capital perteneciente al Estado. El antiguo primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, un millonario, decidió lanzarse al mundo del fútbol y compró el paquete mayoritario de acciones del club para convertirse en el propietario y el presidente del City. Pero aquella decisión no le salió precisamente bien. En 2007, año en el que se convirtió en dueño del equipo, Shinawatra comenzó a ser investigado por el gobierno golpista (que le sacó del poder) por una enajenación de unas propiedades inmobiliarias, que desvió hacia su mujer siendo máximo mandatario del país, para después venderlas.

Thaksin Shinawatra, a la derecha, con Sven-Göran Eriksson.
Thaksin Shinawatra, a la derecha, con Sven-Göran Eriksson.

Al año siguiente, la investigación siguió su curso y finalmente el 21 de octubre de 2008, el Tribunal Supremo tailandés lo declaró culpable y lo condenó a dos años de prisión. Meses antes, oliéndose todo lo que le iba a acaecer (Thaksin siempre dijo que el juicio estaba politizado), puso en venta todas sus acciones del Manchester City y pasó el poder a su actual propietario, el Abu Dhabi United Group Investment and Development Limited, que puso a Khaldoon Al Mubarak como presidente del City. Y fue Mubarak el que decidió en su momento dar paso al producto español para proyectar una nueva imagen del club al mundo, intentando alejarlo de los prejuicios propios que se tienen sobre los grandes inversores árabes.

Pero al contrario de lo que podría parecer, aun con los éxitos logrados hasta el momento, la directiva del club de Manchester no está precisamente contenta con la llegada de varios miembros españoles al City. Esa decisión de los propietarios árabes parece estar dejando al margen a los grandes miembros ingleses de la cúpula, los que llevan el skyblue en el corazón y sienten de verdad lo que es el Manchester City consideran como intrusismo la llegada de hombres como el propio Ferran Soriano, Txiki Begiristain o Joan Patsy. Esta decisión judicial sobre Soriano podría suponer la división definitiva entre ingleses y españoles en el seno del campeón de Inglaterra.

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios