EL MUNDIAL DE BRASIL NO AYUDÓ A OLVIDAR

El resbalón más doloroso de Gerrard y una depresión que ya dura tres meses

El resbalón de Gerrard dio al Chelsea la oportunidad de ganar un título que se llevó el City. No se resarció en el Mundial y su depresión ya dura tres meses

Foto: Steven Gerrard con el Liverpool la temporada pasada (Reuters).
Steven Gerrard con el Liverpool la temporada pasada (Reuters).

“Probablemente, estos tres meses hayan sido los peores de mi vida”. Steven Gerrard (34) no se ha escondido. El capitán del Liverpool camina por el mundo de las sombras desde resbaló, literalmente, frente al Chelsea. Nunca una pérdida de equilibrio salió tan cara; su error formó parte de una cadena que dio al conjunto entrenado por Mourinho la oportunidad de luchar por el título después de que el Liverpool acariciase el trofeo con la punta de los dedos. Con las competiciones acabadas, el Mundial cogió el relevo. La cita de Brasil se antojaba como el escenario perfecto para que Gerrard olvidase aquel error, pero Inglaterra acabó firmando la peor actuación de su historia y el inglés vivió una amarga despedida.

A finales del mes de abril, Liverpool y Chelsea se vieron las caras con el título en juego. Metidos de lleno en la pugna, uno y otro buscaban la manera de decantar la balanza a su favor y Gerrard facilitó las cosas al conjunto de Stamford Bridge. Antes del descanso, mientras conducía el balón, se resbaló en la medular del campo. Demba Ba estaba en el sitio correcto y en el momento adecuado; aprovechó el error del capitán del Liverpool para hacerse con el balón y marcar ante la salida de Simone Mignolet. El Chelsea se llevó la victoria (2-0), aunque no el título que acabó levantando el Manchester City y con el que Anfield había soñado a lo largo de toda la temporada.

 

 

La sequía se avivó. Desde que la Premier adoptó el formato actual, el Liverpool no la ha conquistado nunca. La última vez que los ‘reds’ fueron campeones corría el año 1991 y la competición se conocía como Football League First Division. Es decir, hace 23 años que en Anfield no celebran que son campeones de Inglaterra. Por ello, el título que hace unos meses se escapó como arena entre los dedos, duele más todavía y cuesta superarlo. Tanto que Gerrard ha admitido que no ha conseguido pasar página desde el pasado mes de abril: “Fue verdaderamente cruel porque no es que fallara un penalti o me equivocara en un pase, sino que me resbalé. Es algo que le puede pasar a todo el mundo. Ocurrió en un momento crucial del partido y tengo que aprender a aceptarlo y podré hacerlo”.

Este era el principal objetivo y el capitán del Liverpool vio el Mundial de Brasil como la ocasión perfecta para lograrlo. El problema es que el plan no salió como él esperaba. Inglaterra protagonizó el peor Mundial de su historia: acabó última de su grupo por primera vez y, como en el de 1958, no saboreó ni una sola victoria. De vuelta en territorio inglés, Gerrard anunció que, tras 114 partidos y catorce años como internacional, no volvería a defender el escudo de su país. La despedida más triste: “Fui a Brasil con la esperanza de que iba a ir muy bien y poder superarlo, pero fue contraproducente. Esperaba que el Mundial me ayudase a olvidar, pero también ha sido una decepción. Se me han unido las dos desilusiones que intentaré utilizar en positivo para la siguiente temporada”.

Y es que el capitán ya está intentando centrarse en la próxima temporada siendo consciente del papel que tiene dentro del vestuario del Liverpool. Gerrard sabe que es la brújula que guía y el espejo en el que se miran sus compañeros y como tal, debe actuar: “Quiero olvidarme de los últimos tres meses. Cuando eres el capitán de un equipo no puedes permitirte estar deprimido porque eres la referencia y todos te miran a ti para ver cómo estás y cómo reaccionas para seguir adelante. Por ello, debo tengo que deshacerme de esto de la manera más rápida posible”.

Y es que el resbalón dolió, pero no ha nublado la vista ni la ambición del capitán: “Estoy seguro que podré recuperarme y de que volveremos a ser grandes. Somos un gran equipo, tenemos a un gran entrenador y en el vestuario hay el convencimiento de que este año podemos hacer algo. Intentaremos ganar el título y avanzar en Champions League. No me sirven motivaciones extra para seguir porque cuando juegas en un equipo como el Liverpool lo das siempre todo”. Gerrard tiene claro que en el fútbol existen desilusiones y fracasos, pero es un deporte que también se construye a base de buenos momentos y de trofeos. Y esta noche, frente al Milán en la International Champions Cup tiene una nueva oportunidad de vivirlos.

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios