Es noticia
Menú
Adiós al sueño: España se marcha de la Eurocopa con honor al caer ante Inglaterra (2-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Las locales, a semifinales

Adiós al sueño: España se marcha de la Eurocopa con honor al caer ante Inglaterra (2-1)

El sueño estuvo cerca. Tan cerca que, en algunos momentos, pareciera que lo tocábamos. Pero Inglaterra nos devolvió a la realidad y acabó remontando el partido con dos zarpazos

Foto: Las jugadoras españolas, hundidas. (EFE/Miguel Toña)
Las jugadoras españolas, hundidas. (EFE/Miguel Toña)

La Selección española de fútbol perdió en la prórroga frente a Inglaterra por 2-1 y se despide de la Eurocopa. El gol de Esther González avivó una llama contrarrestada con dos tantos de las inglesas, que liquidaron las opciones de las nuestras. Durante gran parte de los 90 minutos, España dominó y tuvo contra las cuerdas a Inglaterra. No obstante, las anfitrionas y favoritas demostraron por qué imponen tanto respeto en Europa. Les bastó un servicio casi mínimo en el segundo tiempo para igualarlo y menos en el primer tramo de la prórroga para llevárselo. Así es el fútbol.

España salió bien, con vigor. Las de Vilda necesitaban plasmar su personalidad sobre el verde y lo consiguieron. Era lo que requería la ocasión y consiguieron reflejarlo. Fue un dominio claro, con el balón. El primer susto -bueno- lo dio Irene Paredes. La Roja gozó del primer saque de esquina cuando apenas llevaba ocho minutos de encuentro y, la central del Barça, consiguió helar el Brighton Community Stadium desde el segundo palo. No llegó el remate, pero la semilla ya estaba sembrada.

Avanzaba el encuentro y el monólogo se mantenía. Pareciera que Inglaterra se había atemorizado ante la escuadra española. El peligro solo lo protagonizaba un equipo, mientras el otro aguardaba cauto, esperando su oportunidad. Esta, que todo el mundo sabía que iba a llegar, se demoraba y, mientras tanto, España seguía a lo suyo. Aitana, que se erigía como una de las claves del encuentro, no terminaba de recibir el esférico en la posición requerida para ser decisiva. Por contra, la Selección la tocaba bien. Muy bien.

placeholder La desolación de las futbolistas. (EFE/Miguel Toña)
La desolación de las futbolistas. (EFE/Miguel Toña)

No faltaban ocasiones y, de hecho, las posesiones, largas en su mayoría, se desarrollaban en buenas zonas del campo. Había profundidad, química, buenos pases, pero faltaba lo de siempre: el gol. Esther González se encontraba en un oasis en medio del desierto, reclamando balones que no llegaban. Faltaban rupturas por dentro que resquebrajaran la apuntalada defensa inglesa. Y llegó el susto.

Inglaterra reaccionó, y vaya que si lo hizo. La primera que tuvieron acabó dentro. Esto es Inglaterra, ni más ni menos. Suerte para las de Vilda, que gozaron del comodín del fuera de juego y de su posterior revisión en el VAR. En ese momento, el fortín que había construido con el paso de los minutos España, estuvo cerca de venirse abajo. Pareciera que Kirby estaba secuestrada. Pero da igual. El peligro llegaba por otros flancos. Hemp tampoco estaba atinada y asustaba. Tocaba sufrir antes de llegar al entretiempo.

Con el paso por vestuarios, los roles establecidos en el primer tiempo se tornaron. Empezó a dominar Inglaterra, asustando así a una España que no arrancó con la misma seguridad. Pero tan solo fue una nube. Pasó fugazmente el peligro británico y llegó el rock and roll, pero el español. El cambio de Athenea del Castillo revolucionó lo que hasta ese momento se había visto. ¡Qué bendición! La 10 no lleva ese dorsal por casualidad. Athenea salió con descaro, desparpajo y sin vergüenza alguna. Rachel Daly sufrió un auténtico calvario.

Del Castillo le tiró un caño estilo vieja escuela a la lateral izquierdo y, tras silenciar el estadio, le sirvió en bandeja de plata a Esther González. Sí. Por fin, Esther González. La delantera del Real Madrid se reencontró con el gol en el mejor momento posible. Estaba en una isla en medio del océano, lanzando señales de SOS. Pero volvió a la Tierra para salvar a las suyas. Se estrenaba el luminoso y lo hacía con un gol de España. Quién nos lo iba a decir…

Sin embargo, el tanto español trajo consigo el temor de perder el botín. El miedo se apoderó de la Roja y, el buen juego que se había plasmado hasta ese momento, se fue esfumando poco a poco. Tan solo una excelsa Athenea siguió percutiendo una y otra vez, dejando ‘varietés’ para el deleite del espectador.

Inglaterra, que hasta ese momento no había merecido gran cosa, juntó filas, se alzó las medias y fijó el objetivo sobre el mapa de Brighton: la portería de Sandra Paños. La valentía española desapareció y las inglesas palpaban el gol en cada acción. Y tanto va el cántaro a la fuente… que al final España sucumbió y concedió el tanto. El testarazo de Ella Toone fue protestado por las de Vilda debido al codazo que recibió Irene Paredes. Pero nada. La euforia ya se había desatado en las islas británicas y España iba a sufrir.

Llegó la prórroga. Se podría haber pensado que el descanso y las instrucciones recibidas podrían cambiar el curso de un partido, que llevaba muchos minutos resuelto. Y, efectivamente, se resolvió. El zarpazo de Stanway terminó de matar a España. Fue un gol de bandera, sí. Lo merecían en ese momento, también. Pero lo doloroso no fue el tanto, sino la sensación de que, manteniendo el nivel de los primeros 55 minutos, se podría haber conseguido con total seguridad. Desde ese momento, el encuentro cayó en picado. Algunos tímidos acercamientos de la Selección que no se tradujeron en nada.

placeholder Paredes sufrió una polémica falta en el empate inglés. (REUTERS/Dylan Martinez)
Paredes sufrió una polémica falta en el empate inglés. (REUTERS/Dylan Martinez)

España se marcha de la Eurocopa con la sensación de no haber mostrado su mejor versión en ningún encuentro. El palo de perder a Jennifer Hermoso y Alexia Putellas no es fácil de superar. Y menos, cuando te enfrentas a la gran favorita, te pones por delante y acabas siendo remontada. Pero esto es el fútbol. Honor a nuestras jugadoras, lo han peleado con todo. Jugamos como nunca antes en este torneo y perdimos. Así, sin más. Gracias a todas. Lo vais a conseguir, pero esta vez tampoco tocaba.

La Selección española de fútbol perdió en la prórroga frente a Inglaterra por 2-1 y se despide de la Eurocopa. El gol de Esther González avivó una llama contrarrestada con dos tantos de las inglesas, que liquidaron las opciones de las nuestras. Durante gran parte de los 90 minutos, España dominó y tuvo contra las cuerdas a Inglaterra. No obstante, las anfitrionas y favoritas demostraron por qué imponen tanto respeto en Europa. Les bastó un servicio casi mínimo en el segundo tiempo para igualarlo y menos en el primer tramo de la prórroga para llevárselo. Así es el fútbol.

Eurocopa
El redactor recomienda