Dembélé salva al Barça del desastre en Cornellà con un picotazo en la prórroga (0-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Ya están en octavos de final

Dembélé salva al Barça del desastre en Cornellà con un picotazo en la prórroga (0-2)

El conjunto azulgrana realizó un partido de mínimos que no fueron capaces de resolver en los 90 minutos reglamentarios hasta el gol del francés. Desaprovecharon dos penaltis

placeholder Foto: Los jugadores del Barça celebran el gol de Dembélé. (Efe)
Los jugadores del Barça celebran el gol de Dembélé. (Efe)

Venía avisado el Barça del sello de matagigantes que se había ganado el Cornellà al eliminar al Atlético de Madrid en la anterior ronda. Tras las críticas vertidas por su técnico, Ronald Koeman, en la previa del encuentro al comprobar que el campo disponía de césped artificial y no natural, el Barça salió con una amalgama de suplentes ante la Unió Esportiva Cornellà, conjunto de Segunda División B. Con Antoine Griezmann como referencia junto a Ronald Araújo y Clement Lenglet en representación de los titulares habituales, los hombres del técnico neerlandés realizaron una primera parte de mínimos.

Mínimos riesgos, mínimo fútbol, mínima grandeza y mínima intensidad. Mientras el Cornellà acechaba la meta defendida por Neto y cargaba el área con peligro a través de los centros laterales y las jugadas a balón parado, el Barça caminaba por el alambre. Los azulgranas vivían en campo contrario cuando superaban la presión inicial local, pero al llegar al pico del área, se les fundían las bombillas. Sin el desborde que debería aportar Francisco Trincao en la derecha y la intrascendencia de Griezmann y Braithwaite en ataque, todos los focos se concentraron en un impreciso Riqui Puig y el debutante Ilaix Moriba, del Barça B.

placeholder Riqui Puig persigue a Eloy Gila. (Efe)
Riqui Puig persigue a Eloy Gila. (Efe)

La primera ocasión fue verdiblanca. El capitán local, Eloy Gila, controlaba en la derecha, esperaba la subida del lateral Iván Guzmán y el centro al primer palo de Ontiveros se iba fuera por muy poco. No hacía falta esperar a superar el ecuador de la primera parte para comprobar que el Barça no carburaba. El conjunto culé bastante tenía con pasarse el balón horizontalmente a trancas y barrancas y Trincao, harto de ver correr la pelota de lado a lado, decidió enviarla a la estratosfera al conectar una volea al limbo.

Riqui Puig, cabeza de turco

Por su parte, Riqui Puig trataba de construir fútbol, pero la ansiedad por hacerlo bien le jugaba malas pasadas. En uno de sus pocos aciertos en el primer tiempo, el canterano le filtró un balón a Moriba y este abrió el balón para Braithwaite. El remate del danés impactó en el cuerpo de un defensor y forzó el córner. Acto seguido, Pjanic ejecutó el saque de esquina a los pies de Trincao, cuyo remate se topó con las sólidas manos del portero local, Ramón Juan, héroe del partido a pesar del desenlace. El Cornellà respondió de nuevo a través de la pelota parada, pero el remate del capitán Eloy Gila se fue por encima del travesaño.

placeholder Júnior Firpo trata de arrebatar el balón a Eloy Gila.
Júnior Firpo trata de arrebatar el balón a Eloy Gila.

En un partido tan ajustado cualquier acción podía desatascarlo y en el 37 llegó la opción más clara de la primera parte. Tras un córner azulgrana, Araújo se adentraba en la zona de castigo cuando la pierna de Albert Estellés golpeó su rostro en lugar del balón. El colegiado no dudó y Pjanic tampoco. El bosnio cogió el balón decididamente mientras Griezmann no asumió la responsabilidad. Fuese como fuese, la Copa va de porteros y Ramón Juan adivinó las intenciones del internacional bosnio. El Barça desaprovechaba un regalo y entregaba otro.

El equipo mejoró levemente tras el descanso

No sabemos qué dijo Koeman a sus futbolistas al descanso, pero el rapapolvo tuvo un efecto efervescente. Tras demostrar por enésima vez su desagrado por el juego de Riqui Puig, el técnico neerlandés retiró del campo al joven canterano que le había dado el pase a la final de la Supercopa de España hace menos de una semana. En su lugar entró el imprevisible Dembélé. Capaz de lo mejor y de lo peor en tiempo récord.

El Barça aumentó el ritmo de la circulación y subió varias marchas su fútbol. Tras una buena jugada por la izquierda, Júnior Firpo cedió el balón a Griezmann, este remató defectuosamente y Braithwaite tampoco pudo estrenar el casillero tras la parada del guardameta local. En este sentido, la salida de Riqui Puig coincidió con la versión más activa de Antoine y el francés tuvo las suyas. Tan faltgo de determinación en los momentos clave como siempre. En el 58 recibió un balón medido de Pjanic en el interior del área, pero engatilló la pelota por encima del larguero.

placeholder Griezmann se lamenta tras fallar un gol cantado. (Efe)
Griezmann se lamenta tras fallar un gol cantado. (Efe)

El Cornellà no se arrugaba y decidió probar suerte. Primero Agus Medina y luego Eloy Gila creaban peligro dentro de la zona de castigo, pero se topaban con el cuerpo de los defensores azulgranas. El técnico local, Guillermo Fernández Romo, agitaba el árbol con el objetivo de recoger sus frutos. Entraron Chiki y Gonzalo y se fueron Max Marcet y Ontiveros. Ante el bloqueo ofensivo, Koeman decidió mover fichar. No podía esperar más ni quería repetir la sorpresa del Alcoyano ante el Real Madrid. Ingresaron Pedri y Sergio Busquets por Trincao y Moriba, una declaración de intenciones, ‘chicos, esto va en serio’. Se mascaba la tragedia y aún había espacio para más drama.

En el 78, Pol Moreno casi le arranca la cabeza de cuajo a Lenglet en el interior del área y puso en bandeja el pase al Barça. Después del error de Pjanic en la primera mitad desde el punto de penalti, Dembélé se ofreció voluntario para resolver el entuerto. Nada más lejos de la realidad, lanzó una pena máxima justo como no se deben tirar: floja y al medio. Ramón Juan emergió como la estrella de la noche y en el 88, el guardameta local volvió a negar a Pjanic el gol de la victoria. Ambos conjuntos se marcharon a la prórroga.

placeholder Ramón Juan estuvo excelente bajo palos. (Efe)
Ramón Juan estuvo excelente bajo palos. (Efe)

La prórroga inició vibrante. Pedri condujo un contragolpe con metros y espacio, abrió el balón para Dembélé. El francés frenó en seco, se sacudió al defensor y tan solo un paradón prodigioso de Ramón Juan detuvo el disparo del extremo culé. A la siguiente jugada, repetieron protagonistas. Pedri recibió, giró, abrió el cuero hacia el extremo galo y el picotazo del mosquito fue misión imposible para el portero verdiblanco. El Barça se ponía por delante en el 92 y encarrilaba un duelo que se le había hecho bola. Resuelto el partido, Koeman hacía debutar en Copa al norteramericano Konrad de la Fuente y sustituía al gris Antoine.

El canterano salió con ganas y no tardó en demostrarlo. A la primera que tuvo, alzó la testa, localizó la portería verdiblanca y buscó una rosca al palo largo que el portero local tuvo que despejar con una gran intervención. Acto seguido, Konrad cabalgó por el costado izquierdo, buscó a un desaparecido Braithwaite y el danés no llegó al punto de penalti. En la segunda parte de la prórroga, la diferencia entre el fondo de armario local y visitante fue demasiado notoria como para disimularla. Dembélé traía loca a la zaga local y, junto a la dirección de Pedri en la base de operaciones, giraron el choque a favor del Barça.

Foto: Ousmane Dembélé celebra su gol ante el Eibar. (Reuters)

El Cornellà remaba a contracorriente y a contrareloj y, como en el primer tiempo, se acercaba con balones aéreos, pero no generaba peligro real. De este modo, Agus Medina estrelló un tiro potente a la manos de Neto en el 109 y seis minutos después, Pol Moreno no pudo cazar una pelota que sobrevoló el área azulgrana. Para colmo, Estellés se equivocó torpemente con una acción frente a Araújo y vio la segunda tarjeta amarilla. En los últimos minutos, el Cornellà siguió intentándolo, pero más con el corazón que con la cabeza, puesto que el oxígeno ya no llegaba a cotas tan altas. El gol de Braithwaite justo antes del pitido final (0-2) confirmó el pase a octavos del conjunto azulgrana, único representante del TOP3 liguero en la próxima ronda.

Riqui Puig Antoine Griezmann Sergio Busquets FC Barcelona Copa del Rey Ousmane Dembélé