los alemanes vencen en sevilla (1-2)

El poderoso Bayern se venga de aquel Sevilla de Maradona

El Sevilla de hoy en día no es el mismo que en aquellos tiempos, cuando la afición daba la espalda al equipo. El club de Nervión plantó cara al Bayern, pero los alemanes tienen mucho talento

Foto: Pablo Sarabia se lamenta de un error. (EFE)
Pablo Sarabia se lamenta de un error. (EFE)

Que dicen que nunca se rinde y es verdad. Al Sevilla de Europa hay que cortarle las piernas para que doble las rodillas. De ello da fe el poderoso Bayern, que hizo buenas las apuestas y se impuso en el Sánchez Pizjuán por 1-2. Y encima se vengó de la derrota que le infringió hace 25 años el Sevilla de Maradona. Ahora ha cobrado una ventaja apreciable en el primer lance de cuartos. Pero nadie vende el burro todavía. Los de Montella son duros de pelar.

Nada que ver con aquel 28 de septiembre de 1992, cuando el Sevilla jugó frente al Bayern de Múnich en un amistoso que sirvió de presentación de Maradona. Mismo escenario pero ambiente tan distinto que la Sevilla de entonces parecía San Petersburgo. Ahora, Nervión es un infierno de voces y palmas. Pregunten a este Bayern poderoso de fútbol, cuyos jugadores, además de sudar, casi se quedan sordos por el rugido de la gente sevillista.

El mal rato que ha pasado el Bayern

Ni D10s con su melena superó lo que se ha visto en este reencuentro con el Bayern. Aquel Nervión de 1992 llegó a poco menos de tres cuartos de entrada, en el de 2018 no cabía un alfiler. Y este Sevilla de ahora rezuma Champions y mucho orgullo. Nunca se rinde. Pregunten a Lewandowski y compañeros del mal rato que pasaron para frenar al toro andaluz. Maradona, con varios kilos de más, enarboló la bandera de un Sevilla que venció al Bayern por 3-1, con dos asistencias suyas.

En aquel Sevilla, además de Maradona, militaban viejos conocidos: un joven Cholo Simeone servía de escudero del 'crack', Davor Suker era un estilete de precisión, Unzué las paraba en buena sintonía, con Monchi de eterno suplente, pero el héroe de aquel partido fue un asturiano llamado Monchu, que hizo dos goles. Después del encuentro, ambos equipos realizaron un festejo, pues la ocasión lo merecía. Ese 'tercer tiempo' se celebró en el Andalusí Park, Matthaus no se despegaba de su amigo Diego, entre ambos rememoraban los días cuando el alemán y el argentino, ambos con el 10, se las tuvieron más de una vez tiesas en el Calcio; el uno con el Napoli, el otro con el Inter.

A 25 años de aquel lance de color rosa, todo es diferente. Este Sevilla ha crecido y el gigante alemán sigue igual de grande. El Sevilla, con su himno del Centenario, ha traspasado fronteras, es pentacampeón de la UEFA, ha cosechado dos copas del Rey, una Supercopa de España y otra de Europa; dentro de unos días volverá a tocar pelo en una final copera. Y está en cuartos. Todavía.

Ribery celebra su gol con Javi Martínez y Thiago. (EFE)
Ribery celebra su gol con Javi Martínez y Thiago. (EFE)

El vapuleo del Madrid en el 58

La última vez que el Sevilla se plantó en cuartos hace ahora 60 años, el 23 de enero de 1958. Y el resultado duele a los sevillistas, porque un ciclón llamado Real Madrid, con el timonel del fenómeno Di Stéfano, los hizo caer por 8-0. El Real Madrid ganaría ese año una nueva Copa de Europa.

Este Sevilla de ahora es capaz de tirarse de cabeza al callejón (partidos de Eibar, Leganés…), a dejar en la cuneta copera al Atlético y merendarse de un zarpazo al Manchester United o hacer que el Barça le ponga dos velas a Messi. Es así el equipo que prepara Vincenzo Montella, que se tiró el farol de dejar al discutido Sergio Rico en el banquillo para que saliera David Soria.

El partido tuvo gasolina para el equipo blanco, que se adelantó por medio de Pablo Sarabia, pero una desgraciada jugada (autogol de Jesús Navas) devolvió la vida a los alemanes. En la segunda mitad, el Bayern dio un paso adelante y el Sevilla le aguantó la mirada. Pero los alemanes tienen mucho talento y el español Thiago dio el golpe de mano. Y la razón a los que apostaban por los teutones, cuya victoria se pagó a 1,61 euros por euro apostado, mientras que la sevillista se abonaba a 5,5 euros por euro apostado. No había color. Pero queda la vuelta. La ventaja es del Bayern, pero hace bien Heynckes en no vender antes la piel del toro.

Ficha técnica

1 - Sevilla: David Soria; Jesús Navas, Kjaer, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Pizarro; Sarabia, Franco Vázquez, Correa (Sandro, m.78); y Ben Yedder (Muriel, m.80).

2 - Bayern de Múnich: Ulreich; Kimmich, Boateng, Hummels, Bernat (Rafihna, m.46); Arturo Vidal (James Rodríguez, m.36), Javi Martínez, Thiago Alcántara; Müller, Ribery (Robben, m.79); y Lewandowski.

Goles: 1-0, M.31: Sarabia. 1-1, M.37: Jesús Navas, en propia puerta. 1-2, m.68: Thiago Alcántara.

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Amonestó a los visitantes Ribery (m.13), Bernat (m.33) y Müller (m.85) y a los locales Correa (m.15) y Pizarro (m.90).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 41.000 espectadores, entre ellos unos 2.300 seguidores del Bayern en la zona acotada para los visitantes. 

Champions
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios