La ley del mínimo esfuerzo da un punto a un Barcelona soso y sin ambición
  1. Deportes
  2. Fútbol
INIESTA Y MESSI MAQUILLAN LAS DUDAS

La ley del mínimo esfuerzo da un punto a un Barcelona soso y sin ambición

El Barcelona saltó a jugar sin alegría. El Milan golpeó primero y sólo Iniesta pudo contestar a los italianos. Ambos conjuntos se conformaron con el empate

Foto:

“Keep calm and always fight”. O lo que es lo mismo: “Calma y pelea siempre”. Este fue el ‘tifo’ que dio la bienvenida al Barcelona en San Siro y lo que hizo el Milan: luchar dentro de sus posibilidades. Liderado en la primera parte por Kaká, espoleó el partido cuando Robinho abrió la lata ante un equipo indefenso en el que sólo la magia de Iniesta combinada con Messi metió de nuevo al Barcelona en el partido. Tras los tantos, el conjunto azulgrana amagó con querer ir a por la victoria con más fútbol, pero fue un mero espejismo en un partido soso y burocrático donde ambos se conformaron con el reparto de puntos. Y es que, aunque no lo reconozcan, nadie había logrado sacarse el‘Clásico’de la cabeza.

Los resultados y las sensaciones apuntaban a que el Barcelona llegaba mejor que en su última visita a San Siro, pero el Milan tardó nueve minutos en echarlo por tierra. Los italianos salieron sin miedo y con decisión ante un Barcelona sin intención ni peligro. Tan despistados estaban los azulgranas que la pareja encargada de montar y definir estuvo formada por Kaká y Robinho… ayudados por la falta de entendimiento entre Piqué y Mascherano. Los brasileños se aliaron para bailar a la defensa culé intercambiándose el balón hasta que Kaká sirvió un pase al interior para su compatriota que, solo, batió por debajo a Valdés.

El tanto evidenciaba que el Barcelona no estaba metido en el partido. Su fútbol, lento y espeso, era incapaz de hacer frente a un Milan bien plantado, rápido a la hora de replegarse, seguro y férreo en defensa. Con evidentes problemas para crear juego, el ‘Tata’ Martino vio cómo antes del primer tanto local, Muntari veía portería en fuera de juego. El Barcelona daba una imagen triste y el único que fue capaz de dibujar una sonrisa fue Andrés Iniesta. Quién si no. Busquets peleó por un balón en el centro del campo y se lo entregó al manchego para que desenfundara su magia e inventase. Dicho y hecho. Iniesta abrió para Messi y el argentino puso la guinda en forma de gol. Entró, aguantó y, al mismo tiempo que protegía a su mejor amigo, el balón, definió ajustando al palo y camino del suelo.

Kaká regresa durante 45 minutos

placeholder

Con el empate en el marcador, el Barcelona no conseguía quitarse ese aire desangelado y aburrido que desprendía su juego. Enfrente, Kaká lideraba al Milan. Increíble, pero cierto. El brasileño, situado en la izquierda, se mostraba muy participativo y preciso tanto en el regate como en el pase. El paso de los minutos dio cierto equilibrio al partido y ocasiones al Barcelona, que se acercaba al área rival porque el Milan se había echado atrás. Alexis se topó con Amelia tras recibir un pase de Xavi y Messi vio cómo Zapata arruinaba sus intenciones; Neymar se fue animando con el paso de los minutos cerrando el primer tiempo con una volea que se fue rozando la madera.

El Barcelona no jugó mal del todo, pero carecía de ambición y no presionaba como suele. Daba la impresión de estar pensando en otra cosa, quizás el Clásico del sábado, y de ser predecible. El Milan, por su parte, salió a protegerse con Kaká totalmente libre y firmó una primera media hora muy buena, robando a su rival en el centro del campo. Toda una proeza tratándose del Barcelona y de un conjunto local que camina lejos de su mejor versión. La segunda parte arrancó con el Barcelona dando un paso al frente para incrementar su velocidad y el Milan metido en su campo. El conjunto azulgrana intentaba hacerse con el mando cuando Robinho perdonó ante un Valdés cuya defensa había desaparecido.

Un empate que contenta a los dos

placeholder

Contestó el Barcelona con un mano a mano que erró Iniesta tras una jugada hilada por casi todo el equipo. La acción sirvió para avisar de quién tenía el control y el mando del choque. En ese momento, el Milan sólo daba miedo a la contra y ayudaba a que su rival sufriese menos agobios. El ‘Tata’ situó a los suyos más adelantados ganando rapidez y fútbol; así llegó la oportunidad fallada por Adriano cuando tenía todo a su favor. Con el paso de los minutos, el Milan se metió en su área para defender el empate y el Barcelona perdió la ambición mostrada minutos antes, se conformó y el partido empezó a hacerse largo. Con la sensación de un choque soso y anodino, el peligro llegó a balón parado o a través de contragolpes. Barcelona y Milan especularon con el resultado y se conformaron con un empate que no les va mal a ninguno.

Ficha técnica

Milan: Amelia; Abate, Zapata, Mexes, Constant; Montolivo, De Jong, Muntari; Birsa (Poli, m.80); Kaká (Emanuelson, m.71) y Robinho (Balotelli, m.65).

Barcelona: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Busquets, Xavi, Iniesta, Alexis (Cesc, m.74), Messi y Neymar (m.80).

Goles: 1-0, m.9: Robinho. 1-1, m.23: Messi.

Árbitro: Felix Brych (ALE). Mostró cartulina amarilla a Alexis (m.33), Montolivo (m.41), Muntari (m.79) y a Cesc (m.81).

Incidencias: Asistieron al encuentro unos 75.000 espectadores en partido de la tercera jornada de la primera fase de la Liga de Campeones, grupo H, disputado en el estadio Giuseppe Meazza.

FC Barcelona AC Milan Champions League Andrés Iniesta Leo Messi Kaká Robinho
El redactor recomienda