¿Quién es Sergio Ramos? Militao, el heredero de Pepe, borra el recuerdo del sevillano
  1. Deportes
  2. Fútbol
Un muro insuperable

¿Quién es Sergio Ramos? Militao, el heredero de Pepe, borra el recuerdo del sevillano

El central brasileño es el líder indiscutible de la defensa del Real Madrid. Aprovechó la lesión de Ramos la temporada pasada cuando forzó para jugar la Eurocopa y ahora es insustituible

Foto: El central blanco celebra un gol de Vinícius Júnior. (Reuters/Pablo Morano)
El central blanco celebra un gol de Vinícius Júnior. (Reuters/Pablo Morano)

Cuando Sergio Ramos desapareció de las alineaciones del Real Madrid entre lesiones y forzó para jugar con la Selección de Luis Enrique en el momento más importante de la temporada, el equipo perdió a su principal bastión defensivo. El recambio en un conjunto acribillado por las bajas -Raphaël Varane incluido- era Éder Militao. Un central de 50 millones de euros que venía de estar todo el año en blanco y cuyo rendimiento era una incógnita andante. Jugador joven y desconocido para el gran público, con mucha competencia por delante, de traspaso alto e inicio titubeante.

El central reunía todos los condicionantes para estrellarse en este 2021. Sin embargo, el zaguero brasileño fue un seguro de vida con Zinédine Zidane y ahora, con Carlo Ancelotti, se ha convertido en el líder de la defensa. Ya nadie cuestiona los 50 millones de euros que desembolsó la entidad blanca en 2019 por un joven defensor que recordaba al primer Pepe. Tampoco queda ni rastro del jocoso apodo de 'Limitao' entre los rivales.

Foto: Sergio Ramos en su única aparición con el PSG esta temporada: su presentación. (Reuters)

El mejor ejemplo es el más reciente. La contundencia de Militao en San Sebastián quedó grabada a fuego en la retina de los aficionados. También de los delanteros de la Real Sociedad, hartos y desperados de chocarse contra un muro defensivo insuperable. Potente al corte, magnífico por arriba, veloz a la hora de defender hacia atrás y corregir errores en campo propio de sus compañeros y titánico cuando la Real se plantaba en el área pequeña. Hubo una pierna crucial a Isak para evitar el tanto local, pero también una decena de acciones de primerísimo nivel en el área que despejaron el camino de la victoria para el Real Madrid.

El brasileño es el líder de la zaga. De hecho, es el jugador de campo que más minutos ha disputado en la presente temporada sumando todas las competiciones (1.797 minutos). Nadie ha recuperado más pelotas (35) ni ha despejado más balones (62) según el portal de datos 'Fbref'. Alguien que hace del área su castillo personal y ejerce de foso defensivo.

Cuando el adversario bombardea el corazón del área, el brasileño salta como un resorte para adelantarse al delantero y se hace poderoso en su territorio. Es una zona inexpugnable para un equipo cuyos problemas defensivos exigían la mejor versión de Courtois, pero que ahora ve cómo Militao también es un seguro de vida y continúa en la dinámica ascendente de la temporada pasada. A este nivel, la marcha de Varane y Ramos es una anécdota.

No hace prisioneros

Militao fue el único jugador de campo del Madrid que disputó los 14 últimos partidos, con un balance de ocho victorias, cinco empates y únicamente una derrota. Una racha de encuentros en las que el equipo blanco dejó la portería a cero en siete ocasiones. Además, el gran momento del '3' blanco se hace extensible a la selección, donde también se ha ganado los galones de titular. Decía Ancelotti la semana pasada que el equipo "había sufrido a balón parado, tenemos que mejorar". Militao es parte de esa mejora experimentada en San Sebastián.

placeholder Militao amargó a Isak. (EFE/Javier Etxezarreta)
Militao amargó a Isak. (EFE/Javier Etxezarreta)

Su calidad defensiva individual le permite resolver situaciones de riesgo sobre el alambre, así como tapar fugas de sus compañeros. El defensa más caro en la historia del Real Madrid empieza a rendir a un nivel que asusta. Con tan solo 23 años es un portento físico que permite al equipo defender muy lejos de su portería y que sirve de atajo ante los problemas para robar pelotas en campo rival. Militao es de los que disfruta defendiendo y se crece con cada duelo ganado. El Madrid de Ancelotti inició el curso yendo a morder la yugular del adversario en su propio campo, pero la fragilidad para desequilibrarse hizo que el equipo diese un par de pasos hacia atrás. Ahora el conjunto blanco tiene menos distancia entre las líneas.

¿Y qué pasa con balón?

No tiene los atributos organizativos de Sergio Ramos con pelota para zarandear al rival con pases milimetrados hacia sus compañeros. Por eso no podemos esperar (todavía), cambios de orientación al pie de los extremos, que conduzca la pelota y divida en la construcción del juego todo el rato o que sea la primera piedra en la fase ofensiva del Real Madrid. Eso es terreno de David Alaba. Mientras el brasileño cierra, el austriaco se aventura al ataque en muchas ocasiones. Se compensan, se entienden y tan solo necesitan sumar partidos juntos para ver hasta dónde puede llegar la nueva pareja blanca.

placeholder Alaba y Militao se entienden mejor cada día. (EFE Kiko/Huesca)
Alaba y Militao se entienden mejor cada día. (EFE Kiko/Huesca)

Sin embargo, eso no significa que Militao no tenga margen de crecimiento desde esa faceta ni que no haya evolucionado. Tampoco que no se atreva a dibujar pases que se traduzcan en asistencias de gol para sus compañeros. Es mucho más preciso de lo que parece a simple vista en la salida del balón y tiene lo más importante para un defensa: contundencia y capacidad para corregir en pocos segundos. Lo demuestra su fútbol.

Así estuvo a punto de darse en San Sebastián cuando, después de ganar un duelo dividido, el central recuperó la pelota, alzó la cabeza, detectó el desmarque de Vinícius Júnior al espacio y le envío un regalo en forma de pase al espacio que el joven delantero no pudo transformar en el 0-3. "La calidad de los dos es extraordinaria, están trabajando muy bien y son distintos. Militao es muy fuerte, increíble. Alaba se adapta muy bien. Se entienden y se complementan. Hemos estado muy juntos y hemos dado solidez a todo el equipo", apuntaba Ancelotti tras la victoria en el Reale Arena. El zaguero brasileño es uno de los principales culpables de esa ansiada solidez.

Real Madrid Éder Militao Sergio Ramos