Victoria por 1-0 de los colchoneros

El Barça de Koeman se desmorona: a nueve puntos del Atlético y con Piqué lesionado

El proyecto de Koeman se está desmoronando con tres victorias, dos empates y cuatro derrotas en nueve jornadas. Se queda a nueve puntos del Atlético

Foto: Carrasco anotó el gol de la victoria del Atlético. (EFE)
Carrasco anotó el gol de la victoria del Atlético. (EFE)

Ronald Koeman se quejó el día antes de viajar a Madrid de los horarios y los periodistas que preguntan a Messi cuando llega en su jet privado. Después de la derrota ante el Atlético de Madrid, ni los horarios ni los periodistas le deberían parecer importantes porque su proyecto se está desmoronando con tres victorias, dos empates y tres derrotas en nueve jornadas. Se queda a nueve puntos del Atlético con los mismos partidos disputados en noviembre y tiene toda la pinta de que se ha quedado también sin un futbolista fundamental, Gerard Piqué, que además no tiene recambio.

A Piqué se le cayó encima de su rodilla derecha Correa en el minuto 59’ y se marchó cojeando y llorando del campo, consciente de que su lesión podía ser grave, aunque el primer comunicado del club es que sufre un esguince y no una rotura. En circunstancias normales su lesión sería un contratiempo importante porque él es indispensable e indiscutible, pero es que el Barça -sin presidente, con una comisión gestora y sin dinero- está en un momento complicado, Bartomeu no fichó a ningún central pese a las peticiones públicas de Koeman y ahora el técnico tendrá que apañárselas con lo puesto, con Lenglet y nada más. Porque Umtiti no aguanta ni varios entrenamientos seguidos y no hay más. De Jong será la solución de emergencia, igual que Araújo que todavía no está recuperado de su lesión, así que el boquete que deja Piqué es gigantesco.

Piqué se lesionó durante el encuentro y tiene pinta de que será de gravedad. (EFE)
Piqué se lesionó durante el encuentro y tiene pinta de que será de gravedad. (EFE)

La fatalidad se ha cebado con un Barça que no estaba ni mucho menos para fiestas y la sensación es que en el Wanda no se han perdido sólo tres puntos, sino la esperanza de que ésta fuera una temporada pasable, digerible, mientras se soñaba con el futuro, los jóvenes y un nuevo proyecto. Todo está crudo en este equipo y los nueve puntos de ventaja del Atlético, la lesión de Piqué y la falta de fútbol, de juego, de recursos, de ánimos colocan al Barça en alerta roja.

El abismo

11 puntos en ocho partidos pondrían en la picota a cualquier entrenador azulgrana, pero es que a los mandos del club no hay nadie con autoridad para tomar una decisión al respecto. Ni siquiera hay candidatos oficiales para las elecciones. Koeman no tiene tampoco recambio y su proyecto está herido de muerte con una plantilla que parece resignada a su suerte y que después de perder ante el Atlético envía a Pedri -17 años- a dar explicaciones ante el micrófono de Movistar.

Griezmann es invisible, igual que De Jong, mientras Messi lo intenta pero no puede, no le llega y parece fallarle también la ilusión, rehén de un club en el que no quería estar hace sólo tres meses y del que dijo estar cansado “de ser el problema de todo” hace tres días. Todas son malas señales, todo es gris y no hay rebelión ni solución desde el banquillo. Que después de alejarse a nueve puntos del Atlético en la clasificación la mejor noticia sea que Piqué en principio tiene un esguince y no está roto, da medida de la zozobra del club y del equipo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios