Comienza una era en el club culé

Bartomeu se marcha del Barça y califica a la Generalitat de irresponsable

Setenta días después de decir que lo tenía todo controladísimo y que la crisis era deportiva y no institucional, Josep María Bartomeu y su Junta directiva han dimitido en bloque

Foto: Reunión extraordinaria de la junta directiva del barcelona
Reunión extraordinaria de la junta directiva del barcelona

Dos meses y 9 días después de decir, tras la debacle ante el Bayern, que lo tenía todo controladísimo y que la crisis era deportiva y no institucional, Josep María Bartomeu y su Junta directiva han dimitido en bloque. Y lo han hecho un día después de que el propio presidente afirmara en rueda de prensa con su sonrisa habitual que no tenía ningún motivo para hacerlo y que nunca se lo había planteado. Así es él, así se ha ido. Después de 13 títulos con el primer equipo (22 en total) y tras cuatro directivos deportivos, cuatro entrenadores y de que se le fueran diez directivos en los seis años que ha sido el máximo mandatario (seis de ellos en pleno confinamiento) y después también de aceptar que el Barça, como club, fuera condenado por fraude fiscal, del Barçagate y del burofax de Messi. Y de Roma, Liverpool y Lisboa.

Se marcha, en fin, un Bartomeu con muchas más luces que sombras y lo hace asediado por las 20.731 firmas de socios que se validaron el pasado 9 de octubre y que él ha intentado por todos los medios desacreditar, invalidar y hasta retrasar el voto de censura que estaba previsto para este fin de semana. La Generalitat no le ha dado la prórroga que tanto se ha empeñado en buscar incluso enviando una carta a Pere Aragonés, el presidente en funciones.

La resistencia tiene un límite, pero Bartomeu, en una comparecencia en la que leyó un discurso atropellado y no aceptó preguntas, cargó contra la Generalitat y afirmó que dimitía para no poner en peligro la salud de los socios en el voto de censura. “Es una decisión meditada, serena y acordada por todos los compañeros que han hecho tantas renuncias pensando siempre en el Barça. Esta mañana he recibido la respuesta de la Generalitat, que es clara. No nos han dado 15 días de margen para hacer unas elecciones descentralizadas con 21 sedes. Les pedimos cobertura legal, igual que ellos se la pidieron al Gobierno central para poder decretar el toque de queda, pero se han lavado las manos ante una situación que les resulta incómoda sin pensar en las consecuencias. Los impulsores del voto de censura han advertido que interpondrían acciones legales contra la Junta. Son decisiones irresponsables en un momento en que la Generalitat está implementando medidas que tienen grave repercusión para las familias y las empresas, cuando hay peligro de colapso sanitario y cuando los expertos advierten que habrá que tomar medidas más duras. Nosotros, como Junta, debemos actuar con responsabilidad. Era necesario hacerlo con las medidas sanitarias adecuadas y que ninguno lo dejara de hacer por miedo o porque forman parte de un colectivo vulnerable. Por eso hemos decidido dimitir. Sabemos que dejamos el club en manos de una Junta Gestora que en las actuales condiciones no podrá tomar ninguna decisión. Nuestra voluntad no ha sido nunca la de perpetuarse como he tenido que escuchar”.

Bartomeu, a su salida de la reunión de la Junta Directiva el lunes 26. (Efe)
Bartomeu, a su salida de la reunión de la Junta Directiva el lunes 26. (Efe)

¿Por qué no antes?

Bartomeu también se formuló y se contestó a la pregunta del millón: “¿Y por qué no hemos dimitido antes? Después de la eliminación de la Champions lo más fácil era dimitir, pero desde el día siguiente debíamos tomar decisiones que no se podían aplazar y además en medio de una pandemia mundial. No podíamos dejar el club en manos de una Junta Gestora con competencias limitadas. ¿Quién tenía que fichar a un nuevo técnico y asegurar la continuidad de Leo Messi y la rebaja salarial? Convocamos las elecciones en el mes de marzo, en la primera fecha que nos permitían los Estatutos. No teníamos motivos para dimitir como expliqué ayer con unas elecciones convocadas en marzo porque teníamos trabajo por hacer a pesar de nuestro desgaste y el de nuestras familias. Dicen que tengo una gran capacidad de resiliencia. No lo sé. Nuestra autocrítica nos hace más fuertes, pero lo que hemos vivido en los últimos meses sobrepasa cualquier límite. Se nos ha insultado y amenazado, a mí y a mi familia. Ha sido un honor servir a mi club. Durante todos estos años como directivo y presidente he actuado con honestidad. Espero que en los próximos días se pueda conseguir la adecuación salarial de la plantilla y de nuestros trabajadores porque si no tendría graves consecuencias para el club”.

Por último, y además de felicitarse por el auge del fútbol femenino, el patrocinio, las peñas, la renovación de la plantilla, los títulos de todas las secciones, Sandro Rosell y lo bien que según él funciona La Masía soltó: “Hoy puedo anunciar una noticia extraordinaria. Ayer aprobamos el requerimiento para participar en una futura SuperLiga europea que garantizará la sostenibilidad económica del club. Y hoy hemos aceptado el futuro nuevo formato del Mundial de Clubs”.

A partir de ahora se hace cargo del club una Junta Gestora que deberá convocar elecciones en un plazo mínimo de 40 días y un máximo de tres meses que dirigirá Carlos Tusquets, presidente de la comisión económica estatutaria. La idea inicial de Tusquets sería convocarlas antes del mercado de invierno para que así el nuevo presidente pueda hacerse cargo de posibles fichajes y salidas debido a que la Gestora no está autorizada.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios