HA REUNIDO MÁS DE 20.000 FIRMAS

Farré, precandidato contra Bartomeu: "Soy independentista, pero el Barça no debe serlo"

Impulsor de la moción de censura a la directiva, Farré atiende a El Confidencial sobre la vertiente política del club, el casi adiós de Messi o la delicada situación económica del Barça

Foto: Jordi Farré, en una foto reciente. (EFE)
Jordi Farré, en una foto reciente. (EFE)

Jordi Farré pasó en cinco años de no cumplir el mínimo número de firmas para presentarse a la candidatura a presidente del Fútbol Club Barcelona a lograr las 20.731 necesarias para forzar una moción de censura para la directiva de Josep Maria Bartomeu. A sus 44 años, tiene el carné de socio número 18.046, algo que tiene que agradecer a su padre: “Nací a 400 metros del campo del Barça, camino del Registro Civil se paró por las oficinas para hacerme socio, incluso antes que persona”.

El mismo día en que se conocía el aislamiento de Bartomeu por un contacto estrecho con un positivo de coronavirus, Jordi Farré atiende a El Confidencial. Este empresario catalán tiene dos empresas dedicadas tanto a la industria de las consolas como al sector alimentario. Proviene de un ambiente humilde. “Jamás vi a mi padre en un bar, nunca, pero todos mis hermanos son socios desde nacer”, señala. La gota que colmó el vaso fue el desastre frente al Bayern de Múnich y la petición de su propio progenitor. “Mi padre llegó a votar a Bartomeu y tiene amigos en la junta, pero el 2-8 me lo dijo, ‘oye, hay que echarlos ya”.

Bartomeu, en una imagen reciente. (EFE)
Bartomeu, en una imagen reciente. (EFE)

Cuando se habla de un culé de nacimiento, puede sonar a una frase manida, pero su fanatismo por el club blaugrana le llevó, con la edad de 10 años, a escaparse de casa a Sevilla para poder ver la final de la Copa de Europa de 1986 frente al Steaua de Bucarest, que acabó con la derrota en penaltis para los culés. “Es el día más triste de mi vida”, resume Jordi Farré. “Falté al cole un martes, porque el miércoles era la final. Avisé a mis padres de que me había ido en Despeñaperros, les dije que había ido a ver la final. Cuando llegué, me estaban esperando en la estación de autobuses… Me dije, como ha perdido el Barça, lo mismo me indulta. No lo hizo, no”, declara entre risas al otro lado del teléfono. Todavía guarda amistad con aquel compañero de travesuras, con el que se junta para ver, religiosamente, todos los partidos del club en el Camp Nou.

*****

PREGUNTA. La tensión sobre la gestión de Bartomeu no era una novedad. Parecía que todo se había normalizado tras citar las elecciones para marzo/abril del 2021. ¿Por qué decidió usted dar el paso adelante de presentar la moción de censura?

RESPUESTA. Si nos hubiésemos esperado a las elecciones, el próximo presidente no entra hasta el julio del 2021, no se podría preparar la temporada. No me vale eso de que hay que consensuarlo con la actual directiva, son un búnker y no quieren asesoramiento. Les he tendido la mano muchas veces, nunca la han cogido. Tenía claro que las firmas las conseguíamos, e incluso me quedé corto con lo que preveía. No conseguimos más por el covid-19. Si es un día de partido conseguimos 60 o 70.000, no es una vacilada.

"Una moción de censura es para echar a un presidente y si un presidente del Barça lo ha hecho mal, no es algo que tenga que celebrar"

P. ¿Qué ha cambiado desde su primer intento de candidatura en el 2015, cuando no logró las firmas necesarias?

R. Esta vez lo teníamos muy preparado. Me quedé con 2036, no pasé el corte. Si algo aprendí es cómo se consiguen las firmas. Suplí la ausencia de partidos con ese conocimiento. Mi grupo, nosotros, conseguíamos más de 5000. Estoy súper agradecido al resto de grupos, nos ayudaron mucho, Hubo disputas, claro, pero eran 13 grupo… Es algo muy típico catalán, cada uno quiere imponer la manera de ser. Después, máximo buen rollo, que la gente se cree que nos estamos matando. De los precandidatos, cada uno tenía sus intereses. Salió todo bien, estoy muy contento. Pero no tengo nada que celebrar. Una moción de censura es para echar a un presidente y si un presidente del Barça lo ha hecho mal, no es algo que tenga que celebrar.

P. ¿No dudó en ser la cara más visible de la moción a Bartomeu?

R. Lo peor que me podía pasar, porque me han conocido muchas personas y he estado en el candelero, era quemarme para las elecciones. No teníamos necesidad, pero la necesidad es el Barça. Yo vivo tranquilo, tengo mis empresas. Mi sueño es presidir el Barcelona, pero por encima de ello está el club, si no pensara que seré un buen presidente no me presentaba y eso lo juro.

P. La directiva de Bartomeu habló de votos falsos y lo denunció, pero él no se llegó a pronunciar al respecto. ¿Ha hablado con él alguna vez? ¿Le han trasmitido algo desde su entorno?

R. Hace 5 años hablé con él una vez. Nunca más. Tenemos muchos amigos en común, Fabián Martín —catalogado como uno de los pizzeros más importantes del mundo y destacado culé—, lo ha intentado por activa y por pasiva. Esa directiva es un submarino. Un vicepresidente me llamó un par de veces, muy majo y con respeto. Mi padre era una persona muy conocida en el entorno y sabían cómo era yo. Gente que dedica su dinero y tiempo por el Barça, tienen mi admiración. Pero si son un desastre, tienen que irse.

Jordi Farré, llevando personalmente votos para la moción de censura. (EFE)
Jordi Farré, llevando personalmente votos para la moción de censura. (EFE)

P. A nadie se le escapa la actual situación económica que atraviesa el club, además de una serie de batacazos deportivos del equipo, especialmente en Europa. ¿Qué le preocupa más?


R. Una cosa va ligada con la otra. Cuando pagas 150 millones por Dembélé o te gastas 50 millones en brasileños… La economía la malgastas, el proyecto es lamentable y lo deportivo es una vergüenza. Después de lo de Roma tenía que haber salido Valverde, y ya después de Liverpool, ni te cuento. Era un buen tipo, resolutivo en la liga, pero a ellos les gustaba un perfil bajo que no se quejara. Ahora Koeman, nos guste o no, es una leyenda ninguneada. A mí sí me gusta, habla claro y ese tipo de entrenador les incomoda mucho.

"Ganar y optar a todo, jugando al ataque, tener la pelota y apretar arriba, nadie lo hace como Klopp"

P. Eso le iba a decir. ¿Cumple Ronald Koeman con lo que usted propone? ¿Le está gustando este inicio de temporada?

R. A mí me llamaron después del 2-8 diciendo que la junta dimite. Nosotros hablamos con Klopp, un tío como mano dura, pero alegre, con algo fresco. Ahora que está Koeman, apuesto por él, si nos ofrece un proyecto atractivo y con títulos, seguirá, sin duda.

P. Ha dicho en distintas ocasiones que su idea deportiva pasaba por contar con Jurgen Klopp, actual entrenador del Liverpool, como apuesta para el banquillo blaugrana. El modelo futbolístico del alemán es definido como puro ‘rock and roll’, algo alejado del famoso estilo Barça. ¿Cuál es su visión de fútbol para el equipo?

R. El estilo del Barça es jugar al ataque y salir a ganar, el Dream Team de Cruyff y el de Guardiola no se parecen nada, como un huevo a una castaña. El ADN es jugar bien, al ataque. Luis Enrique se parecía más al fútbol de Cruyff que al de Guardiola. Lo innegociable es tener la pelota, tener dos interiores que la sepan tocar mucho. ¿Qué habría hecho Pep con un Laudrup y su posición extraña? ¿De interior? El Liverpool con Klopp juega genial, nos pegó un baño en el Camp Nou, y eso que ganamos 3-0. En Anfield si nos tienen que marcar 7, nos los marcan. ¡Origi parecía Maradona! Klopp los tiene a los 23 motivados, enchufados todo el año. Eso es lo que hace falta. Ganar y optar a todo, jugando al ataque, tener la pelota y apretar arriba, nadie lo hace como él. Ver a Leo con Jurgen… Madre mía.

P. ¿Llegó a ver a Leo Messi fuera del Barcelona?

R. Creo que estaba muy cabreado. No veía un proyecto y el presidente no le cogía el teléfono. Él no se imagina fuera del club, pero le tienen que ofrecer un proyecto. Estuvo mal asesorado, mandar un burofax… No tenía que haberlo hecho así. Es verdad que no le dejaron muchas opciones para hacerlo de otra manera.

"El Madrid hizo algo genial, empezando por Florentino Pérez, consiguió hacernos creer que Cristiano Ronaldo fue casi como Messi"

P. ¿Cómo manejaría usted la actual situación con el argentino?

R. Otro motivo para la moción de censura es que haya alguien nuevo para negociar con Leo. No una renovación, sino un proyecto de vida. Su imagen debe estar ligada a la posteridad para el Barça, al estilo Di Stefano, no sé cómo, él decidirá. El día que se fuera necesitaría una estatua a la altura del estadio. El Madrid hizo algo genial, empezando por Florentino Pérez, consiguió hacernos creer que Cristiano Ronaldo fue casi como Messi, que es un grandísimo jugador, eh, pero 15 años, ¡15 años! Lleva jugando Leo al máximo nivel. Ni Maradona, ni Pelé, ni nadie. Cuando coja la forma, todavía le quedan un par de años buenos.

Messi, en plena celebración de gol. (Reuters)
Messi, en plena celebración de gol. (Reuters)

P. Hablemos de las salidas del mercado. Vidal, Semedo… Y en especial, Rakitic y Luis Suárez, dos insignias deportivas de los últimos éxitos, se marcharon prácticamente a coste cero.

R. Con Luis Suárez se hizo fatal, si pagas parte de la ficha jamás puede ir a un rival directo. Ya pasó con David Villa, nos fastidió una liga. Si se tenía que ir, por su salario o por lo que sea, había que hacerle un homenaje a su altura, se fue una leyenda del Barça. No puedes llamarle por teléfono para decirle que se va.

Jordi Farré, en una imagen reciente. (EFE)
Jordi Farré, en una imagen reciente. (EFE)

P. Y sin tener un recambio…

R. Bueno, es que eso ya… Creo que Suárez de suplente y revulsivo es un gran jugador todavía. Está todo mal hecho, lo de Rakitic bueno, le habría vendido un año antes con la oferta del Paris Saint Germain. Valverde lo quería, pero el club debe estar por encima de los entrenadores. El Barcelona tiene que tener un director deportivo en condiciones que planifique las temporadas con transiciones a media plazo.

P. Si la votación dictamina la necesidad de nuevas elecciones, qué plazos maneja.

R. Ha llegado a mis oídos que es posible que la junta dimita pronto. Como mucho, un par de meses y tenemos elecciones. Antes de Navidad, seguro.

P. Víctor Font y Laporta. Los dos nombres que suenan para competir en las elecciones frente a usted. ¿Los conoce en persona, tienen relación?

R. Nos conocemos, claro. Por mi parte, voy a ir solo. Quien se quiera unir al proyecto será bienvenido, pero no ha habido reunión. Creo que somos los tres candidatos, nos quedaremos dos… No sé cuál, uno de los dos caerá.

Laporta, en su época como presidente del Barça junto a Hleb y Pep Guardiola. (EFE)
Laporta, en su época como presidente del Barça junto a Hleb y Pep Guardiola. (EFE)

P. De estos dos candidatos citados, ¿con cuál se ve más identificado?

R. Todos los presidentes del Barça han tenido cosas que me gustaron, Joan por supuesto, aunque su gestión fuera muy mala. Creo que nos quedaremos Laporta y yo, un señor que en lo deportivo lo hizo genial y con los Boixos Nox también. Tengo tolerancia cero con la violencia, me da igual que me quite votos. Pero el club necesita un tío muy duro, la situación económica está complicada. A mucha gente les recordamos al Laporta del 2003, pues bueno… Somos un gran equipo, ya conoceréis a todos.

P. Xavi Hernández, Carles Puyol, nombres emblemáticos de la historia reciente del Barcelona han sido tentados por otras candidaturas, ¿contaría con ellos?

R. Tenemos que hay que volver a traer todo el talento que tenemos repartido por el mundo. Xavi no es propiedad de Víctor Font, si le ofrecemos un proyecto estaría encantado. Carles Puyol, claro, tiene conocimientos del mercado. Jordi Cruyf o incluso Iniesta, él tendría un papel magnífico con los padres para explicarles cómo se vive en la Masía, donde él estuvo, no hay nadie mejor. Dicho eso, espero y deseo que no sea una campaña de cromos. Porque entonces cualquiera dice que trae a Mbappé, ¿y qué?, yo me sentiría defraudado, eso no es hacer campaña, es vender humo.

"¿Que cuando no había democracia tenía sentido que el Camp Nou fuera un refugio político? Pues sí, pero ahora para eso están los partidos políticos"

P. Se describe abiertamente como independentista. Pero a la vez cree que el Barça debe de tener un carácter más global. ¿Cuál es su postura?

R. El Barça no es una entidad política. Cuando escuché en la Cámara de Comercio que el club necesitaba una candidatura independentista… Anda ya, el Barça es catalanista, claro... ¿que cuando no había democracia tenía sentido que el Camp Nou fuera un refugio político? Pues sí, pero ahora para eso están los partidos políticos. Ahora no debe ser independentista. Lo he defendido desde el primer día, aunque me reste votos.

P. Hay socios fuera de Cataluña.

R. Sí, pero no vienen a votar. No quiero engaños, el Barça no tiene que hacer política. Lo que sí veo bien es que haya publicidad de Cataluña en la camiseta, es promoción, son contratos. Igual que Gil hizo con el Atlético y Marbella, pero no más allá.

P. ¿Ha entrado, o se ha planteado, entrar en política?

R. No, nunca. Se me sondeó para ser conseller y no me interesa para nada. Soy empresario, el tema mediático no me gusta, soy muy tímido, sobre todo el tema de las fotos, lo llevo fatal. El presidente del Barça está en la escena pública, te gusta o no, asumo el precio por ello, pero, ¿por ser conseller? Para nada.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios