EXPLICA POR QUÉ DIJO 'NO' AL FC BARCELONA

El "orgullo" de Xavi Hernández por jugar con España que tapará muchas bocas

En declaraciones a La Vanguardia, el ex azulgrana explica su negativa a entrenar ahora al Barça e intenta aclarar que no tiene nada contra España, "quien tanto me ha dado y tan bien me ha tratado"

Foto: Xavi Hernández, durante un partido con el Al Sadd, de Qatar. (REUTERS)
Xavi Hernández, durante un partido con el Al Sadd, de Qatar. (REUTERS)

"Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente". En estos duros y tristes tiempos de confinamiento en los que la confusión nos embarga, no está de más recordar y reflexionar sobre esta antológica frase de Groucho Marx. A menudo se opina a la ligera, con el consiguiente riesgo de equivocarse y sin medir las consecuencias. Y esto es lo que sucede con algunos personajes que, siendo o no conscientes de la relevancia que tiene todo lo que dicen, se meten en jardines de los que luego les cuesta salir.

El pasado mes de enero, antes de destituir a Ernesto Valverde y fichar a Quique Setién como sustituto, el FC Barcelona ofreció el puesto a Xavi Hernández, el ex jugador azulgrana que se encuentra iniciando su carrera de entrenador en Qatar y últimamente ha sido noticia por sus polémicas declaraciones sobre el llamado 'procés' catalán. Sin embargo, el ex jugador azulgrana y ahora técnico del Al-Sadd catarí, sorprendentemente rechazó el ofrecimiento.

[Al menos Xavi no se marchó ninguna de las 133 veces que escuchó el himno de España...]

Y digo sorprendentemente porque lo más normal fue lo que sucedió con Guardiola cuando Joan Laporta le ofreció reemplazar a Frank Rijkaard después de haber negociado, sí, con su antagónico Mourinho. "A saber si voy a tener otra oportunidad de entrenar al Barça", pensó y comentó a sus más allegados un inexperto Pep. Pero, no, cierto es que ni este Xavi es ese Guardiola ni, sobre todo, el Barça que heredó Pep es el Barça que iba a heredar Xavi.

Tal y como confirma en una entrevista a La Vanguardia, cuando Eric Abidal y Óscar Grau, secretario técnico y director general del Barça, respectivamente, le ofrecieron el cargo, Hernández tuvo muy presente lo que un día le vaticinó Cruyff. "Él me decía que algún día vendría a buscarme el Barça y me daba consejos: que tenía que decidir yo las cosas, que cuando eso ocurriera no entrara porque sí…". Pues no sabía nada el añorado Johan, quien no tuvo ningún reparo en devolver la insignia que le distinguía como presidente de honor de un club que se ha quedado huérfano tras dilapidar su legado.

"No todo el mundo tiene tu experiencia, entiendes el club, el juego... Entra, pero con todas las consecuencias, que no decida otro por ti", cuenta Xavi que le aconsejó El Flaco. Y es que, por más que el presidente Bartomeu dijera que "Xavi será algún día entrenador del Barça, no tengo ninguna duda", lo cierto es que su negativa fue un duro golpe de realidad para el Barça, desde donde filtraron las condiciones que ponía para intentar justificar sus calabazas. "No tengo ningún problema: no me escondo, ni me retracto. Me gustaría trabajar junto a personas en quienes tengo confianza, con quienes hay lealtad, y que son gente muy válida. No puede haber nadie tóxico cerca del vestuario", confiesa del de Tarrasa, para a continuación reclamar a Carles Puyol o Jordi Cruyff,

"¿Tendría que cambiar la directiva para que entrenara al Barça?", era la pregunta que lógicamente tenía que venir a continuación. Y Xavi tampoco la regatea, un recurso futbolístico que tampoco le caracterizó. "Evidentemente me gustaría tener mucha sintonía con todo el mundo. En el vestuario no puede haber nadie negativo, tóxico, y todo tiene que encajar. Me gustaría entrar con gente de mi entorno para formar un buen equipo". ¿Y con el mismo presidente? "No sería definitivo", asegura el catalán, si bien insiste en que "me gustaría tener total sintonía y no sé si podrá darse esta idealidad… No tengo nada en contra de nadie; es más, no tengo mala relación con Bartomeu, con Laporta me llevo bien y Víctor Font y yo somos amigos. Yo estaré con todo aquel que quiera bien al Barça", sentencia.

Un once sin Griezmann y con Neymar

En la citada entrevista, Xavi también deja entrever cuál sería su once con los jugadores que tiene actualmente el Barça. Una plantilla que "en gran parte me parece extraordinaria", asegura. En la portería, Ter Stegen, quien le parece "el mejor jugador del mundo". En defensa, dos fijos: Piqué, "el mejor del mundo", y Jordi Alba, "para mí, es el mejor lateral izquierdo del mundo". En el medio, Busquets, "el mejor centrocampista defensivo del mundo", más De Jong y a Arthur, "futbolistas para triunfar diez años más en el Barça". Y arriba, Messi, "el mejor jugador del mundo", al que suma a Luis Suárez.

Es decir, que solo deja por cubrir el lateral derecho, el central izquierdo y un tercer delantero, ya que arriba no parece contar con Griezmann o Dembelé. "Yo ficharía extremos, tipo Neymar. No sé si él encajaría por el tema social, pero futbolísticamente no tengo dudas en que sería un fichaje espectacular. El Barça ya tiene juego por dentro, pero le faltan extremos como tiene el Bayern. No necesita muchos nuevos: Jadon Sancho, Serge Gnabry…". Ahí quedan también esos nombres.

Y después de hablar del Barça, toca hacerlo de la Selección española y responder a tres preguntas muy directas. La primera: "¿En su época le suponía algún problema jugar con España?". La respuesta de Xavi es rotunda y con enfado incluido: "Al contrario, un orgullo. Nunca me he escondido. El tema político y las injusticias me revientan, pero no tiene nada que ver…. Toda la vida quise ir a la Selección española y a mucha honra". La segunda: "¿Se siente catalán y español?", que esta vez esquiva. "Por supuesto que no tengo nada en contra de España, a mí España me ha dado mucho. Y me ha tratado muy bien".

Lo mismo sucede con la tercera y última: "¿Tiene un sentimiento independentista?". "Esto yo no lo he dicho", responde, para luego hacer un alegato que no le han pedido, pero que tal vez considera oportuno después de haber llegado a hablar del "déficit democrático de España" y hacerlo nada menos que desde Qatar. "Lo que me parece una injusticia es que la gente no haya podido votar en un referéndum legal. Yo solo me he pronunciado en este sentido. A favor de la libertad de las personas, no contra España".

Son estas últimas declaraciones, en las que Xavi Hernández confiesa su orgullo de jugar con la Selección española, lo mucho que le ha dado España y que, por supuesto, no tiene nada contra ella, las que a buen seguro más recorrido tendrán a la espera de su esperado regreso al Barça. Sobre todo porque en estos duros y tristes tiempos de mascarillas seguro que taparán muchas bocas, aunque, como suele pasar, también dejarán otras boquiabiertas...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios