EJEMPLAR DISCRECIÓN CON EL SELECCIONADOR

El milagro de Cazorla y el (milagroso) respeto a la intimidad de Luis Enrique

A sus 34 años y después de haber estado casi dos sin poder jugar, Santi Cazorla vuelve a la Selección de la mano de Luis Enrique, cuya situación personal está siendo respetada de manera ejemplar

Foto: Santi Cazorla, sorprendido por su convocatoria con la Selección. (EFE)
Santi Cazorla, sorprendido por su convocatoria con la Selección. (EFE)

"No me lo esperaba ni en los mejores sueños". Santi Cazorla fue el primer sorprendido al conocer que, tres años y medio después, volvía a estar en una convocatoria de la Selección. Su último partido con España lo jugó el 13 de noviembre de 2015. Fue en el 2-0 a Inglaterra, en el que el entonces jugador del Arsenal marcó uno de los goles. Claro que lo más sorprendente, por no llamarlo milagroso, es que fue al comienzo de esta misma temporada cuando el asturiano volvió a disputar un partido oficial, tras estar nada menos que 668 días fuera de los terrenos de juego.

Cazorla volvió a vestirse de corto en el estreno liguero del Villarreal, el club que le brindó la oportunidad de hacer la pretemporada para que comprobara si podía o no seguir jugando al fútbol. Y Santi no solo se ganó un año de contrato -de hecho lo acaba el próximo 30 de junio y lo más normal es que renueve-, sino que se convirtió en uno de sus jugadores más importantes, bien es cierto que dentro de una temporada muy pobre por parte del equipo amarillo.

"Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho", le dijeron a Cazorla los médicos ingleses, incapaces de encontrar una solución a una infección en el tobillo derecho que le dañó el hueso calcáneo y se comió ocho centímetros del tendón de Aquiles. La pesadilla empezó tras una operación que, en principio, solo le debería haber tenido tres semanas de reposo. Sin embargo, cuando al mes le quitaron los puntos, la herida no había cicatrizado. Se abría una y otra vez, de ahí que, además de pasar por quirófano hasta ocho veces en un año, llegó un momento en el que el dolor y la cojera hacían presagiar lo peor.

Hace dos años, en mayo de 2017, Santi viajó a Vitoria con la esperanza de que el doctor Mikel Sánchez pudiera ayudarle, y vaya si lo hizo. Tres bacterias eran las causantes de las continuas infecciones y el internacional español fue sometido a una reconstrucción del tendón de Aquiles. Para taparlo, se utilizó piel del antebrazo izquierdo, donde Santi llevaba tatuado el nombre de su hija India. La recuperación la hizo en Salamanca, donde tiene su clínica Juan Carlos Herranz, precisamente un fisioterapeuta de la Selección.

Cabe recordar que Cazorla se perdió el Mundial de 2010 en Sudáfrica por una lesión de tobillo, aunque sí estuvo en las Eurocopas de 2008 y 2012, en las que fue un fijo para Luis Aragonés y Del Bosque, respectivamente. Santi, que confesó no haber necesitado psicólogo en este duro y largo calvario, llegó a decir que "nadie confiaba en mí, pero yo sí lo sigo haciendo". De ahí que cuando surgió la posibilidad de volver al Villarreal y estar a prueba durante la pretemporada, no lo dudara. Aceptó el reto y, una vez más, lo ha superado. Ahora ha sido Luis Enrique quien también ha demostrado confiar en él.

Es verdad que en caso de la Selección española se hace bueno el dicho de que cualquier tiempo pasado fue mejor, de ahí que cualquier comparación, más que odiosa, sea imposible. Pero precisamente por ello no cabe otra que mirar hacia adelante y no recurrir al pasado con jugadores como Albiol (33 años), Jesús Navas (33) o el propio Cazorla (34). El pasado mes de marzo al asturiano le preguntaron sobre la posibilidad de volver a vestir la roja y dijo que "por ahora lo veo en la lejanía". "He tenido la suerte de estar en la mejor generación de la historia y siempre es una ilusión. No cierro ninguna puerta, pero ahora solo quiero disfrutar del fútbol". Pues aquí le tienen.

Robert Moreno, segundo de Luis Enrique, junto a José Francisco Molina, director deportivo de la RFEF. (EFE)
Robert Moreno, segundo de Luis Enrique, junto a José Francisco Molina, director deportivo de la RFEF. (EFE)

Una selección 'sin' seleccionador

Por supuesto que la familia es lo primero y así de claro lo tuvo Luis Enrique cuando el pasado 26 de marzo abandonó la concentración de la Selección horas antes del partido contra Malta. Desde entonces, el asturiano no ha vuelto a dejarse ver ni tampoco se ha ofrecido más información sobre los "motivos familiares de fuerza mayor" que la Federación Española de Fútbol (RFEF) expuso en un breve comunicado. En éste también se rogaba "discreción y respeto a su intimidad", algo que se está teniendo de una manera yo diría que ejemplar y que precisamente por ello creo que es digno de destacar.

Sin embargo, y porque es ley de vida, es normal que estar sin seleccionador tanto tiempo genere incertidumbre. Así, en 'Radio Marca' se apuntó el nombre de Abelardo como el primer candidato, para sustituir a su paisano Luis Enrique. Aunque se puntualizó que no se han iniciado los contactos, sí se aseguró que el todavía entrenador del Alavés sería "una apuesta continuista". En una decisión cuanto menos discutible, el director deportivo de la RFEF, José Francisco Molina, quiso comparecer ante la prensa para asegurar que "en ningún nos hemos planteado que Luis Enrique deje la Selección. El compromiso tanto suyo como nuestro es total". ¿Realmente era necesario salir a ratificar a un seleccionador si de verdad no se ha pensado en la posibilidad de relevarle?

Lo cierto es que desde la llegada de Rubiales nada es normal en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Y no solo en el plano institucional, donde no van a dejar de salir escándalos que terminarán costándole la reelección, sino incluso en el deportivo. Empezó con la destitución de Julen Lopetegui a dos días de empezar el Mundial, siguió con la irresponsabilidad de pensar que Hierro podía sustituirle y ahora la extraña situación de ver a Robert Moreno al frente de una Selección en la que la vuelta de Cazorla con 34 años es un premio, pero también un milagro. Como milagroso está siendo el respeto a la intimidad de Luis Enrique. Ojalá fuera siempre así y no solo en situaciones tan delicadas.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios