Tenía 32 años

Muere un futbolista de Primera Regional de Cantabria en mitad de un partido

El jugador se desplomó en el minuto 22 de juego, tras decir al árbitro que no se encontraba bien, y todos los intentos por reanimarle fueron en vano

Foto: La federación de fútbol de Cantabria le ha despedido a través de sus redes sociales (Foto: Twitter)
La federación de fútbol de Cantabria le ha despedido a través de sus redes sociales (Foto: Twitter)

Francisco Cavada tenía 32 años y jugaba en el Marina de Cudeyo de la Primera Regional de Cantabria. Este domingo su equipo visitaba al Valdáliga en un importante partido por evitar el descenso ya que ambos equipos ocupan dos de las tres últimas posiciones en la clasificación. Sin embargo, el resultado del choque no iba a importar a nadie.

Corría el minuto 22 de partido cuando Francisco Cavada, Fran en el mundo del fútbol, caída sobre el terreno de juego, pero lograba levantarse. Se acercó al árbitro cuando ya se había alejado el balón de su zona y algo le dijo, posiblemente que no se encontraba bien y que detuviera el juego, según aseguran algunos testigos que cita el Diario Montañés. No le dio tiempo a nada más.

Fran caía de rodillas sobre el césped y, acto seguido, se desplomó. Rápidamente saltó su entrenador, David Colina, un guardia civil y el segundo técnico del Valdáliga, Alberto Cano. Entre los tres se turnaron para realizar masajes cardíacos e intentar recuperar al futbolista. Los servicios de emergencia sólo tardaron 7 minutos en llegar y tomaron el relevo.

Los encargados del campo habían sacado una manta eléctrica y abrigos para evitar que el jugador se enfriara. Durante 40 minutos se sucedieron los trabajos de reanimación en los que participó el equipo de emergencias que llegó de Cabezón de la Sal con el desfibrilador y el de soporte vital avanzado que se desplazó desde Torrelavega. Consiguieron montar al jugador en la UVI móvil aún con constantes vitales y lo trasladaron al hospital de Valdecilla, en Santander.

Finalmente Fran moría después de más de 100 minutos de maniobras de reanimación, en principio de muerte súbita. Sus compañeros de equipo eran consolados por los jugadores del Valdáliga, todos desolados ante una tragedia inexplicable. Era uno de los estandartes del modesto Marina de Cudeyo, donde jugó durante diez años, y nadie entiende qué pudo pasar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios