de rosell a messi, de la audiencia al supremo

El Barcelona es la casa de los líos a tres días de la final de la Copa del Rey

El club va de sobresalto en sobresalto, con la obligación de ganar un título “menor”, como reconoció Iniesta, y de un lío a otro. De una noticia judicial a otra. De la Audiencia al Supremo...

Foto: Sandro Rosell, en una imagen de archivo. (Reuters)
Sandro Rosell, en una imagen de archivo. (Reuters)

A tres días de la final de la Copa del Rey, Vitoria vive engalanada con los colores azul y blanco del Alavés, ilusionada, descontando las horas que faltan para que llegue el partido contra el Barcelona con los balcones, los tranvías, las calles, los comercios y sobre todo la gente, respirando ese aroma especial, esa sensación única de disputar una final. Mientras tanto, el FC Barcelona va de sobresalto en sobresalto, con la obligación de ganar un título “menor”, como reconoció el propio Andrés Iniesta, y de un lío a otro. De una noticia judicial a otra. De la Audiencia al Supremo. De un sopapo a otro. De Guatemala a 'Guatepeor'.

José María OlmoJosé María Olmo

Sandro Rosell viajó este miércoles en una furgón policial de Barcelona a Madrid, donde este jueves declarará delante de la titular de la central 3 de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, acusado presuntamente de haber blanqueado. 14 millones de euros exactamente habría desviado —supuestamente— a paraísos fiscales mediante empresas de Qatar para acabar en Andorra con la colaboración de su amigo Ricardo Teixeira, durante años presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), en la contratación de los partidos amistosos de la selección brasileña. Rosell, de buena familia, el presidente más votado en la historia del club azulgrana, hizo los 600 kilómetros que separan Barcelona de Madrid por carretera en un vehículo policial, después de haber pasado la noche anterior en un cuartel de la Guardia Civil. La entidad azulgrana ni pestañeó. Ni un solo comunicado, ni una palabra, ni una declaración. Silencio. Entienden que nada tiene que ver Sandro Rosell ya con el Barça, aunque el club se puede ver salpicado por la conexión qatarí.

Bartomeu, como siempre, espera a que la tormenta pase sin que le moje el traje, aunque la sensación entre el barcelonismo sea de bochorno y se recuerde que él, el actual presidente, llegó al Barça de la mano de su amigo Sandro y junto a Laporta. Que cuando los dos grupos se escindieron, Bartomeu dimitió con Rosell, que luego se presentó a las elecciones siendo su mano derecha y que cuando Rosell dio la espantada y dimitió estaba sentado al lado suyo y tomó las riendas del club. Así que, por mucho que se empeñe, el escándalo de la detención del ex presidente y amigo no hace más que salpicarle, aunque trate por todos los medios de quitarse de en medio. La imagen de la entidad queda irremediablemente también muy manchada. El vicepresidente Jordi Cardoner lo único que declaró el miércoles al respecto es que "como amigo lamento la situación que ahora está atravesando Sandro Rosell".

Lionel Messi, abandonando la Audiencia de Barcelona. (EFE)
Lionel Messi, abandonando la Audiencia de Barcelona. (EFE)

El castigo a Messi y las renovaciones

Y mientras Rosell era trasladado a Madrid, en las redacciones se esperaba el comunicado oficial de la agencia de comunicación que representa a Leo Messi después de que el Tribunal Supremo ratificara la condena de 21 meses de prisión y dos millones de euros de multa para el argentino por haber defraudado 4,1 millones de euros a Hacienda. Existían pocas esperanzas de que el Supremo rebajara la pena y se esfumaron definitivamente. El padre y agente del delantero, Jorge Messi, sí que vio rebajada su pena de 21 a15 meses, y se espera su llegada a Barcelona en los próximos días.

Como telón de fondo está la renovación del crack, que continúa sin cerrarse, aunque el club lleva desde enero anunciando que sería inminente; inmimente en el primer trimestre, luego en abril después del Clásico, más tarde en mayo en cuanto concluyera la competición. Y aquí seguimos, sin noticias. Que terminará cerrándose nadie lo duda, pero ya se apunta a que "lo inminente" será a partir de julio, para que el nuevo contrato de Messi, que lógicamente será —como no podía ser de otra manera— el futbolista mejor pagado del mundo, se incluya en los presupuestos de la próxima temporada y no de la actual.

Más: Iniesta y su renovación

Y de oca en oca y tiro porque me toca. Otro de los que tienen que renovar, Andrés Iniesta, sigue sin cerrar su futuro con el Barça y en una entrevista a 'Rac1', cuando le preguntaron si existía alguna posibilidad de que no termine su carrera en el club catalán respondió de la siguiente manera: “Posibilidades siempre hay, es valorar todo. No digo que vaya a renovar ni que no. Ha llegado esta situación, condicionado por cómo ha ido la temporada, y a partir de ahí se valoran las cosas. En ningún caso habrá un enfrentamiento, mi intención es cumplir mi contrato”. Es decir, seguirá la próxima temporada vestido de azulgrana, pero no ha contestado a la oferta de renovación del club y tiene dudas.

Gerard Piqué, en una imagen de archivo. (EFE)
Gerard Piqué, en una imagen de archivo. (EFE)

Piqué y una final que sabe a poco

Gerard Piqué, que se está recuperando según lo previsto del proceso vírico estomacal y llegará a tiempo para la final de Copa, admitió en la inauguración del ‘Cruyff Court’ en Sant Guim de Freixenet que la final de Copa les sabe a poco: “No es un fracaso, pero ésta no es la temporada que hubiéramos deseado ni soñado. Tenemos que reflexionar y pensar en la campaña que se ha hecho independientemente de lo que haya hecho el Real Madrid. Una final de Copa está bien, es una opción de ganar un título, pero siendo el Barça creo que podemos aspirar a mucho más”.

El central siguió planteando sus dudas respecto al arbitraje en España: “Hemos perdido la Liga porque hemos sumado menos puntos. ¿Los árbitros? Cada uno lo mira de una manera y ha habido decisiones cuestionables, pero más allá de todo el VAR es necesario y obligatorio. Dije que el nivel era mejorable y me multaron, pero entiendo que cuanta más ayudas tengan los árbitros, mejor”.

Piqué, que no sabe si podrá ver la final de Champions de Cardiff “porque estaré en Harvard haciendo un curso de finanzas”, sí zanjó definitivamente la polémica por la celebración del título de Liga del Real Madrid y los cánticos de Carvajal: “Yo no lo considero un insulto, es un momento de euforia y de celebración. Juego a las cartas con Carvajal en la Selección; es un buen tío. Me envió un mensaje y le dije que no tenía por qué disculparse”.

En definitiva, entre unas cosas y otras, el Barcelona llegará a la final del Vicente Calderón con el foco puesto en todo menos en el fútbol y con la sensación de que la Copa puede ser tan solo un premio de consolación para una temporada irregular. En ilusión el Alavés, desde luego, ya ha ganado al Barça. Y de largo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios