varios expertos opinan sobre este debate

La rotación de porteros, a examen: ¿un titular indiscutible o es mejor alternar?

Primero surgió con el duelo entre Diego López y Casillas. Después, el Barça ganó el Triplete alternando a Bravo y Ter Stegen, pero ahora hay dudas sobre si merece la pena. Lo analizamos

Foto: Bravo y Ter Stegen siguen rotándose entre la Liga y las copas (EFE).
Bravo y Ter Stegen siguen rotándose entre la Liga y las copas (EFE).

Cada semana que vuelve la Champions, en Can Barça se crea un debate constante. ¿Merece Marc-André Ter Stegen seguir jugando la competición europea? ¿Debería Claudio Bravo ser también el titular en la Copa de Europa? Las últimas actuaciones del guardameta alemán han disparado las dudas sobre su preparación, a pesar de que el año pasado el Fútbol Club Barcelona ganara también las dos competiciones que disputó como titular. Sin embargo, este año ha empezado fuera de tono, recibiendo una enorme cantidad de goles, la cual se ha reducido ahora que ha regresado el chileno al arco en Liga

En El Confidencial hemos querido saber qué opinan cinco preparadores de portero al respecto de esta moda de la rotación de porteros que se ha implantado en los últimos años en España y en algunos equipos de Europa. No en vano, ya pasó exactamente lo mismo que en el Barça en el Real Madrid, cuando Ancelotti decidió que Diego López jugaría la Liga y Casillas lo haría en la Copa y en la Champions. Avisamos de antemano que hay opiniones para todos los gustos.

Uno de los expertos en esta materia que se ha relacionado con los mejores porteros del mundo (entre ellos, Diego López, Iker Casillas y Keylor Navas), como es Luis Llopis, no está en absoluto convencido de que sea beneficiosa la rotación de guardametas. "Yo no entiendo que se alterne al portero simplemente por alternar. Cada uno sabrá cómo lleva el grupo y las situaciones individuales y colectivas que tenga, pero yo entiendo que tiene que jugar el que mejor esté en cada momento", dice el preparador de porteros del Real Madrid de Rafa Benítez.

Diego López, Casillas y Navas coincidieron durante unas semanas en el Real Madrid (EFE).
Diego López, Casillas y Navas coincidieron durante unas semanas en el Real Madrid (EFE).

Según Llopis, "el portero, pase lo que pase, tiene que pelear y estar preparado siempre para jugar. Todos quieren estar en el campo, pero de portero sólo puede jugar uno". Incluir a un portero con falta de ritmo puede ser peligroso, y puede que no se note por "las paradas habituales", sino por "una mala salida, un mal cálculo, un balón largo… Ciertos fallos en esas cosas hablan de un portero que no juega cada semana".

"Es bueno, si se lo merecen los dos"

El exportero de Osasuna y Villarreal, entre otros y que ahora ejerce de preparador de porteros del club amarillo (que cuando vuelva Sergio Asenjo de su lesión, contará con tres porteros de buen nivel), Jesús Unanua, reconoce que le parece "bien" que se rote a los porteros, "siempre y cuando se lo merezcan los dos". "Si el que no juega en Liga, asume que es el suplente, me parece muy bien que juegue Copa o competición europea. Yo he pasado por esa situación de no jugar nunca y es muy duro", recuerda el pamplonica. Eso sí, asume que "el futbolista es egoísta por naturaleza y quiere jugarlo todo, por lo que contentarlos a todos es muy difícil". Esta situación de rotación de porteros "ha cambiado mucho. Antes, a no ser que fuera por una lesión, era muy difícil cambiar al portero, que lo jugaba todo, también la Copa". No es el caso del Villarreal, donde Areola juega la Liga y Barbosa, la Europa League.

Unanua da un motivo clave por el que le parece bueno que se rote a los porteros: "Si el titular en Liga tiene un problema, una lesión, el suplente tendrá ritmo de competición. De lo contrario, puede que lleve tres meses sin jugar y si no está preparado, lo hará mal, seguro", dice. Además, "si un portero sabe que tiene la confianza del entrenador, puede arriesgar más, o puede acomodarse". De hecho, para Unanua, "cuanta más calidad tengan los porteros, mejor, porque así, un titular sabe que, si deja de jugar un partido, a lo mejor no vuelve a entrar". Pero en el caso en que haya un suplente claro, la motivación tiene que ser "día a día, dar todo en el entrenamiento y marcharse a casa pensando que más no puedes hacer".

Ter Stegen ha jugado en Liga por la lesión de Bravo (Cordon Press).
Ter Stegen ha jugado en Liga por la lesión de Bravo (Cordon Press).

Profesional del subcampeón de Europa, la Juventus, Ferdinando Scarpello, no coincide con el planteamiento de otros colegas de profesión. El preparador italiano considera que “el portero titular debe ser siempre uno. Lo importante es establecer una jerarquía en el puesto, sabiendo que la situación puede cambiar en función de las actuaciones del titular. En casos de clubes ‘top’ como Real Madrid o Barcelona, el segundo portero debe ser de alto nivel, en el que puedas confiar plenamente. Debe ser un suplente que en cualquier momento pueda sustituir al titular; un jugador que se asiente rápidamente en el puesto con el fin de garantizar la seguridad al equipo, especialmente cuando se juegan tantos partidos”.

"Las ventajas pueden ser varias o ninguna"

Scarpello considera que en este nuevo escenario que se ha abierto, “las ventajas pueden ser varias o ninguna. Todo depende de cómo se gestione la situación y de la personalidad de los porteros a la hora de aceptar una posible rotación; podrían crearse confusiones y, por tanto, llegar la inestabilidad”. Cree que “para un entrenador de porteros es importante gestionar esta situación con el máximo respeto a los dos; hay que ser justo con ellos por encima de todo a través de la comunicación y de un trabajo psicológico. La rivalidad debe ser siempre constructiva y no perjudicial para el equipo”.

“En la mayor parte de los casos, si un portero atraviesa un momento complicado, tiende a ser sustituido”, explica, añadiendo Ferdinando que “obviamente se pueden dar consecuencias positivas o negativas a la hora de adoptar la decisión de cambiarlo. Hay que valorar de qué portero se trata; no todos responden de la misma manera cuando no juegan, sobre todo si hablamos de uno de gran experiencia a nivel mundial. Este tipo de decisiones deben ser compartidas y aceptadas por el propio portero, de modo que se le pueda recuperar mentalmente, para que ayude en todo momento a un buen rendimiento de la escuadra”.

Pedro Jaro, que hasta 2014 fue el preparador de porteros del Dnipro Dnipropetrovsk con Juande Ramos, señala que “un portero puede pensar con este nuevo escenario que va a tener más oportunidades de jugar. Considerará que es una situación positiva porque lo habitual es que un guardameta siempre tenga que esperar la lesión de un compañero o que esté en baja forma. Siempre ha sido la posición más específica dentro de un equipo. Este cambio viene dado por los grandes, que son los que crean tendencia, como el Barcelona. No existiría este debate si no fuera así. Luego también hay que tener en cuenta el porcentaje que tiene un preparador de porteros a la hora de decidir”.

Bravo tampoco ha frenado con contundencia la sangría de goles recibidos por el Barça (EFE).
Bravo tampoco ha frenado con contundencia la sangría de goles recibidos por el Barça (EFE).

"Algunos se han ganado el derecho de pernada"

El que fuera guardameta de Real Madrid y Atlético de Madrid, entre otros clubes, insiste en que la rotación en la portería “puede ser positiva siempre y cuando se tenga máxima confianza en ambos guardametas. Para mí, lo primero que debe hacer un grande es blindarse con dos grandísimos guardametas y que pueda jugar cualquiera de ellos. Eso sí, algunos tienen derecho de pernada porque se lo han ganado. Elegir los momentos es lo complicado. Lo fácil es analizar la situación después de un resultado. Para un preparador de porteros es mucho mejor este escenario. Mejor porque el guardameta está en estado de alerta en todo momento. Es un paso más en la preparación psicológica del portero”.

Otro preparador de guardameta que opina para El Confidencial es Gilberto Angelucci. Responsable de la preparación de los porteros de la selección de Venezuela, comenta que “a un arquero siempre se le ha pedido regularidad. Hay muchas competiciones hoy en día y eso hace que haya más opciones. No se rompe el ritmo cuando se rota y eso me parece muy bueno. A nivel de selección, debe jugar el que llegue en el mejor momento; no debe jugar porque has quedado campeón del mundo o has logrado una clasificación con un determinado portero. Hay que ver en qué condición están a la hora de la competición. En un club es más difícil porque un portero suele estar consolidado; y una vez sale, debes dar ese respaldo al que entró nuevo. Insisto, como se juegan tantos partidos, no me parece mal que jueguen los dos”.

Preguntado sobre si los porteros deben tener una preparación especial a nivel anímico cuando se produce esta situación, cree que “no es necesario. Nos referimos a grandes clubes europeos; el portero de Europa es más consciente de que esta situación se puede dar, tiene otra mentalidad. Iker Casillas, cuando no jugaba siempre, aguantó de todo y volvió a un buen nivel. Lo suyo pasa por otro tipo de cuestiones, no sólo futbolísticas”.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios