los efectos colaterales de la lesión de messi

La capacidad táctica de Luis Enrique y el liderazgo de Neymar se ponen a prueba

La lesión de Messi y su ausencia durante los próximos dos meses ponen a prueba la capacidad del técnico asturiano y el liderazgo del brasileño, así como las intenciones del FC Barcelona ante la FIFA

Foto: Messi, tendido sobre el césped del Camp Nou tras lesionarse la rodilla (REUTERS)
Messi, tendido sobre el césped del Camp Nou tras lesionarse la rodilla (REUTERS)

¿Cuántas veces no hemos preguntado todos qué sería del FC Barcelona sin Messi? Pues ha llegado la hora de comprobarlo. Por lo pronto, el mejor aliado del Barça hasta que el 'crack' regrese (el primer diagnóstico es de una convalecencia de entre siete y ocho semanas) es el calendario: Sevilla, Rayo Vallecano, Eibar, Getafe y Villarreal en la Liga, y Bayer Leverkusen y los encuentros ante el BATE Borisov en la Champions. Todo ello, con dos parones, en octubre y noviembre, por selecciones, que penalizan a Argentina pero que al Barça le llegan caídos del cielo.

Es decir, que a priori la visita al Sánchez Pizjuán ante un Sevilla lejos de su mejor momento y el encuentro ante el Villarreal en el Camp Nou son lo más complicado que afronta el conjunto de Luis Enrique antes de viajar al Santiago Bernabéu, partido en el que se supone que reaparecerá el argentino si todo marcha según lo previsto.

Ha llegado la hora también de comprobar cuáles son las soluciones tácticas que aporta Luis Enrique ante la baja de su jugador más determinante. No se puede descartar el 4-4-2 como solución de emergencia en algún partido concreto. El salto de calidad entre Messi respecto a Sandro o Munir es tan brutal que la lógica apunta a que el técnico opte por variar el habitual 4-3-3 en beneficio de un planteamiento más acorde con los elementos de los que dispone. En ese caso, Sergi Roberto volvería a su posición natural de interior y cuenta además con las opciones de Gumbau y Samper, dos comodines que sin embargo hasta el momento apenas han tenido una presencia testimonial.

Dejando a un lado los cambios tácticos, el entrenador asturiano admitió que espera un paso adelante por parte de todos los jugadores, aunque, no nos engañemos, el foco se centrará más en unos que en otros. Por ejemplo: Neymar. En su tercera temporada como azulgrana, perfectamente adaptado y ya con la suficiente experiencia, debe de asumir la responsabilidad de ser la referencia del ataque del equipo catalán. No habrá momento más propicio que este para medir al brasileño.

El Barcelona fichó a Neymar pagando lo que todavía es un misterio para asegurarse tener en sus filas al próximo dominador de la escena del fútbol mundial una vez que por cuestiones de edad Messi diera un paso al costado. Jugando al lado del argentino, Neymar ha sido un secundario de lujo que le ha robado incluso a veces el plano a la máxima estrella, pero siempre con la seguridad que da tener al 'crack' al lado. Ahora, la escena es para él.

La baja de Messi y el lío que tienen montado en la FIFA puede suponer también que la entidad azulgrana plante cara de manera más efectiva al máximo organismo del fútbol mundial en un intento de que Arda Turan pueda ser inscrito antes del mes de enero tras la grave lesión de ligamentos de Rafinha, que ya ha pasado por el quirófano y que se perderá lo que resta de temporada. La respuesta de la FIFA ante el primer intento del Barcelona no fue una negativa tajante, se limitaron a constatar que esta inscripción haría entrar en contradicción a la RFEF. Ahora, con el mundo del fútbol sensibilizado ante la lesión del mejor jugador del planeta, el Barça irá a por todas.

Nolito celebra su gol al Barça. (EFE)
Nolito celebra su gol al Barça. (EFE)

El último efecto colateral de la lesión de Messi es Nolito. Es un secreto a voces que Luis Enrique le quiere, que el Barça le ha tanteado y que el jugador está abierto a cambiar de aires. De hecho, no ha aceptado la oferta de renovación que le presentó el club gallego por la cual su cláusula de rescisión pasaba de 18 a 30 millones. La temporada pasada lo extraordinario fue que ni Messi, ni Neymar ni Luis Suárez sufrieran ni un constipado siquiera, lo que acabó por desanimar a Pedro, que en agosto se fue al Chelsea. La amenaza, ahora real, de que uno de los tres pueda sufrir algún percance reafirma la convicción de que hay que reforzar la delantera y Nolito es el primero de la lista.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios