evitó cualquier polémica con el madridista

El noble Mandzukic pone la otra mejilla y entra de oficio con Carvajal

“Buenos días. El partido de ayer fue muy duro y los dos equipos lo dimos todo, pero para mí no hubo ninguna polémica, ni mordisco, ni nada”, escribió en su cuenta de Twitter para acabar con la polémica

Foto: El noble Mandzukic pone la otra mejilla y entra de oficio con Carvajal

Las redes y los programas nocturnos tenían asunto del que debatir. Un lance en el área del Real Madrid, con Carvajal y Mandzukic como protagonistas, dejó una imagen en la que se señalaba al madridista como presunto autor de un mordisco a uno de los brazos del croata. El lateral empleó la red para dejar claro que “viendo después del partido que se me acusa de morder a un jugador rival, quiero dejar claro que no he mordido a nadie, ni intento de ello”. Hasta la mañana siguiente -miércoles- el debate siguió abierto hasta que el ariete rojiblanco lo cerró, dejando en mal lugar a más de uno que sacó el dedo acusador a pasear. “Buenos días. El partido de ayer fue muy duro y los dos equipos lo dimos todo, pero para mí no hubo ninguna polémica, ni mordisco, ni nada”, escribió en su cuenta de Twitter para acabar con la polémica.

La actitud de Mandzukic recibió unánimes elogios en la red, tanto por parte madridista como rojiblanca. Una acción deportiva a la que no estamos acostumbrados en los últimos tiempos. Tipo de temperamento y que no es de hacer mucha vida social, no es habitual conocer sus pensamientos, pues hay cola para hacerle una entrevista. No le va nada aparecer en los medios y rara es la vez que aparece en escena para hablar ante un micrófono. Hace meses sí atendió a ‘Sportske Novosti’ de su Croacia natal, en la que se pudieron conocer sus sensaciones como jugador del Atlético de Madrid. “No me gusta esta historia de los medios de comunicación. Considero que a la gente le interesa más mi juego y lo más útil para mi equipo es que hable en el terreno de juego”, sentenció Mandzukic. Y no le dio más importancia a sus heridas que la que reza su tatuaje -por cierto, según algunos expertos, escrito al revés-: 'Lo que no me mata me hace más fuerte'.

El fornido atacante sabe de sobra que el Atlético de Madrid le busca recambio para la temporada que viene. Fue en plena pretemporada cuando Simeone expresó internamente sus dudas, tras la marcha de un Diego Costa que sí le llenó al entrenador argentino. Las características de uno y otro son diferentes y el técnico quiere tener a sus órdenes la temporada que viene un delantero más parecido al hispano-brasileño. Ese planteamiento sigue en pie, según desvelan personas próximas al entrenador del Atlético de Madrid. La semana pasada, el Cholo no dudó en ensalzar las virtudes de Mandzukic, sabedor de que su concurso puede ser vital en estas últimas semanas de temporada y, sobre todo, pensando en la eliminatoria de Champions con el Real Madrid.

De fuerte personalidad, su carácter ha provocado algún que otro choque con Simeone. Sucedió, por ejemplo, a finales de enero, cuando el Rayo Vallecano visitó el Vicente Calderón. Simeone le retiró del terreno de juego en el minuto 70 para dar entrada a Fernando Torres. Encendido, una vez más, Mandzukic se marchó raudo y veloz a su casa, sin esperar a que compañeros y cuerpo técnico degustaran el triunfo obtenido (3-1) en la intimidad del vestuario. Estar alejado del terreno de juego le altera sobremanera…

Esta realidad no es en absoluto novedosa, ni mucho menos. Es un jugador que confía únicamente en sí mismo, pero que jamás saldrá de su boca una palabra falsa y si estás a su lado, te defenderá siempre a muerte. Ya lo dijo Pep Guardiola a Martí Perarnau en el libro Her Pepp del periodista catalán. Si Guardiola hubiera ido a una guerra, querría siempre a su lado a Mandzukic, pero sabía perfectamente que jamás serían buenos amigos.

Ese gesto de acabar con las innecesarias polémicas con un simple mensaje en Twitter demuestra su honorable forma de ser. Quizás no sea el ideal para tomarse unas cervezas amistosamente, pero sí alguien que se dejará la piel en el campo siempre que se le necesite. Eso sí, reconociendo públicamente que Dani Carvajal no le mordió y que lo que ocurrió fue un simple lance del juego, Mandzukic ha dejado mal (quizás sin querer) a su propio capitán Gabi, que había pedido a la UEFA que entrase de oficio y sancionara al lateral madridista. No hará falta, ya ha entrado de oficio el propio Mario, que no dudará en poner la otra mejilla.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios