A CASILLAS, BALE Y NAVAS TAMBIÉN SE LES PITÓ

Ancelotti, el más castigado por el Bernabéu

Era un día clave en un Bernabéu que sometía a juicio a su equipo. Las casi 65.000 gargantas que acudieron al estadio blanco castigaron con pitos a Ancelotti y en menos medida a Iker, Bale y Keylor

Foto: Carlo Ancelotti, en el partido ante el Levante (Reuters).
Carlo Ancelotti, en el partido ante el Levante (Reuters).

Era un día clave en el Santiago Bernabéu. El estadio madridista sometía a juicio a su equipo después de una semana convulsa marcada por esa rueda de prensa de Florentino Pérez el pasado jueves. A siete días del Clásico y con un balance de resultados negativo en los últimos tres partidos de dos derrotas (ante el Schalke 04 en Champions y Athletic en Liga) y un empate (con el Villarreal), el Real Madrid no tenía otra opción que ganar al Levante. Los blancos lo hicieron por 2-0, sin mucho brillo, pero el suficiente para lograr los tres puntos. El Bernabéu no se llenó, pero las casi 65.000 gargantas que acudieron a Concha Espina castigaron con pitos a Carlo Ancelotti y en menos medida a Casillas, suplente este domingo, a Gareth Bale y Keylor Navas cuando salió a calentar.

Precisamente fue Gareth Bale el que anotó los dos goles del triunfo madridista y el que evitó que marcara Cristiano Ronaldo. El portugués, que escuchó como el público coreaba su nombre mientras calentaba e incluso quiso agradecer el apoyo del público con un saludo a la grada, celebró el segundo gol como si fuera de él, pero el balón había tocado en su compañero galo. Además, tras el primero de Bale, Cristiano hizo un gesto muy feo al ir a quejarse al árbitro en lugar de celebrar el gol con sus compañeros. El luso pedía que le dieran el gol a él, después de que Ramis sacara bajo los palos un remate de chilena del 7 blanco. Pero el balón no había entrado.

En cuanto al goleador de la noche, Gareth Bale, nada más marcar el primer gol aprovechó para reivindicarse llevándose las manos a las orejas. Desde el 24 de enero no marcaba el galés y eso, sumado a sus pobres actuaciones en los últimos partidos, provocaron pitos hacia el 11 blanco, unos pitos que quedaron en el olvido en cuanto anotó el ‘doblete’. Los tres puntos y, sobre todo, el romper la racha negativa que acumulaba el Real Madrid, fueron las mejores noticias para un equipo en el que todavía coleaban las palabras de su presidente del pasado jueves.

No hubo pitos unánimes desde la grada, pero sí algún que otro silbido, sobre todo, a Ancelotti. A pocos minutos del final, la grada de animación decidió corear el nombre del técnico italiano y fue el resto del estadio el que pitó los cánticos. Pese a que el pasado jueves, Florentino había pedido unión entre grada y equipo, no se le hizo caso al presidente: “En el club hay tal nivel de autodestrucción que quiero llamar la atención a los aficionados. No tenemos que caer en la trampa de alguien que quiere crear una atmósfera autodestructiva. Si no apoyamos nosotros al entrenador y a los jugadores, ¿quién les va a apoyar? ¡Si ya hay otros que quieren que al Madrid le vaya mal! ¿Cómo nosotros mismos vamos a confundirnos?”, alertó.

El Real Madrid ganó, el público se relajó, sobre todo, en el tramo final del partido y los pocos aficionados que se quedaron hasta que finalizó el choque despidieron al equipo entre aplausos. Esta semana, el Real Madrid no juega. Tiene toda la semana para preparar el Clásico que se disputa dentro de siete días en el Camp Nou. Una cita que, sin duda, marcará el devenir de lo que resta de temporada. 

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios