El Atlético de Madrid, el más perjudicado si la FIFA prohíbe la propiedad de terceros
  1. Deportes
  2. Fútbol
esa práctica mueve 200 millones de euros

El Atlético de Madrid, el más perjudicado si la FIFA prohíbe la propiedad de terceros

Los problemas económicos del actual campeón de Liga le han llevado en los últimos años a recurrir a fondos de inversión para realizar incorporaciones a su plantilla

placeholder Foto: Miguel Gil Marín defiende las operaciones con fondos de inversión (EFE)
Miguel Gil Marín defiende las operaciones con fondos de inversión (EFE)

"Estamos compartiendo el riesgo. Es una operación interesante porque si el jugador no lo hace bien, el club no pierde todo". Estas palabras de Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid, pronunciadas poco antes de la final de la pasada Champions League a Bloomberg, dejan bien claro algo que el dirigente colchonero ha venido realizando durante los últimos años: una y otra vez ha recurrido, en su caso, a fondos de inversión para llevar a cabo transacciones de futbolistas.

Si finalmente la FIFA consigue prohibir por completo (algo muy complicado) ese tipo de prácticas, englobadas bajo la etiqueta 'third-party ownership' (TPO), el Atlético de Madrid sería seguramente el equipo español más perjudicado. La enorme deuda de los rojiblancos ha hecho que durante las últimas temporadas el club haya utilizado el TPO. Por ejemplo, la mitad de los 40 millones pagados por Falcao al Oporto fueron aportados por Doyen Sports, uno de los fondos de inversión más importantes del fútbol mundial.

A pesar de los éxitos de los últimos años, la situación económica del Atlético no es buena. Solo su deuda con Hacienda llegó a superar los 200 millones de euros en el 2011, y a partir de ahí ha ido disminuyendo gracias al plan de pagos que el club madrileño acordó con la Administración. El Atlético ha tenido que liquidar más de 60 millones en el ejercicio 2013-2014. Hasta el 2018, aún tiene que pagar más de 100 millones.Ante este panorama, y con las dificultades para encontrar crédito en los bancos, Miguel Ángel Gil Marín ha buscado otro tipo de inversores para que le prestaran dinero, e incluso utilizó una de suscasas como garantía de uno de los préstamos.

El Valencia también recurre al TPO

El Atlético de Madrid no es el único equipo de España que recurre a este tipo de prácticas, cuyos defensores argumentan que ayudan a estrechar la brecha entre los grandes y los equipos más pequeños, dándoles la oportunidad de fichar jugadores que de otra manera no podrían contratarlo. Esa brecha es especialmente sangrante en la Liga Española, con el Barcelona y el Real Madrid a mucha distancia del resto en cuestiones económicas. Aparte del Atleti, el Sporting de Gijón y el Getafe también fueron patrocinados por Doyen. Y el Zaragoza yel Valencia, otro club acuciado por las deudas, también han recurrido a terceros inversores para fichar jugadores.

Uno de los prestamistas que dejaron dinero al Atlético de Madrid fue Peter Lim, que sigue manteniendo una eterna negociación con Bankia para hacerse con la propiedad del Valencia CF. El empresariosingapurense prestó 21 millones de euros al Atlético de Madrid en una época en la que quiso hacerse con el control del club. Junto a él ha aterrizado enValencia el delantero Rodrigo, procedente del Benfica pero quepertenece a Peter Lim. Justo el tipo de práctica que la FIFA se ha propuesto eliminar: la compra de los derechos económicos de un futbolista muchas veces lleva aparejada el control absoluto de su carrera. Fue algo que comenzó a extenderse en Argentina y Sudamérica en los años 90 y que no empezó a llamar la atención en Europa hasta el 2007, cuando el fichaje de Mascherano y Tévez por el West Ham causó un gran revuelo en Inglaterra.

Los dos jugadores argentinos, de 23 años por aquel entonces (el objetivo de estas operaciones son futbolistas de entre 16 y 26 años) pertenecían en realidad al fondoMedia Sports Investments (MSI), representado por el empresario iraní Kia Joorabchian, que también erapropietario del Corinthians. El caso acabó con una multa elevada para el club londinense, respuesta de la Premier League al TPO.

Inglaterra, junto a Francia y Polonia, prohíben estas prácticas, permitidas en el resto de Europa. El estudio de KPMG publicado en el 2013 revela que España es el segundo mercado europeo más importante en este tipo de prácticas, que van desde la propiedad de jugadores por parte de agencias, sociedades u otro tipo de inversores a la utilización de los derechos económicos (nunca federativos) de un jugador como garantía de un crédito, pasando por los fondos que se dedican a 'apostar': prestan una cantidad de dinero a cambio de un porcentaje de una venta futura. El problema, denuncian sus detractores,es que muchas veces la venta es obligatoria.

En España, entre el 5,1 y el 8% del mercado de jugadores se trata de operaciones con inversores ajenos a los clubes. KPMG estima que en el fútbol español hay entre 25 y 40 jugadores cuyos derechos económicos (muchas veces sin que ellos lo sepan) están en manos de terceros. Entre 125 y 201 millones de euros.

Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) Atlético de Madrid Valencia CF
El redactor recomienda