Wenger pretende a Benzema y Diego Costa el día del cortejo a Raúl
  1. Deportes
  2. Fútbol

Wenger pretende a Benzema y Diego Costa el día del cortejo a Raúl

Se cerró la etapa de Raúl en el Real Madrid. Al menos la de futbolista. Comprobaremos en unos años si retorna como entrenador, o bien como

Foto:

Se cerró la etapa de Raúl en el Real Madrid. Al menos la de futbolista. Comprobaremos en unos años si retorna como entrenador, o bien como figura legendaria ocupando algún cargo en el ‘staff’ de mando de la entidad. Porque nadie discute que uno de los más grandes se condecoró en el Bernabéu en una noche histórica para la memoria del madridismo. Raúl González se entretiene hoy en el retiro elegido de Catar. El objetivo es terminar de formarse aprovechando el tiempo libre que concede una competición de aficionados.

Haciendo recuento del recuerdo, el agente del delantero madrileño desveló en Radio Marca que antes de afrontar la etapa germana, en el Schalke 04, pudo integrarse en el Manchester United. Sin embargo, actuar de telonero no conmovió a quien era consciente de que Rooney, Berbatov, Owen y el recién aterrizado Chicharito eran demasiada competencia para asegurarse un puesto fijo en el once titular de Sir Alex. Old Trafford perdía la opción de engrandecerse con un jugador elite, al tiempo que el mayor festejo del fútbol español se celebraba sin él en el césped. Era el verano de 2010 y los éxitos de la Roja se alcanzaban con su figura frente al televisor. Si la disputa personal mantenida con Luis Aragonés tras el Mundial de Alemania lo separó entonces de la Selección, Del Bosque clausuró definitivamente su recorrido porque tampoco consideró recuperarlo tras lo alcanzado en Viena. Y así se apagó una estrella de 102 partidos y 44 goles, sin capacidad para engordar un currículum plagado de títulos en el club blanco, pero huérfano vestido de rojo.

Pues en el día grande de Raúl en el Trofeo Bernabéu, la coincidencia ha querido que elArsenal de Arsène Wenger, aquel entrenador que persiguió Florentino en su vuelta a la presidencia, busque y rebusque en el mercado nacional para reforzar un equipo que desde la salida de Van Persie mantiene cierta orfandad con el gol. El rendimiento de Giroud, el atacante galo elegido para reemplazar al holandés que decidió atender la enésima llamada de Ferguson, no ha terminado de emocionar a los máximos responsables del club londinense.

Previamente, el rastreo de mercado condujo al manager hasta el norte deInglaterra. La apuesta por encontrar al ‘9’ perdido se centró en Luis Suárez. Sin embargo, los ‘gunners’ se han encontrado con una postura inmovilista del Liverpool FC, que no admite perder al uruguayo, y menos sin encontrar un relevo adecuado: un goleador de garantía, un jugador con carisma que ocupe con gallardía el frente de ataque ‘red’. El pasado transita en contra de esta operación porque en Anfield aún recuerdan lo ocurrido en enero de 2011, cuando aceptaron la oferta del Chelsea por Torres y firmaron de prisa y corriendo a Carroll. La premura de entonces, convertida en un traspié, le costó el puesto a Comolli, entonces director de fútbol, y el crédito a un histórico como Dalglish, quien acabó perdiendo el banquillo y la confianza de los dueños. Suárez arrastra en su futuro todo este pretérito. El Arsenal mantiene la fe de conseguir el fichaje hasta el último día de mercado, pero necesita firmar cuando antes. Y más tras el inicial tropiezo liguero, solventado con la victoria en la ida de la previa de la Liga de Campeones.

Con esta incertidumbre, Wenger ha decidido tantear a los dos clubes de la capital española y a los dos delanteros que más considera. Es consciente de que en Chamartín pretende un imposible: fichar aBenzema. Como alternativa se presenta la opción de Diego Costa, uno de los delanteros de moda del fútbol europeo. Los pitos que recibió su compatriota tras jugar y marcar el pasado domingo frente al Betis son vistos por Wenger como la válvula de escapa que necesita para forzar la marcha. La reciente renovación del brasileño no perturba a quien es consciente de que en el Atleti una buena oferta implica una salida casi segura.

El Arsenal mantiene una partida de 40 millones de euros para gastar antes del día dos de septiembre. Si al Liverpool le ofrecieron 40 millones de libras por Suárez, la cantidad que debería desembolsar para adquirir a cualquiera de los dos futbolistas señalados se aproxima a esa cantidad. El Real Madrid, así lo decidió la entidad, ha optado por sumar confianza en Benzema, restar a Higuaín, multiplicar las opciones de Morata y dividir esfuerzos ofensivos entre el resto, encabezados por el verdadero ‘9’, Cristiano Ronaldo. Además, la presencia de Zidane, el gran valedor y quien aconsejó a Florentino apostar por el ariete francés, en el cuerpo técnico le permite seguir en primera línea la evolución diaria de quien no cuenta ya con prórroga. No hay más compás de espera para Karim. Con todo, Wenger confía en que el estado de ánimo del ariete madridista se tuerza para poder pescar en río revuelto.

Por Costa no están dispuestos a descoserse el bolsillo. Entienden que no es un futbolista de 40 millones, pero sí una apuesta oportuna por un desembolso próximo a la mitad de esa cifra. No obstante, el brasileño acaba de renovar con el Atleti, si bien esta figura nunca ha sido un obstáculo para salir del Manzanares. Diego Costa ha logrado, gracias a la ilimitada confianza de Simeone, convertirse en la referencia de la afición. En él se valora el sacrificio que despliega, el espíritu de brega, la pelea, en ocasiones, despiadada con el adversario y un excelso crecimiento deportivo. La mejora en este año de 2013, comenzó de suplente la pasada campaña hasta que sacó del once a Adrián, ha despejado las sombras que lo acompañaron desde hace más de un lustro cuando aterrizó en España. El Atleti pone en el mercado a Adrián, pero no a Costa. Eso sí, la última bala de Wenger puede desmembrar a última hora al remendado ataque atlético.

Liverpool FC Diego Costa Luis Aragonés Karim Benzema