Es noticia
Menú
Bojan sigue teniendo sentimientos encontrados al recordar a Guardiola
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL EXBARCELONISTA AFRIMA QUE NO SE DESPIDIÓ DE PEP, "SÓLO DE LOS QUE SE PORTARON BIEN"

Bojan sigue teniendo sentimientos encontrados al recordar a Guardiola

Bojan Krkic trata de recuperar en Italia la senda del estrellato que iniciara a los 16 años, progreso que se vio truncado con la llegada de Pep

Foto: Bojan sigue teniendo sentimientos encontrados al recordar a Guardiola
Bojan sigue teniendo sentimientos encontrados al recordar a Guardiola

Bojan Krkic trata de recuperar en Italia la senda del estrellato que iniciara a los 16 años, progreso que se vio truncado con la llegada de Pep Guardiola al banquillo barcelonista. Cuando echa la mirada hacia atrás y debido a los problemas que tuvo con el técnico culé, el ilerdense con padre serbio no tiene claros sus sentimientos. De hecho, ha asegurado ahora que cuando abandonó Can Barça el pasado verano no se depidió de Pep, sino "sólo de la gente que se portó bien conmigo".

Bojan irrumpió en el primer equipo azulgrana en plena adolescencia, y gracias a su prometedor inicio en la élite llegó a ser internacional absoluto con España. Pero Guardiola apenas contó con él en los tres años que coincidieron en el vestuario, a pesar de que el ahora delantero de la Roma opina que "la sensación que tengo es que me merecía más, sobre todo cuando lo hacía bien".

En sendas entrevistas concedidas este lunes, una en TV3 y otra en la Cadena Cope, Bojan deja claro que aunque en lo personal está dolido con Pep, entiende que él es un sacrificado (quizá el mayor junto a Zlatan Ibrahimovic) de la mejor etapa de la historia del club. Por eso, afirma que no guarda "rencor" al que entiende es "el mejor entrenador que puede tener el Barça" por cómo "quiere los colores" del club.

Ahora a las órdenes de Luis Enrique en el calcio, donde se estrenó como goleador en la última jornada disputada, Bojan opina que los malos tragos que tuvo que afrontar también le han servido para crecer: "Gracias a Guardiola he vivido momentos muy buenos, también malos pero que me han hecho aprender y valorar muchas cosas", confiesa Krkic, quien asegura que fue tras la final de Wembley, donde no participó ni un solo minuto, cuando decidió que debía marcharse.

Bojan no quiso jugar en el Barça 'B' de Pep

Esta sensación agridulce y falta de rencor ya fueron reconocidos el pasado febrero, aunque con la mesura que recomendaba el hecho de estar todavía a las órdenes de Pep. Entonces, Bojan aseguraba pese a su eterna suplencia que se sentía "muy orgulloso" de esa etapa que estaba "compartiendo con Guardiola", ya que él le había enseñado "unos valores que no conocía" y que le estaban "haciendo mejor futbolista".

Las cosas terminaron por torcerse hasta el punto de que delantero y técnico no se cruzaron palabra durante la marcha del primero en julio. Lo cierto es que Bojan nunca fue uno de los favoritos de Pep. Las diferencias entre ambos vinieron en la primera temporada en el primer equipo del canterano, cuando Guardiola entrenaba al filial, entonces en el grupo catalán de Tercera división. Bojan desechó la posibilidad de jugar con el Barça 'B' esperando una oportunidad por parte de Frank Rijkaard, que terminó teniendo y aprovechando.

Cuando llegó a la primera plantilla, el de Santpedor optó por infinidad de opciones antes de darle un papel importante a Krkic, lo que supone la mejor evidencia de que por mucho que se empeñe un entrenador, es imposible quedar bien ni ser justo con todos los jugadores de una plantilla. Aunque se trate de una de las mayores promesas del fútbol español.  

Bojan Krkic trata de recuperar en Italia la senda del estrellato que iniciara a los 16 años, progreso que se vio truncado con la llegada de Pep Guardiola al banquillo barcelonista. Cuando echa la mirada hacia atrás y debido a los problemas que tuvo con el técnico culé, el ilerdense con padre serbio no tiene claros sus sentimientos. De hecho, ha asegurado ahora que cuando abandonó Can Barça el pasado verano no se depidió de Pep, sino "sólo de la gente que se portó bien conmigo".

Pep Guardiola