Por qué Verstappen necesita ahora a Hamilton tanto como en su día Senna necesitaba a Prost
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA MOTIVACIÓN DE LA RIVALIDAD

Por qué Verstappen necesita ahora a Hamilton tanto como en su día Senna necesitaba a Prost

La entrevista de Nico Rosberg con Alain Prost confirma hasta qué punto el duelo de Verstappen y Hamilton tiene elementos comunes de su enfrentamiento con Senna

Foto: El choque de Monza elevó la tensión al máximo. (Reuters/Jennifer Lorenzini)
El choque de Monza elevó la tensión al máximo. (Reuters/Jennifer Lorenzini)

Uno de los temas recurrentes a la largo de la pasada temporada ha sido la comparativa entre los duelos de Max Verstappen y Lewis Hamilton con el que en su día tuvieron Alain Prost y Ayrton Senna. Por supuesto que hubo otros duelos espectaculares desde entonces, pero la controversia política que ha rodeado al pasado campeonato y la extrema polarización entre los seguidores de Max y Lewis es algo que no se recordaba desde aquellos legendarios enfrentamientos entre el francés y el brasileño.

En el canal de Youtube de Nico Rosberg, el excampeón mundial contó con la presencia de Alain Prost y recordaron sobre aquel duelo. La gran leyenda francesa abrió su corazón y reveló datos de su relación inéditos hasta la fecha, dejando claro hasta qué punto se necesita la rivalidad con un némesis para dar lo mejor de uno mismo. Es lo que Prost reconoce que le pasó con Ayrton y cree que al brasileño igualmente le pasó con él.

Aunque tanto Hamilton como Verstappen son dos absolutos fueras de serie, este año pasado se ha constatado que su rivalidad ha elevado los quilates de sus respectivos pilotajes. Si Hamilton se retira de la competición, nadie le echará tanto de menos como Max Verstappen. Aunque algo novelado en la película 'Rush', es algo parecido a lo que le dijo Niki Lauda a James Hunt cuando le reconocía al británico que su rivalidad fue el motor para sobrevivir a su accidente y regresar a la competición.

placeholder Prost y Senna fueron rivales, que en el fondo se respetaban y admiraban. (Reuters/Martin Frike)
Prost y Senna fueron rivales, que en el fondo se respetaban y admiraban. (Reuters/Martin Frike)

Recomendación envenenada

"En 1986, McLaren quería fichar a Piquet y tú dijiste que tenían que fichar a Senna 'por el bien del equipo'. ¿Estas loco?", preguntaba Rosberg a Prost entre risas. "Te puedo asegurar que si Toto Wolff le pregunta a Hamilton si quiere tener a Verstappen, le iba a decir un rotundo ¡no!". "Sí es verdad -le respondía Alain-, yo le dije a McLaren que debían fichar a Ayrton, esa es un poco mi parte ingenua o romántica del deporte. Con la perspectiva de lo que pasó después, debería arrepentirme de que lo hiciera, pero no me arrepiento. Cuando estábamos Ron Dennis y yo negociando con Honda, los japoneses se quedaron un poco a cuadros de que yo hablara de Senna, pero sentía que era lo mejor para el equipo y por eso lo hice".

Efectivamente, Prost desconocía hasta qué punto la decisión desembocaría en aquella terrible rivalidad entre ambos y recordaba cómo en su segunda temporada la extrema igualdad entre ambos acabó llevando la relación a un punto de no retorno. "Yo empecé a ver cosas raras acerca de la preferencia de Honda con Ayrton y de hecho me reuní en la pretemporada con el Sr. Kawamoto para expresarle mi disconformidad y me dio la razón, me explicó que sus ingenieros jóvenes habían desarrollado una afinidad especial con Ayrton, porque en cierto modo el era el joven aspirante y yo el veterano establecido".

"Con esas supicacias, llegamos a Imola 88 y yo cometí un error, que fue revelar a un periodista francés amigo mío cómo Ayrton había roto un pacto que teníamos entre ambos. Era un pacto que habríamos hecho anteriormente unas cinco o seis veces y yo no debí haberlo compartido con el periodista porque luego lo hizo público. No lo hice a propósito, porque en aquella época decías muchas cosas 'off the record', pero a partir de ahí Ayrton no aceptó mis disculpas y todo empezó a ir de mal en peor".

La enemistad como coraza

Hamilton y Verstappen habían mantenido hasta ahora una relación de respeto y, si no de amistad, sí de cierta camaradería. Todo empezó a resquebrajarse a raíz del accidente entre ambos en Silverstone. Nico Rosberg por propia experiencia subrayaba que cuando empiezan a hablar ingenieros, directores de equipo, medios de comunicación... se genera una espiral de animadversión entre ambos a la que es muy difícil ponerle luego coto. Debían haberlo hablado entre los dos pilotos.

En la entrevista, Prost reconoce que ambos trataron de poner de su parte para rebajar la tensión, pero se dio cuenta de que Ayrton, aunque siempre fuera correcto y educado, detestaba la idea de tener cierta amistad con él. Tal era su compromiso e intensidad que la distensión entre ambos podría ser interiorizada como una muestra de debilidad. Nico Rosberg se pregunta si esa necesidad de enemistad no es en cierto modo una debilidad en sí misma. Prost cree que eso, efectivamente, fue así, pero justo en el momento en que se retiró.

"Creo que cuando yo dejé la competición -recordaba la gran leyenda francesa del automovilismo-, Senna nunca volvió a ser el mismo. Su coraza, que había sido construida alrededor de nuestra rivalidad, había desaparecido y eso le hizo más frágil. Para 1994 recibí una oferta de McLaren, que había elegido a Peugeot como su proveedor de motores, y dos días después de mi último Gran Premio, Senna me llamó rogándome que por favor aceptara la propuesta. Él me dijo: 'Alain, tienes que quedarte en la F1. Nadie me motiva como tú'. Fue algo impactante".

Sigue presente en su vida

Prost realmente entendió que a él le pasaba algo parecido respecto a Ayrton. Reconoce que Senna sigue muy presente en su vida y se siente profundamente vinculado a él. De hecho, su relación con Viviane Senna es muy estrecha y considera a Brasil como su segunda casa: "Es como si todo lo mucho que nos separaba durante nuestra rivalidad hubiera desaparecido y el lado humano se hubiera hecho cargo", concluía 'El Profesor'.

La charla entre Nico y Alain es una delicia para todos los que seguimos este deporte y sería muy recomendable que la vieran tanto Lewis Hamilton como Max Verstappen. Quizás así comprendan hasta qué punto se necesitan y de qué manera sus duelos a cuchillo les han hecho mejores pilotos y, quién sabe, si en el futuro hasta amigos.

Fórmula 1 Alain Prost Toto Wolff Lewis Hamilton Max Verstappen
El redactor recomienda