en el red bull ring, con los colores de toro rosso

"¡Esta vez no entro en la curva!". Cómo impresionó Marc Márquez a bordo de un F1

Marc Márquez nunca antes había subido a un coche de carreras, y menos a un F1. Red Bull le dió la oportunidad, y dejó impresionados a Helmut Marko y Mark Webber

Foto: Marc Márquez, a bordo del Red Bull con los colores de Toro Rosso, y junto a su tutor Mark Webber
Marc Márquez, a bordo del Red Bull con los colores de Toro Rosso, y junto a su tutor Mark Webber

“Cuando sales a la pista intentas trasladar tu técnica de MotoGP a un Fórmula 1, pero no funciona. Hay que cambiar todo”. Marc Márquez nunca había pilotado antes un monoplaza, pero que la primera vez que lo hacía fuera directamente en un Fórmula 1 recuerda a gritos el inmenso talento natural de los superdotados para la alta velocidad. Red Bull le dio la oportunidad en el Red Bull Ring, con un tutor de lujo como Mark Webber, y con Helmut Marko como testigo.

¿Es extrapolable ese talento privilegiado en dos ruedas al monoplaza más rápido del mundo? La experiencia de junio es ahora ampliada en detalle en un reportaje de la revista F1 Racing, recoge una respuesta afirmativa. “Podríamos hacerle competitivo ya el año que viene”, explicaba Marko, “pero tiene dos años de contrato...”. O sea, dénle tiempo y kilómetros a Marc Márquez a bordo de un Fórmula 1 y quién sabe.

Dónde frenar, lo más difícil

John Surtess ha sido el único campeón del mundo en dos y cuatro ruedas. Johnny Ceccoto fue un digno piloto de Fórmula 1 después de sus títulos en moto. Valentino Rossi consideró seriamente junto con Luca Montezemolo un posible salto aún Ferrari. Hace dos años, Jorge Lorenzo probó un Mercedes. Pero Márquez levantaba mayor curiosidad si cabe sobre ante su virtuosismo sobre dos ruedas. Y no defraudó.

Mark Webber captaba cierto nerviosismo inicial en el piloto de Honda. Se subía a un RB8 de 2012, aunque con los colores de Toro Rosso. Para empezar, el australiano le avisaba sobre los temas prioritarios a controlar, esto es, una brutal frenada y la aceleración a la salida de las curvas. La presión sobre el pedal y la eficacia de la frenada rompe todos los esquemas incluso a pilotos que provienen de monoplazas de categorías inferiores, qué no sería a un piloto de dos ruedas.

Márquez empezó tanteando a la bestia. Descubre pronto, y así se lo hace saber Webber, que utiliza demasiado el freno motor bajando de velocidades. Porque frenaba demasiado lejos, con lo que el monoplaza se movía demasiado de lado a lado, especialmente al llegar a la frenada de las curvas más lentas. Cuestión de técnica, ya que la electrónica de MotoGP cuenta con una electrónica que ayuda a estabilizar la moto cuando al reducir antes de afrontar una curva. “Intentar entender el punto de frenada fue lo más difícil”, explicaba después Márquez, "porque normalmente en MotoGP frenamos en la recta a 200 metros, y con un F1 puedes hacerlo a 70-75 metros”.

"Estoy seguro que sería competitivo"

Pero la sensación de velocidad que proporcionó Márquez a quienes le observaban fue inmediata. Aunque sin pulir, evidentemente. “No esperábamos mucho, pero a las dos vueltas ya tenía un estilo agresivo de partida, lo que era magnífico. Estaba comedido, calmado, era muy impresionante”, reconocía el propio Mark Webber. “En la curva rápida doble de izquierdas el coche desliza, pero aceleró a fondo sin temor”, explicaba para alabar la confianza de Márquez a medida que pasaban las vueltas con un monoplaza de 900 CV de potencia.

Al final, el catalán recibía neumáticos nuevos, se le aumentó el tope de revoluciones y se le redujo progresivamente la carga de combustible para lograr un monoplaza más rápido y ágil. Al final, su mejor tiempo fue de 1.14.9, a seis segundos de la pole de Felipe Massa en 2014. Y por supuesto, hubo trompos, el ultimo “por ir despacio y no usar la carga aerodinámica”, apuntaba Márquez. “La diferencia es increíble”, reconocía el piloto de MotoGP respecto a la adherencia de un Fórmula 1, “incluso en las últimas vueltas entraba en la curva pensando: “Esta vez no entro”. Pero al final el coche entraba. La frenada era realmente impresionante, las curvas rápidas, la carga. Pero la frenada era incluso más impresionante”.

“Desde la primera vuelta fue competitivo, y siempre había querido subirle al coche”, apuntaba Marko al terminar la prueba, “no logró el tiempo que hubiera sido posible, pero su enfoque y su control del coche fue impresionante. Estoy seguro, sería un piloto de Fórmula 1 competitivo”. Viniendo del Helmut Marko, y tan solo después de una mañana de subirse por primera vez no solo a un coche de carreras y en cuatro ruedas, no, sino a todo un Fórmula 1.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios