MERHI DESTROZÓ A SU COMPAÑERO DE EQUIPO CON SU RITMO

Carlos Sainz, Matador II, a punto de salir por la puerta grande de Sochi

Sainz vivió una auténtica montaña rusa este fin de semana. Con su actitud ante el accidente y posterior actuación en pista, sigue subiendo enteros en la Fórmula 1. Como también Roberto Merhi

Foto: Sainz participó en la carrera tras recibir el visto bueno de los médicos de la FIA (Efe)
Sainz participó en la carrera tras recibir el visto bueno de los médicos de la FIA (Efe)

"Una pena retirarme, porque creo que estaba haciendo la mejor carrera del campeonato". Solo faltó rematar con la espada una faena muy especial. Porque Carlos Sainz pudo haber salido a hombros por la puerta grande de Sochi de haber cruzado la meta con su Toro Rosso.

Sexto, séptimo... Con una posición en los puntos, Sainz se habría convertido en el protagonista absoluto del fin de semana. Pero la montaña rusa vivida en Sochi ha elevado su cotización en la Fórmula 1. Y otro tanto puede decirse de Roberto Merhi, con su penúltima oportunidad para aparecer en el cartel del campeonato 2015. También, justo cuando más lo necesitaba.

Juntar todo de una vez

"Solo necesito un fin de semana limpio sin cometer ningún error por mi parte, sin problemas de fiabilidad por parte del equipo, y estoy seguro de que podemos lograr un buen resultado juntos, porque vemos que la capacidad está ahí", pedía Sainz el pasado jueves. Porque el español lleva tiempo sin materializar un resultado acorde a su rendimiento en los clasificatorios y al ritmo de carrera que exhibe el domingo.

Pero el sábado sufrió un gran revolcón del morlaco de Sochi. "Los momentos horrorosos" que aquel cuarto de hora de incertidumbre provocaron a su entorno y al resto relegaban un tema que habría adquirido otra relevancia, sorteada la cuestión principal de su salud: un posible error de pilotaje, y grave, por lo que suponía para el fin de semana. En la actual pugna con Max Verstappen, cualquier punto a favor o en contra vale oro.

Sainz rodaba en séptima posición cuando tuvo que abandonar. (EFE)
Sainz rodaba en séptima posición cuando tuvo que abandonar. (EFE)

No ceder ni un milímetro

Sainz llegaba a Singapur tras cuatro carreras consecutivas en los puntos pero frustradas por la mecánica. En Marina Bay, dos errores en los entrenamientos fueron compensados con una magnífica y agresiva remontada, oscurecida por la actitud de Verstappen. El holandés rompió la disciplina del equipo y dejó con el pie cambiado al español al proyectar en su perjuicio la imagen de un depredador deportivo.

Pero el español contestó a continuación en Suzuka con unas declaraciones en las que se posicionó inteligentemente hacia el resto del 'paddock'. "Si hace falta, seré egoísta, pero soy hombre de equipo", vino a decir. Palabras que no dejaron precisamente indiferentes a los responsables de Toro Rosso.

Un bolardo machacado a destiempo en Suzuka impidió el mejor resultado de la temporada tras un extraordinario fin de semana. Mientras, Verstappen seguía subido en la cresta de la ola con su sensacional rendimiento y su mayor fortuna mecánica. Aunque la valoración de Sainz en la prensa internacional y en Red Bull no ha parado de subir ("los chicos lo están haciendo mejor de lo que se esperaba de ellos", reconocía la pasada semana Helmut Marko en relación a la posible retirada de la Fórmula 1), la fascinación mediática por Verstappen obliga a Sainz a no ceder ni un milímetro con el piloto holandés.

No fue un error del piloto

Por ello, era importante para la imagen de Sainz el reconocimiento de Franz Tost de que el brutal accidente no fue imputable a un error de su piloto: “Antes de llegar a la curva 13, cambió el mapa de frenado hacia atrás. Entonces, en la frenada, los neumáticos se bloquearon y el coche se deslizó sin control”. Cosas del 'brake by wire'.

A continuación del golpe, llegó esa enorme corriente de empatía e interés por su estado físico que colocó a Sainz en los focos de la prensa internacional durante un día entero. El piloto español mostró una madurez y determinación encomiables, magníficamente dosificadas a través de las redes sociales durante el sábado. Pero no solo de cercanía emocional vive un piloto. Después del revolcón del toro había que levantarse, sacudirse el polvo, coger el capote y seguir con la faena. Porque al final es la pista lo que cuenta.

"Carlos hizo una carrera fantástica"

El equipo, hay que recordarlo, estuvo sensacional. Solo desde dentro se conoce el trabajo necesario para que ese STR10 destrozado volviera a la vida. “Salvo el chasis y el piloto, hemos cambiado todo, todo. Nuevas suspensiones, nuevo fondo plano, motor, caja de cambios... Aparte del chasis, todo ha sido cambiado", explicaba Tost antes de la prueba.

"Las 10 primeras vueltas estaba un poco mareado". Precedida por su actitud del sábado fuera de la pista, la actuación de Sainz fue extraordinaria dentro de ella. Circuito nuevo para el piloto: 15 vueltas en seco en todo el fin de semana. Ultima posicion de parrilla. Con  instrucciones de conservar frenos desde la vuelta 20 y ahorrar gasolina, llegó al séptimo. Con los frenos en situación "crítica", pudo mantener diferencias frente a Kyvat, que terminó finalmente quinto.

"Carlos hizo una carrera fantástica", reconoció al final Franz Tost, quien creía que Sainz habría acabado "sexto o séptimo". "No entendemos qué ocurrió, porque los datos mostraban que los frenos funcionaban bien desde el principio. De repente la temperatura subió dramáticamente a 10 vueltas del final. De momento, no comprendemos cómo ha ocurrido esto".

Carlos Sainz, Matador II, a punto de salir por la puerta grande de Sochi

Merhi, algo más que ganar a su compañero

"Llegará, un día terminaré una carrera en la posición que me merezco", se lamentaba el español tras la carrera. De momento, el Gran Premio de Rusia ha reforzado la imagen de Sainz no solo como una gran promesa sino también como una personalidad de cuajo y carisma. Aunque no rematara bajo la bandera a cuadros, su cotización ha subido muchos enteros en la Fórmula 1. Esta semana lo comprobaremos.

Y tiempo habrá de hablar de Roberto Merhi, este ‘espontáneo’ sin patrocinio en busca de su oportunidad. La de Sochi era crucial y la aprovechó. Destrozó a su compañero Will Stevens con su ritmo de carrera. Quién sabe lo que deparará el futuro a Sainz y a Merhi. Pero se respira mucha vida detrás de Fernando Alonso.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios