se requiere una planificación a medio plazo

¿Puede llegar una mujer a la Fórmula 1 y competir frente a otros hombres?

Sorprende que ciertos equipos traten de vendernos la presencia de mujeres en puestos considerados como 'piloto de desarrollo' o similares, cuando en realidad solo están por su impacto mediático

Foto: Susie Wolff es una de las pilotos que está en la Fórmula 1 como piloto de desarrollo (Reuters)
Susie Wolff es una de las pilotos que está en la Fórmula 1 como piloto de desarrollo (Reuters)

En mi época de estudiante, me comentó una vez una amiga (bien guapa ella) que le habían ofrecido un trabajo en las oficinas centrales de una conocida marca de lujo. "¿Y qué vas a hacer?", pregunté. "Voy a trabajar de florero". La respuesta me sorprendió por la sinceridad de la misma. Obviamente, ella sabía que la habían contratado principalmente por su aspecto, y no trataba de 'venderme la moto'.

Nadie aprecia que le traten de 'vender la moto' y tampoco el aficionado a la Fórmula 1. Por ello, sorprende que ciertos equipos traten de vendernos la presencia de mujeres en puestos considerados como 'piloto de desarrollo' o similares, cuando en realidad solo están allí por  su capacidad de generar impacto mediático, pues en escalones inferiores no han demostrado el nivel necesario para llegar al máximo nivel del automovilismo.

Lo considero un insulto al aficionado, así como a la propia lucha por la igualdad de la mujer. Y también, por supuesto, a sus antiguos rivales que demostraron mayor valía, y sin embargo, no llegaron tan lejos. Algunos, de hecho, no han permanecido callados.

Ni FOM ni FIA han hecho nada serio al respecto

¿Es posible que una mujer llegue a la Fórmula 1 y compita en ella frente a otros hombres? Para empezar, hay que reconocer que la presencia de la mujer en el automovilismo de máximo nivel ha sido históricamente anecdótica, cimentando la creencia general de que no pueden competir de igual a igual con pilotos masculinos a los mandos de un Fórmula 1. Algunos expertos alegan razones fisiológicas para afirmar que una mujer nunca podrá competir con los hombres. Por mi parte, no estoy de acuerdo.

Lella Lombardi, fue la primera mujer en competir en F1 en el GP de Mónaco de 1975 (imago).
Lella Lombardi, fue la primera mujer en competir en F1 en el GP de Mónaco de 1975 (imago).

Ciertamente, las exigencias físicas para manejar un monoplaza de Fórmula 1 suponen, a priori, que una menor proporción de mujeres que de hombres tengan la capacidad para ello. Pero así como las hay que participan con el entrenamiento adecuado en disciplinas lejos del alcance de muchos hombres (Ironman, etc), no creo que haya impedimento fisiológico para que una mujer pueda pilotar con éxito un F1. Sobre todo, considerando  la menor exigencia física de los monoplazas actuales frente a épocas pasadas.

Sin duda, la presencia de una mujer en el automovilismo de máximo nivel generaría una mayor atención mediática y mejoraría la imagen del automovilismo. Pero ni FOM (controlada por Bernie Ecclestone y dueña de los derechos comerciales) ni FIA (responsable deportivo) parecen haber hecho nunca nada serio al respecto. Las cosas no pasan por casualidad, sino que hay que planificarlas. Se ha hablado recientemente de la posibilidad de crear una Formula 1 femenina. Sin embargo, viendo los costes actuales, esta idea no deja de parecer un mero globo-sonda.

¿Cómo hacer que llegue a la Fórmula 1?

Desde estas líneas me atrevo a sugerir algunas propuestas más realistas. Por un lado, la FIA tiene en la Formula E (monoplazas eléctricos) una oportunidad única para crear una Copa Femenina, encuadrada dentro de un campeonato innovador en muchos aspectos, tanto comerciales como deportivos. Dicha iniciativa podría ayudar a apuntalar esta imagen. Además, no creo que resultara difícil encontrar apoyo comercial para ello, dotándola de suficientes premios en metálico que inclinaran a los equipos a contratar a mujeres-piloto. Además, la exigencia física de estos monoplazas eléctricos hace de la Formula E un campeonato ideal para ello. Podría incluso estudiarse la posibilidad de un certamen femenino de Formula E, en paralelo al campeonato absoluto.

Katherine Legge ha participado en la Fórmula E (Reuters)
Katherine Legge ha participado en la Fórmula E (Reuters)

¿Y cómo hacer que una mujer llegue a la Formula 1? La solución pasa por una planificación a medio plazo. Algo que se aleja del cortoplacismo con el que, desde mi modesta opinión, parece gestionar la FOM muchos aspectos de la Fórmula 1. Por ejemplo, deberían fijarse en el espejo de Red Bull con su programa de desarrollo de pilotos. Podrían, por ejemplo, seleccionar diez chicas que destaquen en el mundo del karting (las hay, incluso varias españolas en el presente), destinando recursos económicos y humanos ("coaching") suficientes para que las más válidas vayan progresando en la escala de las distintas especialidades de monoplazas: Formula Renault 2.0, Formula 3, GP3, World Series, GP2, etc.

Es más que probable que en tres o cuatro temporadas alguna de ellas llamara a las puertas de la Formula 1. Y por méritos propios. Además, con el interés mediático provocado por una mujer compitiendo de igual a igual en la F1, no tengo la menor duda que FOM recuperaría con creces su inversión. Pero claro, planificar a varios años vista no es muy compatible con un socio financiero (el fondo CVC) que lleva un tiempo ordeñando la vaca de la Fórmula 1, mientras trata ahora de vender su participación, ni con un máximo responsable (Bernie Ecclestone) que cuenta con 84 años de edad.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios