MCLAREN EMITE UN COMUNICADO SOBRE SU ESTADO

Fernando Alonso señala la "dirección" como una posible causa de su accidente

El piloto asturiano estará en Malasia, pero lo hará con el monoplaza más lento de la parrilla, y con la posibilidad de ser doblado si se mantienen los niveles de competitividad de Australia

Foto: Fernando Alonso durante los test de Montmeló (EFE)
Fernando Alonso durante los test de Montmeló (EFE)

Fernando Alonso estará presente el GP de Malasia y debutará con McLaren en la presente temporada. "McLaren-Honda se complace en anunciar, a expensas de la definitiva valoración médica de la FIA el próximo jueves 25 en el circuito de Sepang, que Fernando Alonso regresará a la cabina de su MP4-30 para el Gran Premio de Malasia, este fin de semana", informa la escudería británica en un comunicado. McLaren recuerda que desde su accidente en Barcelona, "Fernando ha seguido un riguroso y especializado programa de entrenamiento, diseñado y estrechamente monitorizado por los mejores científicos deportivos para asegurar su seguridad y su oportuno regreso a las carreras".

Dentro de este comunicado, los de Woking deslizan lo que podría ser uno de los motivos por los que se produjo el accidente: "Aunque no había nada evidente en los extensos datos de telemetría del coche, ni nada anormal en las reconstrucciones y pruebas de laboratorio posteriores, Fernando recuerda haber sentido "dureza" en la dirección antes del accidente. En consecuencia, el equipo ha instalado un sensor adicional en el coche de cara a aumentar nuestra recopilación de datos

Si todo fuera según lo previsto, Alonso se enfrentaría a una situación inédita en su carrera, ya que de repetirse el rendimiento del MP4-30 en Australia, el español podría contar con el peor coche de la parrilla, algo que ni siquiera ocurría en sus tiempos iniciales de Minardi, recien llegado a la Fórmula 1. Con dos campeonatos del mundo a su espalda, considerado el mejor piloto de la parrilla, podría ser doblado en Sepang, si los monoplazas británicos son capaces de terminar la carrera. 

Este es el escenario que se encontrará Fernando Alonso en su retorno. Pero antes, es de imaginar que afrontará su primera rueda de prensa de la temporada, en la que le lloverán las preguntas sobre todas las circunstancias que han rodeado su polémico y agitado accidente de Montmeló. Tanto en lo referente a la dinámica del mismo como a las consecuencias posteriores para su salud. Habrá que ver cómo sortea el morlaco. Y también se espera que la FIA haga público su informe sobre las circunstancias del accidente.

Kevin Magnussen en Melbourne (EFE)
Kevin Magnussen en Melbourne (EFE)

Como Caterham o Marussia en 2014

Alonso debería pasar en Kuala Lumpur diferentes pruebas por parte del equipo médico del circuito, para a continuación pasar a manos de Jean Charles Piette, responsable de la FIA. Antes de viajar ha debido pasar otro reconocimiento médico en Gran Bretaña. Todo ello, después de que la semana pasada llevara a cabo sesiones de simulador desde el miércoles en la sede de McLaren. Entonces llegará la hora de la verdad: asumir la realidad del MP4-30.

En Melbourne, McLaren arrancó haciendo historia, con uno de sus peores resultados en la historia del equipo, fruto de su actual nivel de competitividad y no de circunstancias puntuales de otras carreras de pésimo resultado en el pasado. El monoplaza británico confirmó lo peores temores de la pretemporada. Honda no estaba preparada como se creía para el desafío de la tecnología híbrida.

McLaren tuvo el peor resultado en los entrenamientos libres. En la clasificación se confirmó el desastre, cuando Button y Magnussen fueron los dos últimos clasificados, a un segundo y medio de pasar a la Q2. Fue el monoplaza más lento, a casi cinco segundos del tiempo de los Mercedes. El propio Button ya lo había anticipado el viernes. En la carrera, Jenson Button terminó último, a dos vueltas del líder, doblado a mitad de la prueba por los monoplazas alemanes. 

Globalmente, el coche fue 14-15 km por hora más lento que el Mercedes. En McLaren limitaron el funcionamiento de la unidad de potencia para que no se sobrecalentara y no perder los motores. El de Magnussen finalmente cayó antes de llegar a la parrilla de salida. ¿Qué pasará entonces con las tórridas temperaturas del circuito de Sepang?

Jenson Button durante la carrera de Australia (Reuters)
Jenson Button durante la carrera de Australia (Reuters)

¿Una ventaja de dos años?

En este escenario, Alonso afronta su primera carrera con McLaren. Con la perspectiva de tener que aguantar el 'papelón' vivido por Jenson Button en Albert Park. Bien es cierto que el nivel de competitividad del equipo británico y el fabricante nipón se supone circunstancial, y vinculado al adolescente estadio de desarrollo del motor. Pero no cabe duda que se esperaba más de Honda.

Las altísimas temperaturas y las condiciones ambientales en Sepang, a priori, ofrecen el peor escenario posible para una unidad de potencia con tantos problemas, la temperatura uno de ellos. De no haberse logrado avances, cabe esperar que Honda siga trabajando en Sepang con un escaso caudal de recuperación de energía eléctrica para evitar averías, con el consiguiente diferencial de potencia. Por ello, la presencia de Fernando Alonso a bordo de su monoplaza pondrá más evidencia si cabe la pelota en el tejado del binomio anglonipón.

Éric Boullier cree que llevará “más de dos años” dar caza a Mercedes. "No estoy sorprendido, este es el precio que pagas cuando cambias las normas de forma drástica. Hay que ser pacientes para llegar a su nivel”, explicaba el jefe de McLaren. Algo que comprendió hace tiempo Fernando Alonso. Ahora toca ejercitar a fondo dicha paciencia. A saber hasta cuándo. Mientras tanto, acabar la carrera sin ser doblados se antoja toda una victoria en el Gran Premio de Malasia. ¿Alguien se atreve a apostar por ello?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios