Es noticia
Menú
Esto de las bicis en 2022: un vistazo a la temporada ciclista
  1. Deportes
  2. Ciclismo
Un nuevo año de ciclismo

Esto de las bicis en 2022: un vistazo a la temporada ciclista

El gran favorito es Pogacar, que fue campeón del Tour en 2021 y no compitió en el Giro y la Vuelta. En España, se espera un paso al frente de Mikel Landa

Foto: Pogacar. (Reuters/Garnier Etienne)
Pogacar. (Reuters/Garnier Etienne)

Queridos Reyes Magos...

Nah, demasiado tarde, si ya pasó casi el mes. Además, es una horterada, macho, vamos a ser serios.

Los diez nombres que quiero seguir en este 2022...

¿De verdad? ¿Tenemos un blog o qué? Esto te lo firma cualquier semianalfabeto de esos tiktokers con su red social de entrenamiento para cuñados, y sus faltas de ortografía, y su molicie intelectual.

Mira, a tomar por el culo, calle del medio. Que empieza el año ciclista, amigos. Ustedes son más viejos (vieron ganar a Stephen Roche), yo soy más viejo (vi ganar a Gianni Bugno) y los chavales aun siguen con el jenesequoi de que gane Mikel, vamos, Mikel, coño. Y eso, vamos a ver más o menos qué nos deparan estos meses, porque enero es, sin duda, la mejor época para imaginar ciclismo: todas las carreras son emocionantes, hay gestas que se suceden como cachis un sábado noche y yo gano el Premio Planeta y salgo guapísimo en las fotos. Es un poco como el día de la presentación de recorridos, que siempre vemos trampas donde apenas hay cuestucas e imaginamos zafarranchos con fotos viejas del barco pirata y cuatro playmobils sin pelo. Bueno, este año en la Vuelta ni para fantasear nos dio, pero a eso llegaremos en septiembre, y llevamos un tiempecito que como para hacer planes a largo plazo, oigan. Yo era de los que pensaban "nah, es una gripe", por cierto. Pero de bicis sé algo más, así que pueden fiarse. No deben, pero pueden.

placeholder Mikel Landa. (EFE/Manuel Bruque)
Mikel Landa. (EFE/Manuel Bruque)

Buenas previsiones para Pogacar

Así que eso, el año. Suena bien, 2022. Tigre de agua como animal en el horóscopo chino. Yo nunca vi un tigre de agua, pero si me acojono cuando me nadan lubinas entre los pies lo del tigre de agua es algo duro, duro. Ah, en el 2022 transcurría Soylent Green, así que no compren mucho chopped pork. Por si acaso, que luego hay intoxicaciones alimentarias y los de la UCI son muy suyos para estas cosas.

En principio, apoteosis de Tadej Pogačar. A ver, otra apoteosis de Tadej Pogačar, ustedes me entienden, porque el mozo va como un cohete hacia la leyenda. ¿Aspiraciones? Pues bien chicas. Tercer Tour. Ah, la Vuelta, que quiero doblar. Y Monumentos. Repetir Lieja y Lombardía, probar San Remo, que antes acababa en el Lungomare Italo Calvino y a mí lo de El Vizconde Demediado me chifló cantidad. Y debutar en Flandes, porque conocer los adoquines mola, y porque, mira, ya puestos igual hasta me acabo lanzando a lo de los Cinco. Parece imposible, pero... vaya, que el tío cerró 2021 con Lieja, Lombardía y Tour. Como hicieron antes que él Coppi y Merckx. Solo Coppi y Merckx. Joder, releerlo y temblar. Ah, tiene 23 añitos, cumple 24 semana y pico después de acabarse la Vuelta. Vamos, que es monstruoso. En un deporte que genera tiranos con cierta frecuencia Tadej Pogačar parece uno de los más perfectos.

Sucede, también, que tiene buen equipo para arroparlo. Fichajes interesantes. Marc Soler se quejará con maillot distinto, João Almeida irá a su puta bola con camiseta nueva. Más los de siempre, ya saben. Lo ves desde fuera y parecen un ejército de mercenarios, robaperas y asustaviejas. Pero luego funcionan a la perfección. Y, en esa tesitura, resultan poco menos que imbatibles.

placeholder Pogacar. (Reuters/Gonzalo Fuentes)
Pogacar. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

El problema de Roglič

Como mucho, por Jumbo-Visma. O por Primož Roglič, más bien, que lo de Vingegaard no acabo yo de verlo, llámenme loco. El problema con Roglič es que hay un tío mejor que él, más joven que él y que nació a cincuenta kilómetros de su casa. Ya ven, casualidades. Tiraniza la Vuelta, se pasea por buena parte del calendario, pero llega Francia y... A ver, duelo directo, directo, solo La Planche, y allí agua. Luego, caída, pero es que el otro fue tan superior... A veces uno piensa que está en 1981, con Hinault pegando mordiscos aquí y allá, y los periodistas nos hacemos pajillas mentales con las posibilidades de Zoetemelk o Raymond Martin. Solo que Roglič es mejor que Zoetemelk o Raymond Martin, claro, pero seguro que me pillan las intenciones...

De equipo bien, gracias. Cuando está cansado echa una soga al sillín de Wout van Aert y se dedica a sestear. El otro tira, y tira, y tira. Después friega los platos de la cena, limpia coulottes a todo el conjunto, pone azulejos en el baño de Primož y redacta un trabajo sobre la Unión Europea que su chaval debe entregar mañana, dos caras, cuidado con los acentos. Parece que van Aert estuviese desaprovechado en el Tour, pero también puede brillar los otros once meses (y, en su caso, es prácticamente literal) así que... Debería caer un monumento, que en 2021 se mostró algo fallón por grandes citas. También está por ahí Vingegaard, pero ya dije antes que no confío mucho en él. Y hasta Sepp Kuss, pero este se pilla días de asuntos propios cuando tiene que currar y solo rinde óptimo para corregir palmarés en wikipedia. Vamos, que transatlántico, pero es que Pogačar parece un submarino nuclear soviético, colega...

Ah, en Jumbo tienen igualmente a Tom Dumoulin. La extraña figura de Tom Dumoulin. Tom Dumoulin con su clase, con su bajada de peso, con sus pesadillas en La Morcuera. Tom Dumoulin y sus lesiones, su trabajo de gregario con pinta a campeón, su retirada temporal del ciclismo para aclarar ideas, espantar fantasmas y rehabilitar presiones. Al final fue un impasse de meses, pero parece difícil que vuelva a alcanzar el nivel que tuvo hace un lustro. Que el tío anduvo cerquita del doblete Giro-Tour, amigos, que la memoria es frágil. Sea como sea... un placer volver a tenerlo aquí, porque me gusta mucho verle encima de la bici. Siempre tuve debilidad por esos tipos grandotes que parecen llevar máquinas dos tallas más pequeñas... Y también tengo debilidad por los guadianescos, por aquellos que ganan un día y se hunden al siguiente, por los que mueven hombros así, al ritmillo sandunguero de Sonia y Selena, verbenas en los noventa, subir rampones con piñón del veinticinco. Y eso es Thibaut Pinot. Tampoco creo que vuelva para trotes excelsos (y mira que estuvo cerquita de trotes excelsos) pero a Thibaut se le quiere como es, y se le aprecia con sus fallas. Que son muchas. Bienvenido.

placeholder Roglic. (EFE/ Jessica Pasqualon)
Roglic. (EFE/ Jessica Pasqualon)

La lesión de Bernal

Tercero en discordia debería ser Ineos. Por potencial, por nombres, por recuerdos y pasta. Sucede que Bernal tuvo un horrible accidente entrenando, y tiene roto fémur y rótula, dicen, y muchos más asuntos, y eso es bien jodido, lesión de las más grandes, y den por pasado este año, y a ver como vuelve si vuelve, que vuelva bien si vuelve, que se lo deseamos todos, pero den por pasado este año. Así que queda Ineos sin demasiada artillería, porque Carapaz es serio, y luchador, y se agarra como nadie, pero parece peldañuco (igual tres) por debajo de los eslovenos, Patria querida. Pidcock andará a otras cosas (y puede liarla en esas otras cosas, ojo), Thomas tiene ya sus años, Yates es Yates... Lo de Bernal es exógeno (y desgraciado, ánimo Egan), pero Ineos tiene también un problemilla endógeno respecto a los balcánicos.

En el ciclismo español... pues esperanzas gordísimas. Enric Mas ha declarado que este año toca ponerse en plan agresivo, que debe atacar, hacerse fuerte, dar espectáculo. Yupi. Andaba yo más contento que Betacur en la Feria del Cachopo hasta que me dio por hacer rastreo de info. Na, pocuca cosa, por contrastar situaciones. Y veo, sorpresa de sorpresas, que nuestro buen Enric había dicho exactamente lo mismo en enero de 2021. Ya ven, las risas. Porque luego... más conservador que Fernando VII. Así que, oigan, se pueden creer sus declaraciones o no, pero yo ahí las dejo. El chico piernas tiene, pero anda jodido de carisma y osadía... Todo lo cual es mejorable, ojo, así que mirarlo con atención. El resto de Movistar... pues Alejandro Valverde. Bueno, han hecho un fichaje de lo más interesante, pero, sobre todo, Alejandro Valverde. Que, cuentan, se retira en octubre. A mí se me hace raro, porque este va a seguir saliendo con la grupetta, y a lo mejor para Navidad anuncia que sigue, pero la noticia es la noticia. Así que eso... gira de despedida, como la de los Rolling en 1982 (año arriba o abajo). Exhibirse en terrenos donde es leyenda (Vuelta a Murcia, Andalucía) y probar suerte por eriales poco transitados (Giro). También Ardenas y Vuelta a España. Capaz de ganar algo gordo aun, teniendo más años que yo. Todo lo cual despierta en mí esperanza y bochorno a un tiempo. El resto... Cortina parece que ha pasado unas navidades relajadas, a tenor de las fotos que sube a redes sociales; Verona luchará con Sepp Kuss por ser primer andorrano en París; Sosa puede ir cogiendo galones; Íñigo Elosegui debería recuperar el golpe de pedal. Y eso. A ver, tampoco hay mucho más predio para tirar semillas...

La otra gran esperanza es Mikel Landa. Creo que hará un gran año, porque he visto fotos suyas de fiesta, con puro y copichuela. Inmejorables sensaciones, pues. El equipo funcionó bien en 2021, y él parecía llegar al Giro en forma. Seguramente ya no pueda ganar una Grande (quizá, incluso, nunca pudo ganar una Grande) pero mejorar respecto al desastre de hace doce meses es algo exigible. Y, qué coño... sigue siendo Mikel Landa, colegas, y tú no.

placeholder Enric Mas. (EFE/Atienza)
Enric Mas. (EFE/Atienza)

Evenepoel, posible sorpresa en la Vuelta

A Miguel Ángel López deberíamos haberlo metido en nuestro análisis de Movistar. Lo va a tener jodido José Joaquín Rojas para perseguir, con el sol de frente, al colombiano y a Richard Carapaz. A por quién voy, a por quién he de salir. Ay, qué de dudas. Y eso... López es, objetivamente, uno de los mejores vueltómanos del mundo. Subjetivamente está como una puta cabra, tiene trallazos de auténtico chiflado y un cable pelao que lo convierte en bendición para quienes escribimos sobre estos asuntos. Así que dará espectáculo. No por su componente psicológico (conozco yo tipos raros a patadas que no suben El Escudo ni en coche) sino porque tiene calidad, talento y (muchas veces) valentía. A seguir sus interactuaciones en el ecosistema pelotonil este año.

Para la Vuelta dicen que se vendrá Remco Evenepoel. Remco, que ganó un montón de carreras (menores) en 2021 y naufragó en algunas carreras (mayores) en 2021. Remco, que tiene taras gordas para esto de la bici (colocación, descensos, cierta endeblez táctica) y potencial bien grande para esto de la bici (esas patitas que me lleva, ay, mi Remco). Otro para llevarlo bien estudiado. Año decisivo, no tanto por lo que vaya a lograr o no (le queda mucho en esa élite que ya integra) sino por el camino que tome su desempeño como pro. ¿Grandes o Clásicas? Por ahora parece más inclinado a las segundas, toda vez que la montaña gorda aun se le hizo murete...

Y allí, en carreras de un día, topará con generación buena, buena... con van Aert o Pidcock, por ejemplo, de quienes ya hablamos. O con Alaphilippe, doble campeón del mundo (ahí es nada... ningún francés lo logró antes, y mira que los hubo buenos), batallador, a veces indefinido entre unas dianas u otras, siempre protagonista. O con Mathieu van der Poel, si se recupera de esas molestias que lo tienen sin dormir desde aquel hostión en Tokyo. También la tropa belga al completo, o el Deceuninck de Lefevere, que te saca un ganador en Harelbeke en menos de lo que dices Rik van Steenbergen. O ese tipo corajudo y luchador que es Vincenzo Nibali, alguien que honra la historia de este deporte con el calendario escogido para su retirada: Giro, Tour, cinco Monumentos, Mundial. Outsider, siendo generoso, en algunos de esos sitios, pero con alguien como el siciliano como para fiarte. Y, en fin, otros muchos. Porque es la gracia del circo... siempre llegan trapecistas nuevos (no pregunten qué pasó con los anteriores).

Disfruten de esta nueva temporada, amigos.

Queridos Reyes Magos...

Tour de Francia
El redactor recomienda