doblete en los alpes del galés

Thomas, el escudero que puede ganar el Tour si el Sky y Froome le dejan

Geraint Thomas consiguió en Alpe d'Huez su segunda victoria en el Tour de Francia, la primera de un jersey amarillo en la mírica cima. Le saca 1'39'' a su jefe de filas

Foto: Geraint Thomas logró la victoria en Alpe d'Huez una de las cimas más míticas del ciclismo mundial. (Reuters)
Geraint Thomas logró la victoria en Alpe d'Huez una de las cimas más míticas del ciclismo mundial. (Reuters)

El líder del Sky se llama Chris Froome, o eso dicen. Si alguien que no sea aficionado al ciclismo hubiera visto las dos últimas etapas del Tour de Francia sin sonido, pensaría que el que manda es Geraint Thomas, que no solo ha demostrado ser el más fuerte los dos días, también ha logrado dos victorias, además de vestirse de amarillo y ampliar la diferencia con su compañero en la clasificación general.

Todo es posible con el Sky, un equipo cuya superioridad despierta suspicacias. No corren, se exhiben. No intentan ganar a sus rivales, sino aplastarlos. Da la impresión de que solo una desgracia puede evitar que un corredor suyo pueda ganar el Tour de Francia. Lo normal es que sea Froome, que para eso ha ganado cuatro de las últimas cinco ediciones, pero por si acaso este año está preparado Thomas, un ciclista de 32 años con un buen palmarés, sobre todo en la pista, pero cuya mejor clasificación en una gran vuelta es la 15ª posición.

La pérdida de tiempo de Froome en el primer día dejó a Thomas como la mejor opción del Sky para atrapar el amarillo. Lo logró este miércoles, con una enorme subida a La Rosière, de donde salió vestido de amarillo y con 1'24'' de ventaja sobre Froome, tercero en la etapa y segundo en la general. Tras la primera llegada en alto, el único ciclista que amenazaba aún al Sky era Tom Dumoulin, a 20 segundos de Froome. El resto perdió tiempo. No demasiado en el caso de algunos ciclistas, como Vincenzo Nibali, pero suficiente para considerarlos una amenaza por el liderato con la superioridad que desmuestra el Sky.

Este jueves, el pelotón llegó a Alpe d'Huez, y el equipo británico volvió a exhibirse. Dejó hacer a la escapada, incluso permitió a Steven Kruijswijk primero soñar con vestirse de amarillo y luego con la etapa, pero en las rampas del mítico puerto se acabó la broma. El joven colombiano Egan Bernal impuso un ritmo que no permitió movimientos en el grupo de los favoritos, y luego Froome y Thomas se encargaron del resto.

Mikel Landa hace la goma

Thomas trabajó para Froome, que intentó escaparse. Fue solo un intento porque Dumoulin le atrapó. Para entonces, Nairo Quintana ya se había quedado y Mikel Landa hacía la goma (luego reveló que sigue con problemas de espalda). Enlazaba con ellos cuando paraban y se quedaba en cuanto arrancaba alguno, como Romain Bardet. Al último kilómetro llegaron juntos Froome, Thomas, Dumoulin, Bardet y Landa, que fue el primero en intentarlo. Su ataque fue para que no entrara por detrás Nibali (que había chocado con una moto y tuvo que abandonar tras la etapa) y para lanzar al grupo. Thomas aprovechó el impulso para salir disparado en la última curva y ganar con bastante claridad. Resultado: primera victoria de un maillot amarillo en Alpe d'Huez y cuatro segundos de ventaja a Froome más la bonificación. Ahora le saca 1'39'' y quedan nueve etapas.

Froome entró en cuarta posición en Alpe d'Huez. (EFE)
Froome entró en cuarta posición en Alpe d'Huez. (EFE)

En teoría, el líder sigue siendo Froome. "El líder del Sky es, evidentemente, Froome", dijo Thomas este miércoles en La Rosière. "(Froome) Ha ganado seis grandes vueltas y para mí una carrera de tres semanas es algo desconocido. Él siempre es el líder. A partir de ahora pase lo que pase para mi este Tour es un éxito, y espero terminar en el podio final", dijo antes de ganar en Alpe d'Huez. Después repitió el mensaje: "Como dije, todavía estoy corriendo para Froome, él sigue siendo el hombre del equipo para la general".

La situación recuerda a la vivida en 2012, cuando Froome era gregario de Bradley Wiggins. Ese año Froome tenía piernas para ganar el Tour, pero su equipo lo frenó, no sin polémica, y se lo llevó su compañero. ¿Pasará lo mismo con Thomas? ¿Aguantará en los Pirineos a este nivel? ¿Le ordenarán parar para que Froome se vista de amarillo? Mientras, Dumoulin anda al acecho de Froome: está a solo 11 segundos.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios