PROTAGONISTAS DE LA RONDA ESPAÑOLA

Contador se toma la revancha contra Valverde y se pone líder en Andalucía

El ciclista pinteño se quejó de la táctica de su compatriota en la primera etapa. Aprovechó la segunda para atacar varias veces hasta quedarse solo con Pinot, que le ganó al sprint

Foto: Contador, en la Vuelta Andalucía (Trek)
Contador, en la Vuelta Andalucía (Trek)

La Ruta del Sol es una buena manera de desperezarse en el ciclismo. La temporada está empezando, llevan solo unas semanas de rodaje, pero ya vuelven a verse a los sospechosos habituales. Valverde y Contador, Contador y Valverde, están juntos y compitiendo por ganar. Una rutina dentro del ciclismo español. Se repite la pelea en el tiempo, un antagonismo que va más allá de la carretera, pues nunca tuvieron ambos una estrecha relación. Se miran con recelo, pues ambos viven en un mundo de objetivos en el que uno gana y otro pierde.

["Los equipos tienen patrocinadores que les instan a usar frenos de disco"]

La delantera en Andalucía la lleva ahora Contador. La segunda etapa, que terminaba en Mancha Real, con un final en alto, le esperaba. Era un puerto pronunciado, bueno para sus características, y él no escatimó en esfuerzos. Atacó en dos ocasiones, la segunda se marchó con Thibaut Pinot en lo que se convirtió, finalmente, en la fuga ganadora. Nada muy espectacular, solo consiguieron rascarle unos segundos al pelotón, suficientes para que el español se pusiese líder con cinco segundos sobre Valverde. La etapa la ganó el francés, corredor de gran talento y algo más de velocidad que el pinteño.

"Yo le he pedido colaborar para irnos, pero..."

Es un liderato y, también, una revancha. Contador se resarció de lo ocurrido en la primera etapa, en la que llegó con Valverde y, por la punta de velocidad del murciano, terminó sucumbiendo. Como es tradicional, Alberto no aceptó con naturalidad el hecho de que su rival fuese más rápido. "Yo le he pedido colaborar para irnos los dos, pero él no pensaba en esa posibilidad. Se lo dije para que así los dos fuésemos más tranquilos y jugarnos la victoria entre los dos. Pero es normal, cada uno tiene su táctica", contaba después de no conseguir la victoria final.

[Lea más noticias sobre ciclismo]

La táctica de Valverde fue ganadora. Su nonagésimo novena victoria como profesional llegó ganando en el sprint en un grupo selecto, como tantas otras veces ha hecho previamente. Él no necesitaba endurecer la marcha porque, en realidad, ya era el más rápido de los que quedaban. Contador, que es un competidor insaciable, no acepta con facilidad la lógica de la carrera cuando no le beneficia. Él siempre quiere más y es capaz de poner encima de la mesa un pacto que, claramente, su rival no necesitaba.

Esa frase resume muchas cosas, buenas y malas, de lo que es Contador y su figura en el ciclismo. Es un inconformista, no le vale una buena posición, solo le satisface ganar. Y eso es válido para todos los días, del primero al último. Esa derrota del inicio de la Ruta del Sol fue la gasolina que le impulsó para atacar varias veces en la segunda etapa. Si hubiese ganado en la primera etapa, quizá, se hubiese quedado quieto, confundiéndose con el paisaje. Pero con los malos recuerdos tocaba, una tarde más, dar el do de pecho.

Valverde, en la primera etapa de la Ruta del Sol (EFE)
Valverde, en la primera etapa de la Ruta del Sol (EFE)

El amor y el odio

Esa misma frase es también tiene otra lectura, menos benévola con el gran campeón. A veces, Contador pierde el sentido de la realdad. Poner en duda la táctica que a Valverde le había valido para ganar, tiene un punto pueril que a muchos puristas del ciclismo no termina de encandilar. Esa sentencia peca de un problema qe se da con frecuencia entre las estrellas del deporte: pensar que el mundo gira alrededor de uno mismo.

Son las virtudes y las miserias lo que hace grande a un corredor. Contador lo es, una figura importante dentro del ciclismo, grande, ganador y, como tal, polarizante. No se conoce un solo mediocre que levante pasiones. El de Pinto no lo es y por eso, y por su carácter, combina con frecuencia adoradores y detractores en amplio número.

Valverde habla menos o es más diplomático. Lo suyo es montar en bici y hacerlo como muy pocos pueden hacerlo. Tiene unas piernas resistentes, que le permiten llegar en etapas largas y duras con los mejores. Cuando llegan los metros finales esa resistencia se convierte en potencia, la chispa que le ha hecho ganar casi un centenar de carreras. En Andalucía su idea, como la de Contador, es terminar llevándose la victoria. Ninguno acepta otro plan. Así que, hasta el domingo, queda guerra por hacer. Para empezar este viernes, en la contrarreloj. No hay descanso para los ambicioso, nada importa que el calendario aún siga encallado en febrero.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios