diego ulissi gana la primera etapa en italia

El Giro llega a Italia y los italianos ya mandan, pero Dumoulin recupera el rosa

Las emociones del Giro nunca son las mismas cuando llega a casa. La primera etapa en suelo italiano devuelve la vitalidad a la carrera: Ulissi se impone en Calabria y Dumoulin recupera el rosa

Foto: Diego Ulissi, en el podio de Praia a Mare (@giroditalia)
Diego Ulissi, en el podio de Praia a Mare (@giroditalia)

Diego Ulissi sacó rentabilidad de su valentía para adjudicarse en solitario la cuarta etapa del Giro disputada a través de 200 kilómetros entre Catanzaro y Praia a Mare, en la que Tom Dumoulin, segundo clasificado, recuperó la 'maglia' rosa que ya vistió en las dos primeras jornadas. Ulissi, ciclista toscano de 26 años, jugó la carta ganadora con valentía y decisión a falta de 10 kilómetros de meta, donde un muro del 18% seleccionó el grupo que marchaba escapado. El italiano fue más fuerte que los demás y se marchó en solitario para coronar el alto y apretar los dientes hasta la línea de meta, aguantando la enorme presión del grupo perseguidor.

No hubo forma de atrapar a Ulissi, que levantó los brazos con un tiempo de 4h.46.51, por delante del Dumoulin y de su compatriota, Steven Kruijswick. Al frente del grupo entró Alejandro Valverde, muy atento en los últimos kilómetros ante la batalla del Astana de Vincenzo Nibali, que entró sexto. Marcel Kittel no aguantó los primeras cuestas de entidad y se hundió ante los ataques que se sucedieron desde antes del muro definitivo. En la general, segunda plaza para Bob Jungels y tercera para Ulissi, ambos a 20 segundos.

Los favoritos ya asoman. El marcaje entre Astana y Movistar se despertó en cuanto la carretera se levantó en Via del Fortino y sus duras pendientes a 10 kilómetros del paseo marítimo de Praia a Mare. Valverde y Nibali ya aparecen en el 'top ten' de la general y toman posiciones ante el primer final en alto del jueves y la cronometrada del domingo. El 'Tiburón' es sexto y le sigue el Bala, separados por 5 segundos.

La jornada que situó al Giro en su territorio natural fue rápida y exigente, con una primera parte amable y un final rompepiernas que pasó factura. El pelotón salió disparado, con una escapada que se formó de inmediato con el esloveno Mohoric, el austríaco Brandle,el italiano Boem y el estadounidense Rosskop. En la primera hora de carrera se cubrieron nada menos que 51 kilómetros. El cuarteto lo intentó, sobre todo cuando el terreno era favorable, ya que los primeros 120 kilómetros no ofrecían ninguna dificultad. No obstante, el Etixx del líder Kittel no permitió que la fuga se hiciera demasiadas ilusiones y mantuvo a raya a los fugitivos.

Dumoulin recuperó el rosa (@girodeitalia).
Dumoulin recuperó el rosa (@girodeitalia).

Los primeros apuros llegaron en el Alto de Bonifaci. Kittel empezó a pasar apuros en el ascenso y el pelotón entró en batalla, de manera que el alemán perdió contacto con la cabeza, lo mismo que otros esprinters como Elia Viviani. El Astana de Nibali tensó en la bajada, por lo que la diferencia con la avanzadilla fue disminuyendo. 

Con 50 kilómetros hasta meta concluyó la escapada, pero los ataques se fueron sucediendo. Kittel contactó de nuevo con el grupo, que terminó de cortarse con 20 hombres por delante, entre ellos grandes rodadores como De Marchi. El alemán volvió a ceder en la subida a San Pietro. En bajada hacia la costa de Praia a Mare las dificultades se acumularon con curvas complicadas que pusieron en fila india a la cabeza de carrera. Con apenas 21 segundos de ventaja antes de afrontar el punto caliente de la jornada, el muro de Via del Fortino, a 10 de meta, una dificultad real con una dura pendiente al 18%.

Empezaron los movimientos. Por delante Ulissi pegó el zarpazo definitivo sin contestación alguna. Sus compañeros de fuga, entonces reducidos a 6, no fueron capaces de seguirle y se integraron en un grupo de 25 corredores con todos los favoritos. Ulissi no miró atrás y se presentó en meta con unos metros de ventaja. Suficientes para firmar su quinta victoria de etapa en el Giro y la primera de la temporada. "Ganar en el Giro siempre es increíble", dijo. Tan increíble como la sorpresa de Dumoulin, que se encontró de nuevo con el maillot rosa.

Este miércoles se disputa la quinta etapa entre Praia a Mare y Benevento, de 233 kilómetros, jornada larga de desgaste, de perfil ondulado que será la víspera de la primera jornada con final en alto.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios