solo falta landa de los grandes favoritos

Valverde empieza a conocer Italia en la Tirreno, el ensayo general para el Giro

Valverde regresa a Italia para luchar por el tridente de la Tirreno-Adriático, pero sobre todo para medirse por primera vez con los que serán sus enemigos en la 'corsa rosa'

Foto: Valverde nunca ha ganado un Tridente (EFE/Claudio Peri).
Valverde nunca ha ganado un Tridente (EFE/Claudio Peri).

Antes de que la ciudad de Apeldoorn acoja la salida y la llegada de la primera etapa del Giro de Italia, Alejandro Valverde habrá soplado las velas por trigesimosexta vez en su vida. Después de tanto tiempo, es complicado que existan todavía algunas experiencias por vivir para un hombre como él. Pero a partir de hoy, empezará a reconocer tierras italianas. No es que le sean extrañas del todo, porque no hay lugar en el mundo donde no haya rodado alguna vez el ciclista de Las Lumbreras, pero sí es absolutamente nuevo cambiar su rutina de preparación para encarar el Giro de Italia y no el Tour de Francia. Quién le iba a decir que, a su edad, con todo lo que ha vivido y ganado, iba a sentirse como un novato.

Valverde vuelve a la carga después de su décimo puesto en la Strade Bianche, donde tuvo que completar la carrera de las pistas de tierra con la bicicleta de su compañero Fran Ventoso. Pero antes de esa durísima clásica que acaba en uno de los finales más espectaculares del ciclismo mundial, la Piazza del Campo de Siena, el murciano ya se ha apuntado una carrera más a su palmarés, la Vuelta a Andalucía, y se quedó a un paso de ganar la Vuelta a Murcia en casa, lo cual ya era casi una tradición. Es decir, viene preparado para lo que se va a enfrentar.

La Tirreno-Adriático es el inicio de las rondas italianas que servirán para saber cómo están los principales candidatos a la 'maglia rosa'. Y precisamente, muchos de ellos estarán en la carrera de los 'due mari'. Joaquim Rodríguez, Rigoberto Urán, Esteban Chaves, Vincenzo Nibali, Michal Kwiatkowski y Tejay van Garderen. Mucha clase sobre las dos ruedas para pelear la 'azzurra' y el tridente que se entregarán al ganador en San Benedetto del Tronto, en Las Marcas. El único que falta es Mikel Landa, que aún no ha podido iniciar su pretemporada, pese a que tenía previsto hacerlo en Andalucía el pasado 17 de febrero, pero la salud se lo impidió. Habrá que esperar para verlo siendo un hombre de negro del Sky.

Sagan, Nibali, Van Garderen, Valverde y Chavez, con el Tridente (EFE/Claudio Peri).
Sagan, Nibali, Van Garderen, Valverde y Chavez, con el Tridente (EFE/Claudio Peri).

Pero esta Tirreno es una carrera de que tiene mucha pinta de 'valverdiana'. El corredor de Movistar siempre ha sido de clásicas mucho más cortas, de dos o tres días, pero el recorrido, con una montaña dura pero no demasiado exigente, le viene que ni pintado a Alejandro, que nunca ha subido al podio a recoger un tridente. Además, la contrarreloj invididual del último día, al ser corta, no le resta muchas opciones. Por supuesto que Nibali, por conocer el terreno y por ser el ganador de las ediciones de 2012 y 2013, es firme candidato a completar el trío.

Los sprinters podrán tener su momentos de gloria, pero será difícil levantar los brazos con la presencia del campeón mundial Peter Sagan, Mark Cavendish, Fernando Gaviria, Elia Viviani y Caleb Ewan. El equipo Movistar arropará a Valverde con Dani Moreno, Giovanni Visconti, Andrey Amador, Rory Sutherland y tres de los especialistas contra el crono de la escuadra telefónica: Alex Dowsett, Nelson Oliveira y Jasha Sütterlin.

Juntos buscarán desde el inicio dejar bien situado a Valverde para la defensa del título, primero de los azules, que Nairo Quintana obtuvo de manera brillante en 2015. Una Tirreno histórica para el equipo español Caja Rural-Seguros RGA, ya que hará su debut en una carrera del World Tour fuera de España. Los navarros llegan cargados de ilusión a la cita, en la que el director, Eugenio Goikoetxea, cuenta con un conjunto formado por José Gonçalves, Domingos Gonçalves, Lluis Mas, Jaime Rosón, Pello Bilbao, Ricardo Vilela, Sergio Pardilla y Ángel Madrazo. Éste último regresa a la competición superada su fractura de mandíbula.

La carrera presenta un recorrido exigente, con terreno para todo tipo de corredores. Para empezar una crono por equipos de 22,7 kilómetros totalmente. La etapa reina con final en el Monte San Vicino será la quinta. Entre medias tres etapas propicias para los velocistas (Montalto di Castro, Foligno y Cepagatti), un final trampa en Pomarance y una contrarreloj individual de 10 kilómetros en San Benedetto del Tronto como cierre a esta 51 edición de la prueba transalpina.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios