Boeckmans, en coma inducido tras perforarse el pulmón en una caída
  1. Deportes
  2. Ciclismo
TERCERA ETAPA DE LA VUELTA CON INCIDENTES

Boeckmans, en coma inducido tras perforarse el pulmón en una caída

Las caídas son inevitables durante la primera semana de cualquier gran vuelta, pero el infortunio ha hecho que en la primera semana de La Vuelta se hable más de los incidentes de la cita que de ciclismo

placeholder Foto: Hardy y Bouhanni, tras sufrir una caída en la tercera etapa (Efe).
Hardy y Bouhanni, tras sufrir una caída en la tercera etapa (Efe).

Una semana. Ese es el tiempo que ha transcurrido desde que La Vuelta arrancase con una salida en falso sobre el albero de la costa malagueña, aquella etapa sobre la que llovieron críticas y decisiones de última hora. Lo primero provocó lo segundo y finalmente, el resultado cosechado sólo contó para la clasificación por equipos y no para la individual. ¿La razón? El peligro que albergaba. Una palabra que no quedó enterrada en la arena sino que ha aparecido varias veces en los primeros siete días debido a las caídas. Las mismas que este sábado provocaron abandonos de nombres importantes y que han llevado a Boeckmans a un coma inducido debido a las lesiones que sufre, las mismas que dejan imágenes escalofriantes, comentarios de los propios ciclistas y ponen en entredicho el recorrido elegido por la organización.

Apuntaban algunos que La Vuelta carecía de la tensión vista en la primera semana del Tour de Francia. Este sábado esas voces fueron silenciadas: Van Garderen, Daniel Martin (tercero en la general), Nacer Bouhanni y Boeckmans se retiraban.Horas después lo hacíaJasper Stuyven, el mismo que había ganado la octava etapa con el escafoides roto.No han sido los primeros y por lo visto hasta el momento, parecen que, por desgracia, no serán los últimos. “Ha sido una etapa muy dura y muy peligrosa. Yo mismo me he visto con muchísimo riesgo en el primer descenso”, comentaba el ganador de la octava etapa, Jasper Stuyven. El belga se libró de un incidente en el que sí estuvo implicado el dueño del maillot rojo: “Miras el libro de ruta y parece que es una etapa transición, pero luego se convierte en un infierno”. Y lo dijo con razón Chavez porque, aunque sólo sufrió daños de “chapa y pintura”, se fue al suelo a 50 kilómetros de meta, en Murcia, donde la montonera encogió el corazón de la Vuelta.

Lo cierto es que las caídas son inevitables durante la primera semana de cualquier gran vuelta, pero el Alto de la Cresta del Gallo, donde Carlos Sastre casi se dejó la vida hace años, volvió a hacer estragos. El infortunio ha hecho que en la primera semana de La Vuelta se hable más de los incidentes de la cita que de ciclismo puro. Los batacazos que se han producido han llegado a ser escalofriantes. En Murcia, las imágenes parecían haber salido de una batalla: ciclistas tendidos en el asfalto, algunos junto a los raíles del tranvía. Por suerte los daños de todos los implicados tuvieron solución en el hospital de la capital murciana aunque algunos se hayan visto a escribir el punto final de su participación de La Vuelta antes de lo que habían previsto.

Van Garderen, Daniel Martin y Nacer Bouhanni han sido los últimos en abandonar. El estadounidense, que también se retiró en el Tour de Francia debido a una enfermedad, se quedó sentado en la acera doliéndose de la clavícula derecha, con una posible fractura. El irlandés también quedó tendido junto a las vías del tranvía y fue trasladado al hospital. Y el francés, en un año marcado por la mala suerte, tuvo que subirse al coche del equipo. El francés había dejado el Tour por una caída en la quinta etapa. En la montonera también se vieron afectados Boeckmans, el peor parado puesto que fue trasladado en ambulancia después de ofrecer una imagen preocupante. El equipo informó que el ciclista está en coma inducido debido a las lesiones que sufre: varias fracturas en el rostro, tres costillas rotas y un pulmón perforado.

La montonera de Murcia no fue la única caída que se vio este sábado. Peter Sagan protagonizó el otro incidente de la jornada al ser derribado por una moto de la organización que desató la ira del eslovaco. Con la etapa finalizada, los comisarios decidieron expulsar al piloto que provocó la caída de Sagan que, a su vez, ha sido multado por “injurias, amenazas y atentar contra la imagen del ciclismo”. Aplicando el reglamento de circulación en carrera, los comisarios de la UCI tomaron tal decisión “por adelantar a un grupo provocando la caída de un corredor”. Éste deberá pagar 200 francos suizos por “injurias y amenazas” y otros 100 por “un comportamiento que atenta contra la imagen del ciclismo”. Aproximadamente 280 euros. Sagan, indignado con la maniobra del motorista, dio una patada a la bicicleta y profirió una serie de insultos hacia el infractor.

Pelucchi fue el primero en abandonar

No ha sido la primera caída en la que se ha visto envuelto el ciclista del Tinkoff. En la segunda etapa, Sagan fue uno de los 25 corredores implicados en el incidente que tuvo lugar a 33 kilómetros de Caminito del Rey. El eslovaco pudo seguir, pero otros como Tanner y Niemiec acabaron en el hospital mientras Aru y Diego Rosa sufrían abrasiones superficiales en las extremedidas superiores e inferiores. Sin duda alguna, los nombres propios de aquella caída fueron Tiralongo y Nibali. El primero abandonó La Vuelta una etapa después con 40 puntos en su mejilla mientras el segundo fue expulsado por 'subirse' al coche del Astana para recuperar el tiempo perdido en el incidente. Antes que ellos, Pelucchi fue el primero en decir adiós a la cita española tras sufrir una caída en los primeros kilómetros de la segunda etapa.

Entre tantas imágenes que cortan la respiración, se coló el episodio vivido por Ben King en la cuarta etapa. Antes de ver cómo Valverde ganaba en Vejer, hubo una montonera en Chiclana. Y a 32 kilómetros de la meta se produjo la que, hasta el momento, ha sido la anécdota de La Vuelta. Mientras Ben King intentaba levantarse después de una caída en la que estuvieron envueltos hasta diez corredores (entre los que estaba Van Garderen y Talansky), un aficionado intentó subirse a su bicicleta para robársela. Anécdotas aparte, quizás el peligro no estaba en el criticado albero y sí en el resto del recorrido que La Vuelta tiene preparado para los ciclistas.

Vuelta a España Ciclismo
El redactor recomienda