LOS CICLISTAS, DESPROTEGIDOS ANTE LOS ACCIDENTES

Cuando la diferencia entre la vida y la muerte es metro y medio y "la DGT no hace nada"

Las triatleta ecuatoriana Cristina Fárez fue la última víctima ciclista en la carretera. El Confidencial charla con Aída Valiño, la triatleta gallega que ha sufrido dos accidentes en los últimos diez meses

Cristina Fárez fue la última víctima ciclista en la carretera. Esta triatleta ecuatoriana de 20 años falleció la semana pasada al ser atropellada por una furgoneta mientras entrenaba en bicicleta. La campeona panamericana y sudamericana sub 23 es sólo una más de las víctimas ciclistas que sufren cada día el peligro de los conductores. Un caso más cercano es el de Aída Valiño. La triatleta gallega se recupera de su segundo accidente en diez meses: “Tengo miedo, pero me gusta entrenar y hacer deporte, creo que eso no lo voy a perder”, asegura a El Confidencial. Mientras sigue recuperándose, cuenta su experiencia para tratar de concienciar a los conductores sobre la importancia de tener respeto hacia el ciclismo.

“Ahora me estoy recuperando. No puedo nadar ni salir en bici, pero ya estoy empezando a correr y haciendo rodillo. Estoy mejor”, son las palabras de Aida Valiño. La triatleta gallega recuerda cómo fueron los atropellos que sufrió: “El primero, todavía no me acuerdo de nada. Hasta que pasaron unos días no empecé a ser consciente de dónde estaba. En ese accidente, me rompí tres costillas, la clavícula derecha, el codo izquierdo, la nariz, tuve neumotorax, luxe la mandíbula y acabé con golpes por todo el cuerpo. En el segundo, más que el dolor físico fue el decir: '¿Cómo me puede pasar esto a mí otra vez?'. Me rompí la otra clavícula y en la cadera izquierda tuve un golpe fuerte que todavía me duele al levantar la pierna. Por suerte, fue menos grave que el anterior”, relata.

Pese a los obstáculos con los que se ha encontrado en los últimos meses, la campeona de España de triatlón en media distancia mantiene intacta las ganas por seguir compitiendo aunque con precaución: “Tengo miedo. Después de la primera vez, tuve miedo a salir en bici, pero al final, tanto me puede pasar en bici como un día caminando por ahí. Hay que seguir adelante. Después de ganar en Elche (en el Triatlón Arenales) vi que volvía a estar a mi mejor nivel. Hacer esa competición y verme tan bien me ayudó a seguir. Sigo con ganas, me gusta entrenar y hacer deporte y creo que eso no lo voy a perder”.

Aída explica que en ambos accidentes, la culpa fue del conductor, pero los dos tuvieron reacciones diferentes: “El primer conductor no se portó nada bien. No sé nada de él. Esta vez, el que me atropelló se preocupó y estuvo allí conmigo”. Aunque la gallega asegura que “hay de todo”, sí es cierto que todavía falta que la gente se conciencie: “Hay mucha gente que no lo respeta y que no se da cuenta de lo importante que es estar atento. La gente tampoco sabe lo que es ir en bici de carretera y los peligros que eso arrastra. Si se imaginasen ellos encima de una bici, igual sí que lo respetarían un poco más o si pensaran que puede ser un familiar o un amigo, también tendrían más cuidado. Somos una vida y no supone nada dejar más distancia e ir más atento”.

La historia de deportistas malogrados mientras entrenan a dos ruedas no es nueva. En Lanzarote, la triatleta Saleta Castro y el famoso deportista extremo amateur Valentí Sanjuan hicieron un vídeo para tratar de mentalizar a la gente sobre el peligro que corren los ciclistas en la carretera. Lo hicieron semanas después de un accidente en el que una pareja salió accidentada. "Por desgracia, no hay conciencia suficiente porque cada semana aparecen noticias de accidentes. Hay atropellos sean mortales o no. También lo ves en las redes sociales donde la gente cuenta sus sustos, acaben en caída mortal, o no", explica Valentí.

Este problema, que puede ser mortal, es algo que no sólo preocupa a los profesionales de la bicicleta y el triatlón, sino también a los aficionados que se lanzan a las carreteras a hacer rutas los fines de semana. Para la Asociacion de Ciclistas Profesionales (ACP), la DGT tiene mucho camino por recorrer, aunque saben que lograrlo será más duro que subir un puerto de primera categoría. El secretario general, Alfonso Triviño, no se muerde la lengua: "Las campañas de la DGT van en la línea de responsabilizar al ciclista de los accidentes porque se coloca mal, se salta normas de tráfico o no lleva casco, pero se habla poco del respeto al ciclista, que es una especie protegida", asegura.

Para este experto en accidentes de ciclistas, la distancia de metro y medio para adelantar es clave, pero hay más soluciones, en lo que a informar a los conductores se refiere: "Hay que concienciar a la gente de las normas de protección hacia el ciclista de una vez, el famoso metro y medio. Otra norma que hay desde 2001 y que a la DGT no le da gana de hacerla pública y difundirla es que para adelantar a un ciclista, siempre que no exista peligro, sí se pueda pisar la línea continúa en donde está prohibido adelantar a otros vehículos. Es una maniobra rápida y si no viene ninguno de frente, se puede hacer con seguridad", concluye Alfonso sobre un problema que no cabe sólo en 150 centímetros,

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios