repasamos las hipótesis sobre su muerte

Drogas y camorra: ¿qué mató a Pantani?

Poco más de una semana ha transcurrido desde que la justicia italiana, más concretamente la Fiscalía de Rímini, decidiera reabrir el caso de la muerte de

Foto: Pantani pudo ser asesinado por relacionar su consumo de drogas con la camorra (Cordon Press).
Pantani pudo ser asesinado por relacionar su consumo de drogas con la camorra (Cordon Press).

Poco más de una semana ha transcurrido desde que la justicia italiana, más concretamente la Fiscalía de Rímini, decidiera reabrir el caso de la muerte de Marco Pantani. Hace diez años, el ciclista de Cesenatico fue hallado muerto en su habitación de la residencia Le Rose y en esta década, la versión oficial tanto de los Carabinieri como de la Justicia era que Pantani se suicidó, voluntaria o involuntariamente, pero Marco se quitó la vida a sí mismo. La presión en estos dos lustros de Tonina, madre del ciclista, y gente de su confianza, ha llevado a reabrir el caso por indicios de asesinato.

Transcurridos estos nueve días desde la reapertura de la investigación, bien vale la pena detenerse un instante a analizar los motivos y la forma que, según gente cercana al Pirata, lo llevaron a la muerte. La realidad sólo podrá ser esclarecida después de otro largo juicio que investigue a fondo lo sucedido en Rímini hace diez años, sobre todo después de quedar en evidencia que las resoluciones obtenidas en aquel momento no eran en absoluto correctas por la cantidad enorme de ‘agujeros’ que permanecían sin llenar en torno al suceso.

La principal hipótesis relaciona a los asesinos (u homicidas) de Pantani con la camorra napolitana. Como era sabido por la mayoría de sus compañeros del pelotón (y en realidad también por la opinión pública internacional), Marco había caído años atrás en una adicción a la cocaína que lo estaba consumiendo. Es por ello que cuando se encontró en su cuerpo una enorme cantidad de cocaína se pensara inmediatamente en una sobredosis como causa de la muerte. Y en realidad fue así, aunque probablemente no porque fuera el propio Pirata el que se la autoadministrase.

Según el periodista Francesco Ceniti (autor del libro In nome di Marco, junto con Tonina Pantani, madre del ciclista), Marco se había relacionado en los últimos meses de su vida con gente de la peor calaña, cuyo único objetivo sería obtener de su relación con uno de los ciclistas más famosos del mundo el mayor dinero posible. Lo más factible es que los asesinos de Rímini estuvieran relacionados con la camorra de la Campania, “zona que era fuente de mucho dinero y que contaba incluso con el apoyo de la mafia rusa”, asegura Ceniti. Tonina había amenazado a esos criminales de “dejar a su hijo en paz o serían denunciados a los Carabinieri”.

Pantani se alojó en la Residencia Le Rose por un solo día, pero finalmente permaneció cuatro. Para Ceniti, Marco estaba esperando encontrarse con los miembros de la camorra con los que se relacionaba. Una vez que le entregaron la cocaína, “es posible que volvieran para advertirle de que desapareciera para no hacerse ver. Puede que sólo fuese una simple advertencia, pero luego la discusión degeneró hasta acabar en la muerte” de Pantani. Una vez comenzada la agresiva discusión, los asaltantes habrían dejado a Marco medio inconsciente, momento que aprovecharon para hacerle beber la cocaína disuelta en agua para que pareciese una simple sobredosis.

A pesar de haber 500 kilómetros entre Nápoles (cuna de la camorra) y Rímini, cuando se trata de dinero y de asesinatos en general, los camorristas se pueden mover por toda Italia dejando su rastro de violencia a su paso. Aun así, la muerte de Marco Pantani a manos de de la camorra no deja de ser una simple hipótesis. Otra posible causa que expone Ceniti es aquella de algunos “falsos amigos” de Marco que en sus últimas semanas de vida se habrían ofrecido a protegerlo de los camorristas para ganarse su confianza y su dinero, aunque en realidad “no hacían nada por él”.

En definitiva, las versiones expuestas por los miembros más cercanos a Pantani revelan que el suicidio queda absolutamente descartado por la cantidad de hechos que revelan su imposibilidad. Sin embargo, no descartan que se trate de un homicidio que pudo originarse por “una pelea banal y no algo premeditado”. Aun así, tanto Ceniti como Tonina Pantani y el resto de los que siempre creyeron que la muerte de Marco no fue un suicidio, esperan conocer toda la verdad con la nueva investigación que se iniciará el próximo septiembre. Sea cual sea la verdad, conocerla será el mejor homenaje que se le puede rendir al Pirata.

Ciclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios