la nba, en guerra contra el nuevo presidente

Tres equipos de la NBA deciden no hospedarse en los hoteles de Trump

Grizzlies, Bucks y Mavericks han decidido no seguir teniendo relación con los hoteles del magnate en Chicago y Nueva York. Hay un jugador hispano que se niega también y no viaja con su equipo

Foto: Marc Gasol, con los Memphis Grizzles (EFE)
Marc Gasol, con los Memphis Grizzles (EFE)

El resultado de las elecciones en Estados Unidos a favor del candidato republicano Donald Trump también tiene repercusiones en el ámbito deportivo, pues al menos tres equipos de baloncesto de la NBA decidieron no volver a hospedarse en los hoteles del magnate y presidente electo. La decisión de estos equipos obedece a que quieren evitar cualquier tipo de relación con Trump, según fuentes cercanas a la liga estadounidense de baloncesto.

Las mismas fuentes aseguraron que los Bucks de Milwaukee, los Grizzlies de Memphis y los Mavericks de Dallas son los equipos que decidieron no volver a hospedarse en los hoteles de Trump en las ciudades de Nueva York y Chicago. Otro equipo más, del cual no se ha querido dar el nombre aunque se aseguró que es de la Conferencia Este, también tomó la decisión de no volver a contratar los servicios del hotel propiedad de Trump en Nueva York.

Ese cuarto equipo seguirá utilizando este año el establecimiento hotelero debido a que existe un contrato de por medio, pero en cuanto acabe su vigencia dejará de hospedarse en él. Tal decisión, indicaron las fuentes, se debe exactamente al mismo motivo que tuvieron los otros tres equipos, la de no querer estar relacionados con el magnate inmobiliario de Nueva York.

Siete equipos más tienen programado alojarse esta temporada en los hoteles de Trump debido a que también se encuentran bajo contrato, aunque para el próximo campeonato estudian la posibilidad de mudarse. Los Bucks, Grizzlies y Mavericks, estos dos últimos enmarcados en la competición de la Conferencia Oeste, así como ocho equipos a los que aún no se desea identificar, se alojan en los inmuebles del presidente electo en Nueva York y Chicago cuando se enfrentan a los Knicks, los Nets de Brooklyn o los Bulls.

Mark Cuban (i), dueño de los Mavericks, junto a Hillary Clinton en un acto de la campaña presidencial estadounidense (Brian Snyder/Reuters)
Mark Cuban (i), dueño de los Mavericks, junto a Hillary Clinton en un acto de la campaña presidencial estadounidense (Brian Snyder/Reuters)

Marc Lasry, copropietario de los Bucks, y Mark Cuban, dueño de los Mavericks, se declararon en su día partidarios de la excandidata demócrata Hillary Clinton, quien hace una semana perdió la carrera por la Casa Blanca ante Trump. Las decisiones de estos equipos como reacción al triunfo electoral de Trump se suman a las declaraciones que han hecho cuatro entrenadores de la NBA: Stan Van Gundy, de los Pistons de Detroit; Steve Kerr, de los Warriors de Golden State; Greg Popovich, de los Spurs de San Antonio, y Doc Rivers, de Los Angeles Clippers.

Todos ellos mostraron públicamente su frustración y decepción por el triunfo de Trump en las pasadas elecciones no tanto por ser el candidato republicano, sino por el discurso que presentó con ofensas permanentes para los grupos minoritarios, mujeres, inmigrantes y personas discapacitadas. Una de las declaraciones más fuertes vino de Van Gundy, quien indicó que Trump es "abierta y descaradamente racista, misógino y egocéntrico".

Por su parte, Popovich, quien normalmente no suele hablar con los periodistas, dedicó ocho minutos para expresar su opinión sobre la elección de Trump y dijo que "todavía me duelo el estómago" por ello. Popovich fue más allá al considerar que no entendía como puede haber tantos millones de estadounidenses que hayan aceptado un lenguaje y comportamiento lleno de "ofensas" permanentes hacia los valores más elementales de convivencia y respeto que se deben enseñar a los niños cuando van al colegio.

"Que esos valores que cada padre inculca y lucha hasta ponerse azul para que sus hijos los asuman y respeten hayan sido pisoteados por el nuevo presidente de nuestro país es algo que no se puede entender", subrayó el entrenador. 

Adrián González (Reuters)
Adrián González (Reuters)

El curioso caso de Adrián González

Además de estos casos de la NBA, con diferencia la liga más reivindicativa de cuantas hay en Estados Unidos, también se han dado algunos casos individuales que sorprenden más incluso que los de los equipos saliendo en masa de los hoteles Trump. Es el caso de Adrián González, una de las mayores estrellas del béisbol, que ha decidio unilateralmente que él no se hospedará en el hotel del magnate, aunque el resto de sus compañeros de equipo sí que tengan allí su residencia temporal. 

Así, cuando llegan a Chicago, el jugador organiza su propio viaje y hace para estar en los sitios acordados a las horas correctas, pero evita permanecer en el establecimiento del nuevo presidente de los Estados Unidos. Es una reivindicación silenciosa, pues él mismo no ha querido darle publicidad al asunto. Y su decisión no es nueva, pues lleva cinco meses haciéndolo.

González asegura que no quiere ser un icono de protesta, rechaza ser Collin Kaepernick, pero tampoco quiere estar en el entorno del nuevo presidente. "No lo hago por publicidad, no quiero que la gente hable de mí por esto, yo no soy así, lo que pasa es que tengo mis valoresy mi moral y quiero vivir con ellos", decía hace pocas fechas, cuando se conoció el asunto en la prensa. 

Ni siquiera quiso hacer una crítica al presidente, entonces aún candidato. "Podéis sacar vuestras propias conclusiones, probablemente será correcta", decía recientemente. González nació en San Diego, localidad estadounidense fronteriza con méxico, hijo de opadres mexicanos y pasó en ese país buena parte de su infancia. 

NBA
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios