el mundo del deporte habla contra el presidente

El discurso completo de Popovich contra Trump: "Me da náuseas lo que ha pasado"

El entrenador de San Antonio Spurs, el más exitoso de todos los de la NBA, no se ha quedado callado ante la elección de un presidente al que considera contrario a los valores humanos

Foto: Gregg Popovich (EFE)
Gregg Popovich (EFE)

Gregg Popovich está considerado universalmente como el mejor entrenador de baloncesto de la actualidad. Los San Antonio Spurs han sido campeones en cinco ocasiones bajo su mando y son el ejemplo de éxito más duradero de toda la NBA. El equipo texano tiene a su técnico como el mayor referente posible, y este, normalmente huidizo con los medios de comunicación, ha decidido no guardar silencio ante la elección de Donald Trump. Popovich es un reconocido demócrata, pero más allá de su filiación, sobre la que tampoco habla con frecuencia, ha estimado oportuno hacer unas declaraciones en las que se muesta durísimo con la designación del magnate como presidente del país. 

Este es el discurso completo: 

"Ahora mismo solo estoy tratando de formular mis pensamientos. Es demasiado pronto. Tengo náuseas por esto. No porque los republicanos ganasen, sino por el desagradable tono de todos los comentarios que han sido xenófobos, homófobos, racistas o misóginos

Vivo en un país en el que la mitad de la gente ha ignorado todo eso para elegir a alguien. Esa es la parte más terrorífica de todo esto para mí. No tiene nada que ver con el medio ambiente o el Obamacare y todas las demás cosas. Vivimos en un país que ha ignorado todos los valores que les enseñamos a nuestros hijos. Serían castigados durante años si actuasen y dijesen las cosas que ha dicho Donald Trump en esta campaña. 

Barck Obama y Gregg Popovich..
Barck Obama y Gregg Popovich..

Miro a los evangélicos y me pregunto ¿esos valores no les importan nada? Todo esos valores son más importantes para mí que la capacidad en los negocios o cualquier otra cosa, porque son los que nos dicen quiénes somos y cómo queremos vivir, el tipo de gente que somos. Es por eso que tengo un gran respeto por [los republicanos] Lindsey Graham, John McCain o John Kasich, con los que no estoy de acuerdo en un montón de cuestiones políticas, pero tienen el suficiente respeto a la humanidad y tolerancia a todos los colectivos para decir las cosas que dijeron sobre ese hombre. 

Eso es lo que me preocupa. Por supuesto, queremos ser exitosos, todos queremos. Todo el mundo quiere tener éxito, es nuestro país, no queremos ir a la quiebra. Pero cualquier persona razonable va a llegar a esa conclusión, y eso no es contrario al hecho de que nos hemos acostumbrado al miedo, a todos esos comentarios, desde el primer día, de desprecio racista que intentaban hacer de Barack Obama, nuestro primer presidente negro, un presidente ilegítimo. Me deja pensando dónde hemos vivido y con quién. 

El hecho es que la gente ahora deja todo eso de lado, empieza a hablar del equipo de transición y que todo vaya a estar bien ahora, que intentaremos hacer un país bueno sin hablar de todas esas cosas. Y veo que ya está echándose para atrás en sus palabras sobre los inmigrantes o el Obamacare y otras cosas, así que todo fue una enorme falsedad, lo que te hace sentir incluso más disgustado y cínico sobre cómo alguien puede usar todo eso para conseguir encender a sus bases. Para ser elegido. Lo que se pierde en el proceso es que los afroamericanos, los hispanos, las mujeres, los gais, por no mencionar la educación de un niño de secundaria que demostró cuando se río de un discapacitado. A ver, vamos, eso es lo que hace un matón de secundaria, y ha sido elegido presidente de los Estados Unidos. Hubiésemos abroncado hasta ponernos la cara azul a nuestros jóvenes tratando de hacerles entender estas cosas. Y ahora está al cargo del país, eso es irritante. 

[El reportero le para y él continua: "no he terminado"]

Está enfadado con los medios porque han informado de lo que ha dicho y cómo ha actuado. Es una ironía, no tiene sentido. Y ese es mi miedo real,  lo que me hace sentir tan mal es que este país está preparado para ser intolerante y no tener la empatía necesaria para entender las situaciones de otros colectivos. Soy un hombre blanco y rico, pero me da náuseas pensar en ello. No me puedo imaginar ser musulmán ahora mismo, o una mujer, o un afroamericano, un hispano o un discapacitado, se deben sentir desamparados. Y los de cualquiera de esos grupos que han votado por él, se va más allá de mi capacidad de comprender, no sé como han podido ignorar todo eso. Mi conclusión final, mi mayor miedo es... que somos Roma".

Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios