Es noticia
Menú
Pau Gasol por fin grita libertad y su sueño sigue pasando por jugar en Nueva York
  1. Deportes
  2. Baloncesto
PERDERÍA DINERO POR VOLVER AL LADO DE JACKSON

Pau Gasol por fin grita libertad y su sueño sigue pasando por jugar en Nueva York

Busca dos o tres años de contrato y un entorno en el que vuelva a sentirse importante. Su prioridad pasa por volver al lado de Phil Jackson, su maestro zen

Foto: Pau Gasol tira a canasta durante un partido de esta temporada
Pau Gasol tira a canasta durante un partido de esta temporada

Pau Gasol es feliz y más lo será si vuelve a encontrarse con su amigo Phill Jackson. No lo oculta. Doce años después ha dejado de ser una simple mercancía. La NBA es así y mientras el jugador que se precie tenga contrato en vigor, está atado de pies y manos. Ahora, el pívot español podrá elegir destino. No le importa perder dinero ante una posible oferta mayor. Pretende encontrar el destino mejor posible. Está en condiciones de poder hacerlo. Quiere un entrenador de su confianza, un estilo de juego que le convenza y, sobre todo, una estructura de club con la que se identifique. Y nadie podrá cambiar su decisión.

Los dirigentes de los Ángeles Lakers le quieren. Al menos así se ha expresado Kupchak. "Nunca un agente libre ha tenido tanta calidad como Gasol", ha dicho el jefe del equipo californiano. Pretenden retener al mejor jugador español de todos los tiempos. Con dinero no pueden convencerle por aquello de la renovación de Bryant y el límite salarial. Con argumentos deportivos menos aún -al menos por el momento-mientras Mike D'Antoni siga en el banquillo californiano. "No me gusta su estilo de juego. Su estilo no me vabien", ha señalado en Marca. Más claro, agua.

En el fondo también hay un resentimiento hacia una franquicia, mejor dicho hacia unos ejecutivos, que en los dos últimos años le estuvieron poniendo en la disyuntiva de vivir permanentemente su último día en Los Ángeles. Perdona, pero no olvida. Está claro que este mismo equipo le dio dos anillos y cuatro presencias en el 'All-Star' pero a día de hoy la opción de seguir de amarillo está bastante alejada del ideario de Pau Gasol.

Tampoco el adiós del público del Stapples fue el que todo el mundo esperaba. Un aplauso sin más pudo servir para cerrar toda una época y dos anillos como jugador de los Lakers. Este es otro detalle que el pivot tampoco olvida y que pesa lo suyo para seguir en California, aunque el principal motivo para descartar a los Lakers no es otro que la presencia del que fuera base.

placeholder

El pívot cumplirá en julio 34 años y sabe que esos 19,3 millones de dólares que ha cobrado la pasada temporadapertenecen ya al pasado. De hecho, el dinero no va a marcar su futuro. Busca dos o tres años de contrato y, de manera especial, un entorno en el que vuelva a sentirse importante, clave en el equipo elegido. El maltrato de los dos últimos años no ha tenido lógica y menos aún cabida en una NBA que suele respetar el estatus del jugador como ninguna otra competición.

Los rumores no cesan, pero la prioridad de Pau es clara y pasa por volver al lado del maestro zen. Phil Jackson ya ha reconocido que quiere tener cerca al pívot, que le encantaría, circunstancia que sería ideal para un Gasol, que busca no equivocarse, no dar ningún paso en falso. Los doce años de experiencia en la NBA juegan a su favor a la hora de elegir la que puede ser su mejor opción.

La Federación Española de Baloncesto, con el Mundial a celebrarse en España a partir del próximo mes de agosto, cruza los dedos. Técnicos y dirigentes pretenden que cuando se inicie la preparación del torneo (Pau ya confesado su deseo de estar con España) su futuro esté despejado y no piense en otra cosa que en la selección.

Pau Gasol es feliz y más lo será si vuelve a encontrarse con su amigo Phill Jackson. No lo oculta. Doce años después ha dejado de ser una simple mercancía. La NBA es así y mientras el jugador que se precie tenga contrato en vigor, está atado de pies y manos. Ahora, el pívot español podrá elegir destino. No le importa perder dinero ante una posible oferta mayor. Pretende encontrar el destino mejor posible. Está en condiciones de poder hacerlo. Quiere un entrenador de su confianza, un estilo de juego que le convenza y, sobre todo, una estructura de club con la que se identifique. Y nadie podrá cambiar su decisión.

Pau Gasol
El redactor recomienda