se presentó la segunda mejor liga del mundo

Ayón se siente en el Real Madrid como en su casa, pero con nuevos inquilinos

La presentación de la Liga Endesa congregó a las principales estrellas del baloncesto español. El Real Madrid presumió de MVP, renovado este verano y con mayor competencia en la pintura

Foto: Gustavo Ayón atrapa un rebote en un partido de Euroliga (EFE)
Gustavo Ayón atrapa un rebote en un partido de Euroliga (EFE)

Quizá el baloncesto español no nada en un océano de dinero, pero es obvio que ese no es el problema de su patrocinador principal, Endesa. Para presentar la temporada no se escatimaron gastos, se desplegó el músculo de una eléctrica en una gala de más de dos horas con humoristas, vídeos, padrinos y, también, un poco de baloncesto. Vuelve ya la pelota naranja, primero con la Supercopa, poco después con la liga regular. Los Juegos quedan solo en el recuerdo, la rutina ya está aquí.

Todo está preparado y, como es costumbre, dos equipos aparecen por encima del resto. El Real Madrid y el Barcelona son dos instituciones que no dependen de las cuentas del baloncesto, siempre exiguas y aceleradas. En los tiempos de bonanza otros afrontaban el verano con presupuestos similares pero ahora, aunque haya visos de recuperación, nadie tiene el potencial suficiente para hacerles frente. 

Entre los dos las diferencias son matices, pero por trayectoria reciente el favorito va de blanco. El Real Madrid es el actual campeón de Liga y de Copa, la temporada anterior logró la Copa de Europa y de nuevo aspira a estar entre los mejores del continente. Ahí sí hay dinero y equipos rusos, griegos o turcos con talonarios suficientes para competir contra los futboleros españoles. El equipo blanco ha perdido a Sergio Rodríguez, una pequeña revolución, pero también ha fichado bien, sobre todo en la zona. A veces, además, no es todo cosa de las incorporaciones sino también la capacidad de retener jugadores de primer nivel a los que les sobran las ofertas. 

Eso es, precisamente, lo que ha pasado con Gustavo Ayón. El pívot mexicano terminó la temporada española como MVP. Por tamaño y talento puede hacer de estrella principal en cualquier equipo de europa, pero en el Real Madrid tiene que compartir las púrpuras con un regimiento de primeros espadas. Podría, él mismo lo sabe, cobrar algo más en otra parte. Tener más protagonismo. Pero ha preferido permanecer. 

No todo es dinero

Ayón es de los que sabe que en la vida no todo es el dinero. Tuvo dudas en verano, dudas importantes, las negociaciones por la renovación se complicaron y llegó a parecer que las partes no iban a tener un acuerdo. Es más, el Real Madrid buscó en el mercado y encontró a Anthony Randolph, estrella europea que comparte posición con el mexicano. No rompieron el contacto en ningún momento y, al final, encontraron un territorio común. 

Es, sobre todo, una cuestión de voluntad. Lo explica Gustavo Ayón hablando de una población que ya es la suya. "Madrid tuvo mucho que ver, estoy contento aquí, es una ciudad que conozco y en la que he vivido durante muchos años". Hay que recordar que el mexicano empezó haciéndose un nombre en el deporte en el Fuenlabrada, que le contrató como joven promesa e hizo de él uno de los mejores jugadores de la ACB.

"No estuve ni cerca ni lejos de dejar el Real Madrid. Creo que así son estas situaciones. Cuando estás en una negociación, valoras cosas y situaciones que a lo mejor otros clubes no te dan. Estuve en una negociación, al igual que mis agentes, y eso era lo que se tenía que marcar. Al final llegamos a un acuerdo donde estamos todos contentos", abunda el mexicano. 

Las circunstancias del verano han hecho que comparta sitio con Felipe Reyes, que ya estaba, y con Anthony Randolph. Piezas de altísimo valor que se tienen que coordinar.  Las palabras a principio de temporada, como es lógico, son de concordia y racionalización de tiempos. "Dentro del equipo no tenemos que tener ninguna competencia, al contrario, tenemos que saber aportar lo que sabemos cada uno y asumir el rol que nos dé Pablo Laso y que nos corresponde hacer dentro del equipo. Al fin de cuentas, el Madrid es así, siempre peleando por todos los títulos y eso es lo más importante", cuenta Ayón. 

No duda el ala-pívot en comentar el movimiento clave de la pretemporada, la salida de Sergio Rodríguez del equipo. El tiempo dirá las consecuencias de su marcha, pero antes de que todo empiece es imposible no pensar en una ausencia de ese calibre. No es solo el talento del base, o su aportación a los éxitos de equipo, es que el espíritu del equipo, la manera alegre de afrontar el baloncesto, era en buena medida cuestión del jugador canario. 

Su ausencia, relevante, no es tenida en cuenta por el mexicano. Es solo una circunstancia más. "Es un jugador con muchísimo talento y con unas cualidades que no se pueden captar en cualquier sitio. Pero vuelvo a lo mismo, el Madrid es un equipo, un grupo de jugadores que se basan en el equipo y no en el talento individual de cada jugador. Habrá otros que puedan hacer el trabajo de una manera diferente pero al final de cuentas lo más importante es el equipo". El discurso tampoco es nuevo, es solo el que hay que decir. Y en el fondo, es razonable, el equipo que más ha ganado en el último lustro, que sigue con la ilusión y un proyecto sólido, no puede dolerse por los individuos. Lo importante, ya se sabe, es el equipo. 

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios