a los 81 años de edad

Muere Bernardino Lombao, pionero en la preparación física y entrenador de Aznar

Bernardino Lombao fue un atleta olímpico que llegó a convertirse en un personaje mediático cuando José María Aznar le fichó para ser su entrenador personal. Un pionero y motivador

Foto: Imagen de Bernardino Lombao saltando a la pértiga
Imagen de Bernardino Lombao saltando a la pértiga

Muere Bernardino Lombao a los 81 años. Uno de los rostros del deporte que se hizo mediático por convertirse en el entrenador personal de José María Aznar cuando éste alcanzó la presidencia del Gobierno. Una persona querida entre los deportistas por su carácter dicharachero, simpático, vitalidad y energía. Colaborador con el movimiento paralímpico. Bernardino Lombao fue un atleta olímpico que compitió en los 400 metros valla y decatlón desde 1958 hasta 1967. Siguió su carrera profesional en la disciplina de balonmano con el Atlético de Madrid en los años 1967, 1968 y 1969. Para continuar su trayectoria como entrenador en las diferentes categorías de la selección española de baloncesto. Fue entrenador de Pablo Laso en la categoria de junior. El entrenador del Real Madrid destaca de él su "energía".

Un especialista en la preparación física que triunfó en la televisión y al que se le consideró un pionero por sus métodos y su peculiar forma de transmitir. Pasional y motivadora. Su trayectoria y su ejemplo le hizo alcanzar niveles más altos. José María Aznar quiso tenerle a su lado cuando se hizo cargo de la presidencia del Gobierno. El objetivo de Lombao era poner en forma a un presidente que pasó de correr diez minutos a ser prácticamente un maratoniano. Eran famosos los ejercicios y carreras de Aznar y Lombao por Pozuelo. El preparador físico consiguió que el presidente del Gobierno tuviera una forma física espectacular. Y un cuerpo esculpido en el que se destacaba, cuando llegaba el verano y se le veía el torso, los abdominales. Aznar sufrió una transformación. De no hacer prácticamente nada de ejercicio a correr 20 kilómetros y seguir una preparación exhaustiva en la que tenía como compañeros, en ocasiones, a atletas de la categoría de Chema Martínez y Marta Domínguez.

La figura de Bernardino Lombao, muy característica por su enorme bigote, cobró una dimensión que llegó a plantear una pregunta de la oposición para comprobar si su sueldo salía de las arcas públicas. "Nunca he cobrado", era la respuesta de Lombado cuando surgía la cuestión. El personaje trascendió al mundo del deporte y aparecía en los programas de televisión para dar los consejos claves para mantener una buena salud. Se refería a una buena alimentación, mucho ejercicio y "dormir al menos nueve horas".

Los elogios a José María Aznar

Con José María Aznar sentía devoción y así se refería Lombao al que llamaba 'presidente': "Cuando nos conocimos siempre hacía la mariconada esa del pádel. Corría diez minutos y se moría. Ahora aguanta 18 o más kilómetros porque tiene una enorme fuerza de voluntad y un cierto talento. Aznar se lo toma muy en serio y no como otros políticos, que solo corren para hacerse la foto. José María es especial. Como él hay pocos".

Entre los deportistas dejó huella y muchos de ellos hoy le despiden y recuerdan con nostalgia. Entre ellos están los mensajes de Fernando Romay, que subraya su simpatía y "manera de comerse la vida a bocados". También se une al dolor y el recuerdo Alfonso Reyes. El presidente de la asociación de baloncestistas, que sigue en su lucha particular para contar cómo evoluciona después de pasar el coronavirus y es crítico con la gestión de los políticos, cuenta que fue un personaje que marcó a los jóvenes de su generación. Se trató de una persona que dejó un calado en una época y una generación de personas que destacaban de él, principalmente, su carácter motivador para hacer ejercicio y darle mucha importancia a la forma física.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios