La censura a Alfonso Reyes por ser un 'martillo' en la crisis del coronavirus
  1. Deportes
  2. Baloncesto
le dan un toque por incumplir las reglas

La censura a Alfonso Reyes por ser un 'martillo' en la crisis del coronavirus

La mensajes críticos de Alfonso Reyes contra la gestión del Gobierno en el coronavirus ha acaparado a detractores que le han denunciado por beligerante y manipulador

placeholder Foto: Alfonso Reyes, presidente de la asociación de baloncestistas españoles.
Alfonso Reyes, presidente de la asociación de baloncestistas españoles.

La censura llega a las redes sociales en pleno confinamiento. Esto es al menos lo que se deduce del mensaje que publica el rostro del deporte más crítico con la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus. Alfonso Reyes, el martillo de los políticos, se levanta este jueves con una mala noticia. “Parece que tu cuenta incumple la política de Twitter relativa al spam. Se limitará tu capacidad de seguir, dar Me gusta y retwittear durante el siguiente periodo de tiempo”, es el mensaje que muestra y que remata, de su propia cosecha, con un ‘Muy bien…’.

Al presidente de la asociación de baloncestistas españoles (después de ir superando su particular drama) le dan un toque porque, no se sabe quién o quiénes, le denuncian por incumplir las reglas de la red social. Deben entender que es un manipulador, mentiroso o que abusa de los mensajes para generar conflicto, confusión, crispación o algún tipo de campaña de tono agresivo, violento y con vehemencia… Es un recorte a la libertad de expresión, así lo ven muchos de los seguidores que le apoyan en el último mes que lleva más activo con diferentes tipos de mensajes en su cuenta.

Alfonso Reyes, ex jugador de baloncesto del Estudiantes y el Real Madrid, es un personaje público que no tiene la cuenta verificada y al que siguen poco más de 34.000 personas. Pero sus mensajes, directos, críticos, ácidos, irónicos, informativos y solidarios han recibido cientos de retuits y comentarios de todo tipo. Empezó contando los primeros síntomas del coronavirus, la fiebre, la pérdida del gusto, el cansancio, agotamiento físico y anímico, el ingreso en un hospital y siguió activo con una postura de indignación en la gestión de la crisis sanitaria como la compra de test defectuosos o la incomprensión de ver al ministro José Luis Ábalos soltar una sonrisa en una comparecencia.

Un espíritu crítico

Su actividad fue acaparando a detractores que le han ido denunciando por el exceso de actividad, que deben interpretar como beligerante y manipuladora. Hasta el punto de que esta semana empezó a recibir insultos que le califican de franquista, fascistas y nazí. Todo tipo de improperios que ha ido recogiendo y mostrando, con un sentido del humor e ironía que le ha servido para ir superando la enfermedad del bicho. “Ser un huelenalgas heteropatriarcal machista comeniños imperialista judeomasón es lo que tiene”, es el siguiente mensaje que escribe en su cuenta de twitter, después de recibir el aviso de estar incumpliendo las reglas del buen uso de la red social.

¿En qué se basa la red social para denunciar un mal uso? Es la pregunta que se hace y se tienen que estar haciendo muchos cuando realmente existen cuentas anónimas que son denunciables y sobrepasan el delito. Alfonso Reyes tiene nombre y apellidos. Y seguidores que le apoyan y le dan las gracias por relatar en primera persona la enfermedad. También por dar su opinión. Está más activo en este último mes porque ha decidido contar cómo es el día a día de un enfermo de coronavirus y ha pasado a la acción para mostrar su malestar con los políticos. Tiene un espíritu crítico. ¿Pero se le puede calificar de manipulador? Es, sin más, una visión disconforme de algunas explicaciones que han dado los responsables del Gonierno y autoridades sanitarias como Fernando Simón.

Discrepar, opinar y discutir no tiene porque interpretarse como un ataque de abuso. Más cuando el que lo hace no se refugia en el anonimato. Otros rostros del deporte también han sido activos en esta crisis sanitaria. Como el ex seleccionador Javier Clemente y ex futbolistas como Salva Ballesta, Iván Campo y García Calvo. Crítico ha sido Vicente Del Bosque contra los que hacen 'caceroladas' al Gobierno. Pero Del Bosque no tiene redes sociales. A Alfonso Reyes le quieren censurar y ninguno de sus mensajes, por muy en contra que se pueda estar de su opinión, tienen un tono de faltar al respeto.

Coronavirus Vicente del Bosque José Luis Ábalos Censura
El redactor recomienda