ganó en la primera prueba de la diamond league

Semenya vuelve tras la polémica sobre su sexo y asombra antes de Río

La atleta sudafricana, estigmatizada tras ganar el oro en el Mundial 2009, ha ganado en Doha su primera carrera de la Diamond League desde 2011. "Me siento muy bien", dijo tras la victoria

Foto: Semenya ganó en Doha la primera prueba del año en la Diamond League (Ibraheem Al Omari/Reuters)
Semenya ganó en Doha la primera prueba del año en la Diamond League (Ibraheem Al Omari/Reuters)

La pasada semana, Caster Semenya venció en los 800 metros de la reunión de Doha (Catar). Fue el primer triunfo en la Diamond League en cinco años y su mejor resultado desde que consiguiera la medalla plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Desde entonces, la carrera de la atleta sudafricana comenzó una cuesta abajo que la llevó a un agujero del que empieza a salir ahora, justo a tiempo para volver a asombrar en Río como hizo en Berlín hace siete años.

En el Mundial de 2009, Semenya, que solo tenía 18 años, ganó el oro con una facilidad asombrosa. Al toque de campana, la sudafricana se colocó en cabeza y puso un ritmo inalcanzable para el resto. En la recta, mientras sus rivales llegaban crispadas a meta, su rostro permanecía impasible en los últimos metros de una carrera que la lanzó al estrellato, pero que también fue el comienzo de su pesadilla. A partir de ahí, nada volvió ser lo mismo.

Semenya vuelve tras la polémica sobre su sexo y asombra antes de Río

Antes de su victoria ya se había generado una importante controversia sobre su sexo. Su aspecto musculado y masculino y su enorme superioridad llevaron a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) a realizarle varios test para determinar su sexo. La gestión que hizo la federación internacional fue muy criticada. Durante varios meses, Semenya estuvo en la diana y su caso alcanzó incluso una dimensión política.

La IAAF tardó casi un año en permitirle volver a competir y otro más en establecer una regla, la norma de hiperandrogenismo, para tratar casos similares. Esa norma sustituyó a los reconocimientos visuales o análisis de cromosomas, pero el año pasado el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) la anuló tras una denuncia de la atleta india Dutee Chand. El tribunal obligó a la IAAF a suspender dos años su aplicación hasta que demuestre que el exceso de producción de testosterona es ua ventaja. Hasta entonces, la producción de esa hormona no será un criterio válido para determinar quién puede competir en cada categoría.

Después de que la IAAF le permitiera volver a competir, Semenya ganó dos medallas más (plata en Daegu 2011 y Londres 2012), aunque nunca volvió a acercarse al 1:55.45 con el que ganó el oro en 2009. La atleta que le ganó en esos dos campeonatos, la rusa Mariya Savinova, está bajo sospecha: en el informe de noviembre de 2015 con el que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) demostraba prácticas de dopaje masivo en Rusia también se pedía la suspensión de por vida de la campeona olímpica y mundial.

"Si no fuera por mi familia, no creo que hubiera sobrevivido", confesó hace un año en una entrevista a la 'BBC'. Durante casi dos años, en los que sufrió una lesión de rodilla, Semenya desapareció del mapa. Se refugió en Potchefstroom (Sudáfrica), donde podía compaginar estudios y atletismo, y comenzó a entrenar con Jean Verster, el entrenador que la ha recuperado para el primer nivel. El 2015 no fue un gran año en cuanto a resultados (acabó octava en el Mundial de Pekín), pero en el 2016 parece que será diferente.

Semenya vuelve tras la polémica sobre su sexo y asombra antes de Río

La victoria en Doha (1:58.26, mejor marca mundial del año) es el segundo aviso de Semenya a sus rivales esta temporada. Hace menos de un mes, en el Campeonato de Sudáfrica, dio una exhibición al ganar en el mismo día los títulos de 400, 800 y 1500. En menos de cuatro horas, la atleta consiguió unas marcas de 50,74, 1:58,46 y 4:10.91, las dos primeras las mejores del año en ese momento.

"Me siento muy bien este año. Estoy centrada en lo que estoy haciendo", declaró tras ganar en la capital catarí. "Mi preparación ha ido muy bien, pero no puedo decir que haya habido muchos cambios en mi entrenamiento o en mi actitud". La temporada de Semenya está enfocada a llegar en el mejor momento al 20 de agosto, día de la final olímpica de 800 metros. Es posible que doble y dispute también los 400, pero las dos vueltas a la pista son su prioridad. La atleta sudafricana quiere la medalla que se le escapó en Londres. "El principial objetivo es ir a los Juegos y ganar la medalla de oro", dijo tras vencer en Doha. En tres meses veremos si lo consigue.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios