Es noticia
Menú
El secreto de la explosión de Vinícius, el líder del Real Madrid al que solo frena el covid
  1. Deportes
AHORA TAMBIÉN ES GOLEADOR

El secreto de la explosión de Vinícius, el líder del Real Madrid al que solo frena el covid

El delantero está viviendo su despegue en la presente temporada, donde se ha convertido en una de las grandes referencias del equipo, pero ahora se ha visto afectado por el covid

Foto: Vinícius celebra su gol ante el Sevilla. (EFE/Ballesteros)
Vinícius celebra su gol ante el Sevilla. (EFE/Ballesteros)

El Real Madrid está viviendo un gran comienzo de temporada. Al conjunto blanco le están saliendo las cuentas en el inicio de curso, sobre todo por la solidez que está teniendo como equipo. Se está viendo un bloque, con un centro del campo especialmente entonado y que domina los partidos con gran solvencia. Pero, por si fuera poco, los madridistas también está funcionando a las mil maravillas en las dos áreas, con un nombre propio que ha cambiado el panorama: Vinicius.

El brasileño está firmando números de verdadero crack mundial, demostrando que la apuesta que hizo el Real Madrid hace ya cuatro años por él no era equivocada y que está llamado a ser la gran referencia del equipo de Carlo Ancelotti. Un jugador de futuro pero, sobre todo, de mucho presente. De hecho, solo hay que ver los datos: desde que volvió de jugar la Copa América, ha jugado en todos los partidos... salvo los que se pueda perder ahora tras dar positivo en covid-19.

El coronavirus ha sido el único capaz de frenar a Vini este curso, después de convertirse en un jugador importante para Ancelotti y demostrarlo coin sus actuaciones en el campo. Tres años y medio después de su llegada al club, está demostrando por qué la entidad blanca hizo un esfuerzo tan grande por ficharle. Y es que el conjunto del Santiago Bernabéu se lanzó con todo a por él y sería en julio de 2018 cuando se harían con sus servicios. Pronto derribaría todos los muros del equipo.

Foto: Ancelotti, el gran artífice de éxito blanco. (Reuters/Juan Medina)

La idea del equipo era clara: ir despacio con Vinicius, que se fuera adaptando al nuevo club y quemando etapas con pasos firmes, pero su determinación pronto sorprendió a todo el mundo. A pesar de hacer la pretemporada con el primer equipo e, incluso, jugar el Trofeo Santiago Bernabéu, Vinicius comenzó jugando con el Castilla, pero sus números confirmaban que la categoría se le quedaba pequeña: tres goles y una asistencia en los primeros cuatro partidos confirmaban su nivel.

El entonces entrenador, Julen Lopetegui, decidió darle la alternativa en el primer equipo, pero no sería hasta la llegada de Santiago Solari donde comenzaría a tener continuidad. Su velocidad, desborde y regate pronto encandilaron a la afición blanca, que solo le ponía un 'pero': el gol. Vinicius lo hacía todo bien, pero le faltaba puntería, esa tranquilidad para definir. Terminó por ganarse el corazón de la afición aquel día que, lesionado, se retiró roto entre lágrimas en el partido ante el Ajax.

A partir de ahí, se convirtió en un jugador del primer equipo con todas las letras, pero sin demasiada continuidad. Jugó muchos partidos, pocos de ellos completos y no todos como titular, pero siempre estuvo entre los 13 jugadores más utilizados por Zinedine Zidane. Con Vini en el campo, todo cambiaba: quizá no llegaban tantos goles como se esperaban de él, pero su presencia empujaba al equipo rival 20 metros hacia atrás, generaba ocasiones y siempre era una gran opción de peligro.

placeholder FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.
FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez.

¿Qué decidió entonces hacer Vinicius? Consciente de que lo tenía todo, pero solo le falta decidir bien en los últimos metros, se lanzó a entrenarlo. ¿Cómo? Durante varios meses, cada tarde después de entrenar, volvía a las instalaciones del club con varios jugadores del Castilla para ensayar disparos a puerta. Sabía dónde estaba el problema: es el mejor del mundo en la aceleración, pero necesitaba aprender a decelerar para decidir con la cabeza más fría, ese segundo de calma extra.

Ahora, un curso después, se han juntado varios factores para convertirle en uno de los jugadores más destacados de Europa: suma doce goles y siete asistencias entre Liga y Champions, es el tercer máximo anotador del campeonato nacional y, con una media de tres regates por partido, es de los mejores dribladores del mundo. Su sacrificio por seguir mejorando, encontrar la pausa para definir mejor y la continuidad que le ha dado Carlo Ancelotti han sido básicas para el despegue del jugador.

La temporada 2021-22 ha sido la del despegue de un Vinicius que está llamado a conseguir grandes logros. No está de más recordar que solo tiene 21 años y que, por delante, tiene una más que prometedora carrera deportiva. Ahora, este curso, no solo suma regate, descaro y velocidad, sino que aporta gol y asistencias a un equipo que está de dulce. Su conexión con Karim Benzema está siendo fundamental para el equipo, pero Vini quiere más: sabe que él puede ser el futuro del Real Madrid... aunque, eso sí, tendrá que estar algún partido en el dique seco tras convertirse en uno de los últimos positivos por covid-19 en la casa blanca.

El Real Madrid está viviendo un gran comienzo de temporada. Al conjunto blanco le están saliendo las cuentas en el inicio de curso, sobre todo por la solidez que está teniendo como equipo. Se está viendo un bloque, con un centro del campo especialmente entonado y que domina los partidos con gran solvencia. Pero, por si fuera poco, los madridistas también está funcionando a las mil maravillas en las dos áreas, con un nombre propio que ha cambiado el panorama: Vinicius.

El redactor recomienda