Di Stéfano y la llamada 'Secreta'
  1. Deportes
REAL MADRID

Di Stéfano y la llamada 'Secreta'

"Antes de comenzar esta jornada he de comunicarles a los socios presentes que nuestro presidente de honor, don Alfredo di Stéfano, no ha podido asistir a

placeholder Foto: Di Stéfano y la llamada 'Secreta'
Di Stéfano y la llamada 'Secreta'

"Antes de comenzar esta jornada he de comunicarles a los socios presentes que nuestro presidente de honor, don Alfredo di Stéfano, no ha podido asistir a causa de una leve indisposición". De esta forma, Ramón Calderón intentó justificar el pasado domingo 18 de mayo la ausencia de 'La saeta rubia" del centro de la mesa principal del salón del hotel Auditorium, donde se celebró la Asamblea General Extraordinaria del Real Madrid.

Pero a Di Stéfano no le pasaba nada de nada. La salud del jugador más legendario del club blanco sigue siendo de hierro. ¿Por qué se ausentó, si no lo había hecho nunca desde que Florentino Pérez le nombró presidente de honor, allá en 2000? En la tarde del sábado, don Alfredo recibió una llamada telefónica en la que se le avisó de que no acudiera a la asamblea porque "iba a haber mucho ruido". El interlocutor de Di Stefano era de su máxima confianza así que no dudó en nada de sus palabras. Por la mañana, el presidente de honor telefoneó a un empleado del club para decirle que no iba a acudir a la asamblea. Di Stéfano no mintió porque no se excusó con problemas de salud ni nada parecido. Él ha hecho siempre lo que ha entendido lo más conveniente. Luego pasó lo que pasó, que se armó la ‘marimorena’ y a Calderón le dieron un manteo histórico al grito de "¡Dimisión!".

Es por eso que Calderón está con la mosca detrás de la oreja. Si las relaciones entre él y Di Stéfano eran frías (el símbolo madridista tiene un bajísimo concepto del actual presidente), ahora están congeladas. Calderón no se siente traicionado, en cualquier caso, porque es consciente de lo que Di Stéfano piensa de él.

Y así pasó lo que pasó. La junta directiva tenía alquilada una salita contigua a donde se celebró la asamblea. Nada más concluir, Calderón se sentó en una silla y permaneció 'desenchufado' durante al menos cinco minutos. "Parecía ido", afirma uno de sus colaboradores. Todos le daban ánimos al tiempo que proferían gritos (la mayoría irreproducibles) contra Florentino Pérez y su familia.

Ramón Calderón Alfredo di Stéfano