HAY MUCHOS TIPOS DE APARATOS

Los mejores termómetros de bebé para medir su temperatura a cualquier hora

Un elemento imprescindible en todo hogar es un termómetro y, más aún, si hay un bebé en la familia

Foto: Los mejores termómetros de bebé para medir su temperatura
Los mejores termómetros de bebé para medir su temperatura
Autor
Tiempo de lectura12 min

La fiebre es el aumento de temperatura del cuerpo en respuesta a una enfermedad. La frecuencia con la que se tiene y los grados de temperatura son información clave a la hora del diagnóstico de un pediatra. Por eso, no podemos fiarnos sólo de poner la mano en la frente. Se necesita saber la temperatura exacta y, para ello, lo mejor es tener un termómetro a mano.

Los termómetros de mercurio eran empleados antiguamente pero, desde hace unos años, la Unión Europea prohibió estos aparatos para su uso doméstico por su peligrosidad. Los termómetros de mercurio son de cristal y por lo tanto se pueden romper fácilmente y desprender el mercurio, altamente tóxico.

Si lo que queremos es tomar la temperatura a nuestro bebé, lo mejor es decantarnos por cualquiera de los modelos que existen hoy en día. Hay multitud de tipos de termómetros, desde los digitales a los de galio, pasando por los infrarrojos, los de chupete, los de oído o las tiras plásticas. Estos son, a nuestro juicio, los mejores termómetros para bebé del mercado.

El mejor, nuestra elección: Termómetro para bebés HYLOGY

El 63% de las opiniones de los usuarios de Amazon le dan 5 de 5 estrellas. Numerosos usuarios destacan que se pueda usar tanto para medir la temperatura en la frente como en el oído. Para Saioa lo importante es que "he tomado la temperatura mientras dormía el niño y ni se ha enterado". Javier destaca que "es muy fácil de usar, (hasta la abuela lo usa para medir la temperatura de mi hijo) ", mientras que para Mariana lo más importante es que “es un termómetro muy preciso". El termómetro está equipado con tecnología de infrarrojos médicos de vanguardia y proporciona lecturas de temperatura instantáneas precisas en 1 segundo. Por lo tanto, se convierte en un termómetro confiable y que te da la temperatura casi al instante. Además, al tener el modo mudo, que garantiza el silencio, se puede medir la temperatura del bebé sin despertarlo, y se apaga automáticamente en 30 segundos si no hay ninguna operación.

Termómetro para bebés HYLOGY
Termómetro para bebés HYLOGY

Permite medir temperatura del oído (solo para niños mayores de tres meses) y tiene varios modos: de frente (para todas las personas), de temperatura del objeto (botella de medición, agua de baño, alimentos, etc.) o de temperatura ambiente (temperatura ambiente). Además, se pueden almacenar y recuperar las últimas 20 lecturas, lo que le permite hacer un seguimiento fiable a la evolución de la temperatura del bebé. La pantalla LCD permite que las lecturas de los valores medidos se muestren claramente, con lo que nos facilita la toma por la noche. Además, tiene luz de fondo de dos colores y se activa la alarma y la pantalla en rojo cuando hay fiebre. También dispone de una bolsa que nos facilita el transporte y almacenamiento.

COMPRAR EN AMAZON

Segunda opción: Termómetro digital multifuncional SVMUU

Con un 4,2 sobre 5 de estrellas las principales opiniones de los usuarios destacan su precisión. Como es el caso de Pablo que comenta que hace "mediciones rápidas y bastante precisas y, lo más importante, poder controlar la temperatura de un enfermo sin tener que despertarlo". Frida, por su parte, explica que es “bastante preciso. La temperatura ambiental coincide y la lectura en frente es correcta también”.

Termómetro digital multifuncional SVMUU
Termómetro digital multifuncional SVMUU

Es un termómetro muy preciso con rango de ± 0.3 ˚C, ya que cuenta con un con un excepcional microchip y un sensor de alta sensibilidad. Permite tomar la temperatura de la frente, pero también la del oído o la de otros objetos (leche, alimentos, agua de baño o el ambiente). Es un termómetro de oído adecuado tanto para la familia como para el hospital, después de potentes ensayos clínicos realizados por expertos médicos y pediatras. Con certificado CE / FDA / ROHS, está recomendado por el sector sanitario. Higiénico y no tóxico, es más seguro que el termómetro de mercurio tradicional. Tiene 20 lecturas de memoria para realizar seguimiento, alarma de fiebre y distinción por colores (verde temperatura dentro de lo normal y roja con fiebre) y modo silencioso. La retroalimentación es LED de color y lleva un apagado automático para ahorrar energía.

COMPRAR EN AMAZON

Alternativa: Termómetro para bebés DrKea

El termómetro Drkea es un termómetro para la fiebre profesional y preciso de modo dual para bebés, niños y adultos. Tiene 4 sobre 5 estrellas de valoración. Joaquín muestra así su opinión: "Es perfecto. Era lo que buscaba y tiene buena relación calidad-precio".

Termómetro para bebés DrKea
Termómetro para bebés DrKea

Este termómetro de infrarrojos se puede colocar en la frente u oído sin molestar al bebé. Tiene una configuración sencilla. Pasa de medir la temperatura del oído a la frente y a la habitación con un solo botón y dispone de un icono claro para mostrarte la función seleccionada. Cambia fácilmente entre grados centígrados y Fahrenheit manteniendo pulsado el botón "MEM" durante 3 segundos.

COMPRAR EN AMAZON

¿Cómo elegir un termómetro para bebés y qué tener en cuenta antes de comprar uno?

A la hora de hacerse con un termómetro para bebés es importante tener en cuenta varios factores que pueden ayudarnos a decirnos por uno u otro modelo.

  • Precisión. Lo más importante de un termómetro es que mida la temperatura correctamente. No sirve de nada que sea muy intuitivo si el dato es erróneo.
  • Usos. Tenemos que saber si sólo queremos el termómetro para medir fiebre o si queremos conocer la temperatura de los alimentos, el agua de la bañera o el ambiente. En función de lo que necesitemos, deberemos elegir una opción u otra.
  • Complejidad. Cuánto más nos facilite la medición de la temperatura del bebé mejor. Los niños se ponen nerviosos, se lo quitan, lloran. Si el manejo es sencillo y rápido nos ayudará a pasar estos momentos con los niños de mejor forma. Además, si los dejamos al cuidado de otras personas, es mejor que tengan a su alcance un aparato que sea fácil de usar y no complicarles la vida.
  • Energía. Se aplica en termómetros digitales. Por lo menos, una batería de calidad debería dudar al menos un año.
  • Memoria. Los termómetros que guardan los resultados son muy útiles en los niños y en enfermedades como la gripe.
  • Precio. Depende mucho de los factores anteriores, sobre todo la marca y el tipo. El más sencillo digital puede estar en torno a los 8 ó 10 euros. Los 4 en 1, con alarma, modo en silencio, memoria, etc. pueden rondar sobre los 20.

La temperatura corporal normal de un bebé sano está entre los 36 y los 38 grados

También es importante atender al tipo de termómetro, ya que existen varios modelos.

  • De mercurio: como hemos comentado, pese a su precisión, en la Unión Europea están prohibidos por su alta toxicidad tanto para las personas como para el ambiente.
  • De galio: en sustitución al anterior se buscó otro material igual de fiable. El galio es así, pero el inconveniente que tiene es que hay que estar mucho tiempo con él debajo de la axila (4 minutos) o en el recto (2 minutos).
  • Digitales: tienen unos transductores y circuitos electrónicos que convierten en números digitalizados las variaciones de la temperatura. Su resistencia eléctrica varía en función de la tensión obtenida, y se pueden configurar en escalas Celsius o Fahrenheit. Cuentan con pantallas LCD y también con múltiples funciones que son muy útiles.
  • Infrarrojos: no se necesita el contacto físico con el bebé, ya que se colocan a unos 5 centímetros de su frente u oído. Sin embargo, puede haber alguna variación ambiental. Estos son más usados en niños y ancianos que en adultos, para no molestarlos, por ejemplo, mientras duermen.
  • De chupete: se introduce en la boca del bebé. Si el niño no usa chupete, puede que no dé resultado, porque le costará mantenerlo en la boca y succionar.
  • De oído: cuentan con una sonda flexible para colocarla en el canal auditivo. Algunos de infrarrojos se usan para la frente y oído y, simplemente, hay que esperar a que se muestre la temperatura en la pantalla.
  • Tira plástica: se coloca en la frente o en la muñeca a modo pulsera, pero no es muy fiable.

¿Qué es un termómetro?

Un termómetro es un aparato que sirve para medir la temperatura. Se le atribuye la creación a Galileo Galilei porque fue el primero en crear el termoscopio (un dispositivo que mostraba los cambios de temperatura).

¿Para qué sirve y cómo se usa un termómetro?

La principal función de un termómetro es la de medir la temperatura. La amplia variedad que existe se debe a los distintos usos. Desde el más conocido, para medir la fiebre humana, hasta los que se usan en la producción industrial y que deben soportar temperaturas muy altas. También están los que se utilizan para medir el ambiente, otros para el vino o la cocina, etc.

Tipos de termómetros para bebés

Hay algunos termómetros que se adaptan mejor a las características propias de un bebé. No son fáciles de convencer y menos cuando están dormidos. Por eso, para los bebés los más habituales son:

  • Termómetros digitales de frente: se mide con infrarrojos. Algunos necesitan contacto con la piel y otros no.​
  • Termómetros de oído: el infrarrojo se dirige en el canal auditivo.
  • Termómetro de chupete: los expertos no se terminan de poner de acuerdo sobre si son fiables o no.
  • Termómetros de tira plástica: cambian de color dependiendo de la temperatura, pero tampoco son de los más fiables.
  • Termómetros digitales: los más habituales. Se usan tanto en adultos como en bebés. Se colocan en la axila, boca o recto y se suele tardar en torno a un minuto.

¿Cuándo se considera fiebre alta?

La febrícula es de 37º a 37,5 ºC. Es cuando se dice coloquialmente que "se tienen algunas décimas", y nos indica que algo no va bien. En adultos se suele hablar de fiebre a partir de 37,5 ºC, pero en los bebés y niños a partir de 38 ºC.

¿Cuál es la temperatura normal de un niño de 0 a 5 meses?

La temperatura de una persona puede variar de una a otra y cambia dependiendo del momento del día en que se tome. Hay diferentes factores que influyen (la temperatura del ambiente, si se ha ingerido alimentos, si se ha hecho ejercicio…) Pero los rangos de temperatura normal son desde el 35,8 hasta 37,3 ºC. Por encima, se considera febrícula. Para los bebes los rangos son exactamente los mismos que para los adultos.

¿Cómo saber si un bebé tiene fiebre sin termómetro?

Hay síntomas que dan pistas muy fiables parar saber si el bebé tiene fiebre, aunque en ese momento no tienes un termómetro a mano.

  • Temperatura de la piel: la temperatura se siente al tacto. Si colocas la mano en la frente podrás sentir si está caliente. No toque las manos o pies porque podrían estar fríos, aun teniendo la temperatura alta.
  • Piel sonrojada: a veces aparecen 'coloretes' en las mejillas. En las pieles más oscuras se nota menos.
  • Ojos brillantes: los ojos vidriosos, como si fuera a llorar, es otra de las características.
  • Sensación de sed: debido al calor y deshidratación.
  • Decaimiento: producido por el malestar intrínseco de la fiebre
  • Dolores: a veces produce dolores de cabeza o sensación de pesadez.
  • Sensación de frío o calor: puede producir escalofríos o, por el contrario, sensación de mucho calor.
  • Frecuencia respiratoria: en ocasiones también aumenta la frecuencia respiratoria.

¿Cuál es la temperatura más alta para un bebé?

La mayoría de los médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) coinciden en que la temperatura corporal normal de un bebé sano está entre 36 y 38 grados centígrados (97 y 100.3 grados Fahrenheit). Si la temperatura rectal de tu bebé supera los 38 grados ºC (100.4 F), tiene fiebre.

Dependerá de la edad y el estado del bebé para proceder de una forma u otra. Con bebés menores de tres meses hay que acudir al médico si tiene fiebre. Podría tener una infección, inflamación o una enfermedad grave. La dentición no causa habitualmente fiebre superior a 38,2 ºC

Si es mayor de 3 meses, lo importante es observar su comportamiento. Si tiene buen ánimo e ingiere líquidos no es necesario acudir al médico. Por el contrario, pasadas las 24 horas sigue con fiebre o aumenta, llévalo a un profesional.

Tener un termómetro a mano es imprescindible en cualquier casa en la que viva un bebé

La AAP recomienda llamar al doctor si tu niño tiene entre 3 y 6 meses de edad y presenta una temperatura de 38.3 grados, o bien, si tiene más de 6 meses y una temperatura de 39.4 grados o más.

¿Cómo hacer que la fiebre baje rápido?

A continuación, te damos algunos consejos útiles para bajar la fiebre:

  • Evitar exceso de ropa: quitar algunas prendas si está muy abrigado, para evitar más calor.
  • Hidratar: asegurarse de que ingiera líquidos para que no se deshidrate.
  • Regular el ambiente: la temperatura no debería superar los 21 grados.
  • Baño de agua tibia: el agua templada ayuda a dispersar el calor. No debe estar demasiado fría, puesto que el choque de temperatura puede perjudicar al niño.
  • Paños húmedos de agua: refrescar la nuca y la frente con un paño mojado con agua tibia, que no esté fría.

¿Cuáles son los termómetros para bebés más recomendados?

Algunas marcas que recomendamos por su relación calidad precio y por la opinión de los usuario son Hylogy, SVMUU ,Medisana, Drkate,Braun y Beurer. Todos ellos puedes encontrarlos en farmacias, en tiendas de bebés especializadas, en grandes almacenes o en multitud de tiendas online.

Con esta rápida guía de compra, hacerte con un termómetro para bebé será más fácil: analiza tus necesidades, valora todas las opciones y compra el mejor termómetro de bebé barato que necesitas.

DeCompras

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios