Música: Alejandro Sanz: El éxito es un monstruo que te sobrepasa. Es más cómodo ser normal
20 años después del histórico disco 'Más'

Alejandro Sanz: "El éxito es un monstruo que te sobrepasa. Es más cómodo ser normal"

El Festival de Málaga presenta un cuidado documental sobre la estrella. Sus orígenes, su comienzo (no tan fulgurante) y el 'making of' de su último gran concierto en Madrid

Foto: Alejandro Sanz durante un concierto en Estepona.(Gtres)
Alejandro Sanz durante un concierto en Estepona.(Gtres)

¿Dónde están las claves del éxito? ¿Qué es el éxito, por cierto? Un monstruo que vino a verlo, “que te sobrepasa”. “Es mucho más cómodo ser una persona normal”. Lo afirma Alejandro Sanz, que ya ha cumplido una trilogía de concierto, libro y documental 20 años después de ‘Más’, el disco que más ha vendido en la historia de la música española: 2,2 millones de copias. El segundo es ‘El alma al aire’ (2000): 1,3 millones.

“Esa cifra no se va a poder batir. En ese momento no había llegado ni la piratería ni la digitalización de la industria. Yo calculo que ya en 'El alma al aire' hubo un millón de copias piratas”, dice Oscar García Blesa, codirector y guionista de ‘Sanz: lo que fui es lo que soy’ dirigida por Alexis Morante y estrenada ayer en el Festival de Cine de Málaga. También ya en la cartelera de los cines.

Sanz se encuentra recluido en el estudio de grabación que tiene instalado en su casa de Miami. Estamos antes un recorrido por canciones, fracasos, familia, éxitos (por supuesto) y procesos creativos, él mismo en el que está inmerso. García Blesa es íntimo amigo del cantante desde 1993. “Cuando consigues ser su amigo, lo eres para siempre, aunque lleves cinco años sin verle y es como si no hubiera pasado el tiempo”, narra el guionista en la terraza del hotel Málaga Palacio sentado junto a Morante, que también estrena en Málaga un documental sobre Camarón de la Isla.

El director está especializado en trabajos audiovisuales con músicos. Ya ha elaborado uno con Bunbury. “Cuando entras así en el territorio íntimo de un artista como él tienes que abordarlo con el máximo respeto. Éramos un equipo de cinco personas en una aventura”, explica a este diario el cineasta, natural de Algeciras.

Había llegado el momento para Alejandro Sanz, que dialoga con Alejandro Sánchez Pizarro, sus apellidos no artísticos, de recapitular su carrera, sinfonía de melodías pop, voz aflamencada, canciones pegadizas y allí fue a Jarandilla de la Vera (Cáceres) con sus músicos, los de esta época y los de hace 20 años, un retiro “para ensayar a gusto” el concierto del 24 de junio de 2017 en el Vicente Calderón.

"Hijo, un artista sale uno entre un millón”, le decía su madre, que quería que estudiara oposiciones y trabajara en un banco"

El documental ofrece un viaje sentimental por el niño Alejandro, muy confiado en su talento. “Hijo, un artista sale uno entre un millón”, le decía su madre, que quería que estudiara oposiciones y trabajara en un banco. Lo de una persona normal. “Pues yo voy a ser ese uno entre un millón”. Lo lógico en él.

Los ‘Alejandros’. Hubo un Alejandro Sanz antes de Alejandro Sanz. Se llamaba Alejandro Magno. Fue el último hijo de la Movida de Madrid. Miguel Ángel Arenas (‘El Capi’), el descubridor de Miguel Bosé o Los Pecos, un hombre de gran olfato, le introdujo en ese mundo, con Fabio McNamara y Nacho Canut. No duró mucho. De ese tiempo tan fronterizo (llegó a cantar en puticlubs, como asegura él mismo) es el álbum ‘Los chulos son pa' cuidarlos’, su debú, con 18 años, en Hispavox, y sin apenas promoción.

'Guerra' entre Warner y BMG

Y luego ya vino la maqueta de ‘Viviendo deprisa’, que recoge la canción que da nombre al título del documental. El single número 3: ‘Lo que fui es lo que soy’. Iñigo Zabala, jefazo de Warner Music, pugna con la competencia discográfica (BMG) para ver quien edita el segundo álbum de Sanz. Zabala le llamó al piso de Moratalaz, el barrio madrileño donde vivía con su madre. “Mamá, que me han ofrecido cinco millones de pesetas”. Y fueron seis millones. Un dineral para el niño que pasaba los veranos entre Algeciras y Alcalá de los Gazules.

Zabala no sabía cómo iba a acabar la puja con BMG. “Mira, no sé a quién vas a elegir, pero yo tengo muy claro que te vas a dedicar a esto y te va a ir muy bien”. A Sanz esas palabras le convencieron. Se quedó con Warner y eso que ofrecía un millón menos que BMG. El documental ofrecía grabaciones del niño Sanz en un casete. Grabaciones caseras en vídeo siempre acompañado de su guitarra (una de 1984 interpretando una tema de Lole y Manuel), el testimonio de Monika Bellido, su prima, o el de Pepe de Lucía, hermano del gigante Paco de Lucía. “Anda, viste y canta como un flamenco”, dice Pepe.

La historia viaja de atrás hacia delante como aquel concierto en el antiguo Pabellón de la Ciudad Deportiva del Real Madrid. Se da cuenta que ahí pasa algo cuando, terminado el concierto, el público, mechero en mano, empieza a corear su nombre. El crecimiento como artista continúa sin parar, pero sostenido... hasta ‘Más'. Todo fue muy loco.

Alejandro Sanz ya no era (solo) el ídolo de las quinceañeras. Matrimonios y parejas mayores se lanzaban a otro ‘Corazón partío’

Ni Sanz sabía lo que ocurriría con ‘Más’. “Aquello nadie lo esperaba. Era insospechado”, narra García Blesa. Las tiritas del ‘Corazón partío’ no paraban de sonar aquel ya algo lejano 1997. Se convirtió en una canción intergeneracional. Alejandro Sanz ya no era (solo) el ídolo de las quinceañeras. Matrimonios y parejas mayores se lanzaban a otro ‘Corazón partío’. “La canción se fraguó en Monterrey (México). Alejandro estaba de gira, pero allí se acabó de rematar. Tuvo muchas versiones”.

¿Qué tiene ‘Corazón partío’? “Lo de las mejores canciones: son sencillas para el oído, pero difíciles de componer. Alejandro escribe con las estrofas muy largas y su fraseo es el de un flamenco muy difícil para los que están acostumbrados a cantar pop. Es una canción que no envejece”, suelta el guionista.

Sin voz

Quedaban más con discos internacionalizados, duetos (con Shakira) y el concierto en México DF, cuando en la mitad de la actuación (enero de 2016), se queda sin voz. “Fue muy emotivo cuando le enseñamos el resultado. Él mismo se emocionó. Incluso para resultó como acontecimiento extraño”, relata Morante. "Evidentemente al artista le tiene que gustar el documental, pero nos ha dejado total libertad. Enseguida hubo confianza y sabía que estaba en buenas manos".

“Le gustaría haber venido a Málaga, pero le quedan dos meses por lo menos de máxima creatividad y tenía que estar concentrado”, asegura el director, que remata: “Es un viaje al pasado muy bonito. Alejandro Sanz pertenece a nuestra vida y a nuestra cultura”.

No hay fecha del próximo disco. Ni título. "Cuando esté listo, estará listo", suele decir el artista. Es palabra de Sanz.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios