Los guionistas españoles quieren entrar en la lista negra de Hollywood
  1. Cultura
  2. Cine
acuerdo de alma con the blacklist

Los guionistas españoles quieren entrar en la lista negra de Hollywood

El sindicato alcanza un acuerdo con el foro de escritores de cine más importante del mundo para facilitar la entrada de nuestros profesionales en la industria americana

Foto: Rodaje del largometraje 'El hombre de las mil caras' (Atípica Films)
Rodaje del largometraje 'El hombre de las mil caras' (Atípica Films)

En la pasada gala de los premios Goya los actores de Ocho apellidos vascos se alzaron con sus galardones acordándose de los miembros del equipo de la película. ¿De todos? No. Los guionistas de la comedia, Borja Cobeaga y Diego San José, ni siquiera estaban invitados a la ceremonia. En cinco minutos se describió la situación de los guionistas en nuestro país, fundamentales para el éxito de un filme, pero eternamente olvidados y sin ningún reconocimiento público. Trabajar escribiendo películas es una tarea difícil, por lo que, cada vez más, hay que ampliar horizontes e intentar trabajar en otros mercados con industrias más potentes.

Con esa idea surge el acuerdo de colaboración entre el Sindicato de Guionistas ALMA y la Black List americana, el escaparate de exhibición más importante del mundo del que han salido películas como El discurso del Rey y Slumdog Millionaire. El procedimiento de esta prestigiosa lista negra es sencillo, los guionistas pueden alojar sus trabajos en su web para que los productores y agentes se fijen en sus historias para ser rodadas. Esto se facilita cuando el propio equipo de Black List realiza informes de cada guion y aquellos que tienen una calificación de más de 8 son enviados directamente a 1.000 importantes profesionales de Hollywood.

ALMA tiende así un puente entre España y EEUU para que las historias de nuestros guionistas puedan traspasar fronteras. Antes que nosotros los italianos ya habían llegado a este acuerdo, que rompió el hielo entre la industria europea y americana. Curro Royo, vicepresidente del sindicato explica a El Confidencial cómo se iniciaron los contactos y destaca la “fluidez” del proceso, gracias también a la labor del agente David Bellini, de Elsewhereworks, que ha sido su pasaporte de entrada en esta lista.

Para el vicepresidente de ALMA este acuerdo supone “una oportunidad y un incentivo para los guionistas”. “Un guionista puede tener un guion en su cajón pero si no tienes una idea de cómo mover ese trabajo te paralizas”, añade Royo.

El acuerdo se hace efectivo el 1 de octubre. Hasta ese momento los guionistas podrán ir traduciendo sus trabajos y tienen que dar su consentimiento al sindicato para compartir sus datos con Black List. A partir de esa fecha comienza la lucha por estar entre los mejores libretos del año e incluso poder entrar en el top ten que la web publica a finales de año con los mejores guiones no producidos durante el curso.

Curro Royo destaca que en esta lista el único criterio que vale es “la calidad” y que cualquiera, aunque no sea miembro de ALMA puede colgar (previo pago) el guion en la web de Black List, pero que haciéndolo mediante un sindicato vas a tener descuentos y más visibilidad, ya que es necesario “hacerse notar”.

Fuga de cerebros y reivindicación

No serán los primeros, antes que ellos los hermanos Alex y David Pastor y Javier Gullón han realizado los guiones de películas como Eternal o Enemy, una fuga de cerebros que Curro Royo no califica como negativa, sino como inevitable. “Es natural, vivimos en un mercado más globalizado y esta fuga de cerebros va a ir en aumento porque muchas historias que se nos ocurren no pueden realizarse en el mercado español, como las películas de ciencia ficción. No es algo negativo, si la gente en su propio mercado no tiene la posibilidad de que sean producidas sus historias es legítimo que busquen otros horizontes”, justifica.

La fuga de cerebros no es algo negativo, si la gente no tiene la posibilidad de que sus guiones sean producidos en su propio mercado es legítimo que busquen otros horizontes

Y es que ser guionista en España no es fácil. Aquí su figura tiende a ser menospreciada, algo que desde ALMA luchan por cambiar. Para ello tienen una campaña llamada 'No se escriben solos' con la que luchan porque cada serie y película nombre claramente a sus guionistas. “Hay una enorme diferencia de consideración del guionista entre EEUU y España, y esto se ve muy bien en televisión, que es el reino de los guionistas. Los showrunners de las series son los guionistas y no es casualidad que hablemos de la edad dorada de las series. Esto ocurre porque la gente de contenidos se ha puesto al mando”, explica Curro Royo que espera que algún día puedan ser tan tenidos en cuenta como en EEUU, aunque aquí seamos más “individualistas y francotiradores”. “A veces somos nuestros peores enemigos”, añade.

En España es inimaginable que ocurriera algo parecido a la huelga de guionistas que paralizó Hollywood a finales de 2007. Un gran número de películas fueron canceladas y las series interrumpieron sus grabaciones hasta que el sindicato (WGA) alcanzó un acuerdo sobre sus mínimos salariales.

Aquí el mercado es muy pequeño y está viciado por la relación de guionistas con productores habituales. Ahora mismo sólo hay cabida para el cine que interesa a las televisiones

“A nosotros nos multaron por publicar en nuestra web unos precios indicativos sobre lo que se debería pagar por un guion. El marco, las leyes en contra de la competencia, se vuelven en contra del trabajador más desfavorecido, que es el autónomo. Además las producciones de cine y televisivas son pequeñas empresas que se montan y desaparecen a los pocos meses, por lo que no se pueden llevar a cabo elecciones sindicales. Eso significa que no podemos elegir a representantes y los que llevan la voz cantante son los sindicatos mayoritarios, por lo que legalmente estamos en un marco en el que es muy difícil defender a los guionistas”, critican desde ALMA, aunque también creen que se han dado pasos importantes, como lograr un convenio colectivo para aquellos guionistas que trabajan por cuenta ajena.

¿Y qué hay de la posibilidad de crear una Black List en España? Un lugar donde encontrar los mejores guiones para que los productores accedan y descubran joyas que todavía no se han rodado. “Ya existe una iniciativa de EDAV, el sindicato de guinostas valencianos, que se llama la lista Courier, pero tengo la sensación de que el mercado español y el estadounidense son muy diferentes. Aquí el mercado está viciado por la relación de guionistas con productores habituales. Es un mercado muy pequeño en el que ahora mismo sólo hay cabida para el cine que interesa a las televisiones”, zanja Curro Royo.

De momento nuestros guionistas pueden ir mejorando su inglés, quién sabe, a lo mejor en los Oscar sí se acuerdan de ellos.

Cine Director de cine Cine español
El redactor recomienda