La leyenda del cosmonauta fantasma
  1. Cultura
  2. Cine
'gravity' fascina en el festival de cine de san sebastián

La leyenda del cosmonauta fantasma

Alfonso Cuarón presenta ‘Gravity’, película con Sandra Bullocl y George Clooney, sobre un astronauta vagando por el espacio exterior que apunta a los Oscar

Foto: Sandra Bullock en una escena de 'Gravity'
Sandra Bullock en una escena de 'Gravity'

No sabemos si Gravity se llevará este año el Oscar a la mejor película. Lo que sí es seguro es que obtendrá el galardón al filme que dejó con la boca abierta a más espectadores en 2013. Incluido a uno muy especial: el director James Cameron: “Me quedé de piedra tras ver Gravity, absolutamente anonadado. Es la mejor película del espacio jamás hecha”, dijo hace unos días el director de Avatar, respaldando un filme, a cuyo director asesoró, que inauguró hace unas semanas la Mostra de Venecia con una enorme repercusión.

Gravity, proyectada en la sección Perlas del Festival de San Sebastián, cuenta las desventuras de una astronauta (Sandra Bullock) que lucha por su vida a gravedad cero tras complicarse su misión espacial. Dando vueltas sin rumbo por el espacio. Con la única ayuda de otro astronauta: George Clooney. Y en tres dimensiones.

El filme va camino de convertirse en el fenómeno crítico/comercial del año. La primera parte de este codiciado estatus ya la ha alcanzado: suma casi un 100% de aprobación en los dos principales portales que recogen las críticas en EEUU: Metacritic y Rotten Tomatoes. Total unanimidad del periodismo cinematográfico; es decir, entusiasmo a raudales.

La segunda parte de la ecuación, la del éxito de público, se sabrá en unos días, el 4 de octubre, cuando se estrene en las salas de países como EEUU y España. ¿Responderá el público a una película de autor (más o menos) que ha costado 80 millones de euros?

Su director, el mexicano Alfonso Cuarón, pasó por el festival donostiarra para disipar dudas. Cuarón, autor de Hijos de los hombres (2004), una de las cintas de ciencia ficción más importantes del siglo XXI (a Gravity también hay que incluirla ya en este reducido y prestigioso club), se presentó acompañado de su hijo, Jonás Cuarón, coguionista del filme. Ambos fueron recibidos con vítores en la sala de prensa.

El director explicó primero las tres causas que explicarían el uso intensivo de plano secuencia (falta de cortes, por tanto) en el filme: "Primero porque queríamos que el personaje y la historia tuvieran el mismo peso, y el plano secuencia refuerza esto. También porque los documentales de la NASA sobre el espacio exterior suelen tener un solo plano. Además, el uso de plano único refuerza la sensación de la cámara como testigo de un evento que sucede en tiempo real".

También habló sobre el minimalismo del filme. O cómo despojar la historia de elementos hasta quedarse con el meollo del asunto (en este caso, Sandra Bullock): "Cuando desnudas la narrativa y te centras en el personaje, el público, de un modo inconsciente, se identifica con la astronauta, volcando sus propias experiencias personales, casi de un modo visceral”, razonó.

El director reconoció que tratar de recrear con verosimilitud lo que le ocurre a un astronauta a merced de la gravedad cero fue un trabajo de chinos. Cuanto más investigaban, más se complicaba la elaboración de la película. Como un pozo científico sin fondo que casi se lleva el proyecto por delante por la incapacidad técnica para llevarlo a buen puerto con un mínimo de rigor conceptual. Y porque cuanto más aprendían, más cara se volvía la película. “Queríamos ser muy fieles a la microgravedad, eso lo complicó todo. Nuestro cerebro está programado para ver cosas en gravedad, con horizonte. Recrear lo contrario no fue sencillo".

Sandra Bullock en una imagen de 'Gravity'Cuarón explicó así la universalidad de la historia: “Se trata de una persona enfrentada a una adversidad, como nos ha sucedido a todos muchas veces". Hasta se adornó en una reflexión sobre la relación entre conceptos como adversidad, espacio y pisar tierra. “Cuando sufres adversidades, pierdes tierra. La manera de superarlas es volviendo a poner los pies en la Tierra. Si no lo haces pronto, te pierdes más y más".

Para rematar, le lanzó unas cuantas flores a su actriz principal: "Es impresionante la disciplina y capacidad de abstracción de esta mujer. Yo no tengo que convencer a nadie de la valía de Sandra Bullock como actriz. Su trabajo en esta película, rodada en condiciones técnicas que dificultaban mucho su tarea, habla por sí solo”.

El director mexicano también disertó sobre la experiencia de escribir a cuatro manos con Jonás Cuarón, que pronto dirigirá su primera película. Ningún problema. Parece que la clave está en tratarle como si no fuera su hijo. “Es una relación entre dos escritores. Una relación meramente creativa". Y punto. Los conflictos familiares, si los hubiera, quedan en casa.

Aunque Gravity es una película bastante original, quizás una pequeña parte de su impacto tenga que ver con un imaginario popular convertido ya en subcultura: el de los astronautas fantasmas. La paradoja de este fenómeno es que, pese a que la película cuenta la historia de una mujer abandonada en mitad del espacio exterior, quizás no está tan sola: hay quién cree que hay toda una multitud de astronautas vagando por el espacio exterior. Las teorías de la conspiración llevan años alimentando esta creencia: cosmonautas en órbita (vivos o muertos) abandonados a su suerte. Misiones espaciales que acabaron en tragedia y fueron ocultadas por las perversas autoridades oficiales (mayormente del Este). Astronautas víctimas de los recortes en la carrera espacial.

placeholder George Clooney en 'Gravity'

Por poner uno de los muchos ejemplos: hay quien cree que el todoterreno no tripulado que posaron los rusos sobre la Luna en 1970 (misión Lunojod 1) estaba conducido por un agente enano del KGB actualmente en paradero espacial desconocido (quizás está muerto, o quizás ha fundado una comunidad hippie de enanitos del KGB en la Luna, quién sabe). También existen historias de ficción tomadas como reales, como la demoledora El astronauta muerto, de James Ballard. El tema ha sido tocado recientemente por el filme español El cosmonauta (Nicolás Alcalá, 2013), sobre un astronauta ruso que llega a la Luna en 1975… y se olvidan de él. Por no hablar del gran bulo espacial de todos los tiempos: la llegada de los americanos a la Luna fue un montaje.

Dentro de varias décadas, cuando los jóvenes no sepan nada de Gravity, quizás se empiece a hablar de que una estrella del Hollywood remoto llamada Sandra Bullock lleva 50 años vagando por el espacio tras sufrir un accidente mientras rodaba una película espacial (Gravity). Quién sabe si con un Oscar a la mejor actriz amarrado a la mano.

Sandra Bullock
El redactor recomienda