casi 100 kilómetros

Identifican el que es el mayor acueducto romano de la Península Ibérica

El doctor en arquitectura de la Universitat Politècnica de València, Miquel Martí Maties, ha descubierto que unía el municipo de Tuéjar con la capital valenciana

Foto: Acueducto de la Peña Cortada. (Falconaumanni)
Acueducto de la Peña Cortada. (Falconaumanni)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Hay 60 kilómetros visibles y todavía no se había identificado. Un nuevo descubrimiento, avalado por el doctor en arquitectura de la Universitat Politècnica de València, Miquel Martí Matíes, ha identificado el que es el acueducto construido en la época romana más larga de la Península y la sexta con mayor longitud del mundo clásico. Se trata de una infraestructura que en su momento unió el nacimiento del río Tuéjar, con el centro de la capital valenciana, es decir, un acueducto de 98,6 kilómetros de largo y 585 metros de altura.

El conjunto arquitectónico que se levanta desde el acueducto de la Peña Cortada y que tiene su origen en la presa romana de Tuéjar, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2004 y distinguido como la obra de ingeniería romana más importante de la provincia de Valencia cuando contaba con 28,6 kilómetros de longitud, cobra ahora una relevancia arquitectónica superior, pues según los datos recogidos por el investigador, sumando los fragmentos que siguen en pie, podrían visitarse en la actualidad hasta 60 kilómetros visibles de un acueducto que según sus cálculos llegó a medir casi 100.

En la actualidad pueden visitarse 60 kilómetros de los casi 100 que tuvo de longitud este acueducto

"Yo mismo me he ido sorprendiendo conforme iba dando pasos [en su investigación]", ha llegado a declarar el arqueólogo y arquitecto Martí Maties, responsable del hallazgo en una entrevista radiofónica concedida a la Cope. "Los romanos eran los mejores ingenieros, y ellos han dejado huella. Somos herederos hasta hoy", ha asegurado el experto en referencia a la arquitectura de la época romana, que a su parecer, es la mayor responsable de la vertebración del territorio peninsular. "Sus acueductos son el esqueleto a partir del cual las villas romanas pueden beber", ha añadido.

El arqueólogo ha querido poner en valor este modelo arquitectónico marcado por Roma y ha señalado a la sociedad de aquel entonces como una población "moderna". En lo refrente a su descubrimiento y al significado que tiene que los romanos consiguiesen trasportar agua a lo largo de casi 100 kilómetros, el experto asegura que es un hecho que "pone en cuestión esa idea de la huerta islámica como si antes aquí no hubiera huerta". "Los romanos, el agua que les sobraba de las termas, de las fuentes, etc, todo eso iba directamente a sus campos", ha añadido.

Según explica Martí Matíes, la hidráulica romana fue la que marcó las pautas en la Península Ibérica, algo que después recuperarían los pobladores islámicos. "Las acequias y los azudes son 'chapucillas' que aprovechan el acueducto descuartizado que ha caído para sus pequeños pueblos o alquerías", explica el arqueólogo, que apunta que este pueblo no tenía tanta visión de gran proyecto como los romanos.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios