Conspiraciones sin fin: Avril Lavigne, la princesa del punk que burló a la muerte
  1. Cultura
cinco años después

Conspiraciones sin fin: Avril Lavigne, la princesa del punk que burló a la muerte

De la cantante se dijo que había sido reemplazada por una doble y en 2014 desapareció por una rara enfermedad; el próximo mes vuelve con un nuevo disco, el primero desde 2013

placeholder Foto: Nuevo trabajo de Avril Lavigne cinco años después, 'Head Above Water'.
Nuevo trabajo de Avril Lavigne cinco años después, 'Head Above Water'.

"Había aceptado la muerte". Estas palabras son de Avril Lavigne. Para muchos, pronunciar su nombre es una reminiscencia a los primeros 2000, a las zapatillas Converse y a las corbatas rayadas. Lavigne, coronada como princesa del pop punk, bautizada por la prensa como la anti-Britney Spears, tenía solo diecisiete años cuando su ‘Complicated’ dio la vuelta al mundo como himno adolescente. Con cada sencillo que lanzaba la canadiense apetecía plancharse el pelo, lucir muñequeras y aprender a hacer skate. Sus álbumes ‘Let go’ (2002) y ‘Under my skin’ (2004) la catapultaron como emotiva voz rebelde de la adolescencia del nuevo milenio, rebajó el tono con un divertido pop chicloso en ‘The Best Damn Thing’ (2007) y regresó a casa con un reflexivo ‘Goodbye Lullaby’ (2011).

Todos sus discos de estudio coparon las listas de éxitos y vendieron millones de copias. El último fue ‘Avril Lavigne’ (2013), hace seis años. Pero después de una gira turbulenta, la artista desapareció del ojo público y de la música. Un silencio que se ha alargado durante casi un lustro. ¿Qué fue lo que pasó en 2014?

“Me duele todo, estoy fatigada, no me puedo levantar de la puta cama… ¿Qué me pasa?” En aquel entonces, Avril Lavigne estaba de gira presentando su último disco. Como contó en una entrevista en Billboard, había empezado a sentirse mal y sin energía y acudió a varios médicos entre concierto y concierto. No sabía lo que le pasaba. Por desgracia, los médicos tampoco. Le diagnosticaron síndrome de fatiga y depresión pero no era eso lo que le ocurría: había contraído la enfermedad de Lyme. Un diagnóstico tardío que la terminó postrando en la cama durante dos años.

No estaba segura de si había sido haciendo senderismo o yendo en bici por el campo con sus amigos, pero una garrapata le había picado y transmitido la enfermedad. “Cuando estás en cama durante años pierdes masa muscular y todo tu cuerpo se vuelve débil”, explicó la cantante. “Sentía que no podía respirar, no podía hablar y no podía moverme”. Durante ese periodo de tiempo, Lavigne se atiborró a antibióticos. “Pero es un bicho listo. Tienes que tomarte varios antibióticos al mismo tiempo. Pasé tanto tiempo sin diagnosticar que al final ya estaba bastante jodida”.

Un diagnóstico tardío la terminó postrando en la cama durante dos años

Había momentos en los que estaba segura de que iba a morir. “Era como si me estuviera ahogando y necesitara salir para respirar”. Con su madre al lado, Lavigne le pedía a Dios que la ayudara a mantener la cabeza fuera del agua. Ella no lo sabía, pero acababa de plantar la semilla de lo que sería su nueva canción. Para su renacimiento, por fin, tanto musical como vital.

Avril Lavigne, cinco años después.

‘Head Above Water’, su primer álbum en seis años, se publicará el próximo 15 de febrero. Ya recuperada, Lavigne se encuentra en plena promoción de su trabajo, donde los regustos a sus primeros discos parecen haberse desvanecido. No le gusta hablar de su enfermedad, insiste, pero inevitablemente, su nueva música va a ligada a ella. De familia cristiana, sus composiciones más recientes sacan a la luz un lado más conservador que siempre ha convivido con su actitud punk. Una actitud punk que, en realidad, para muchos se quedó en ‘Under my skin’.

Cuando no tocaba a sus fans

Lavigne, que despegó como ídolo pop de una generación, ha sumado algunas excentricidades a lo largo de su carrera. El 1 de noviembre de 2013, se publicaba el popero y optimista ‘Avril Lavigne’ que incluía el sencillo ‘Hello Kitty’: un pastiche radical con cupcakes y colores de fantasía que rompió con el estilo musical que había caracterizado a la artista. El vídeo, filmado en Japón y en el que aparecen multitud de clichés, fue acusado de racista. Lavigne se rió de la polémica. “Me encanta la cultura japonesa y paso la mitad de mi tiempo en Japón”, explicó antes de enumerar todos los trabajadores japoneses que participaban en el vídeo.

Durante la gira de 2014, después de un concierto en Brasil, algunos fans -los que pudieron permitirse los 400 dólares que costaba la experiencia- consiguieron hacerse una foto con ella. Eso sí, sin tocarla. El resultado fue una sesión de fotos a cada cual más ridícula que la anterior, con sus fieles admiradores a varios palmos de la cantante y un par de sonrisas congeladas mirando a cámara. Tal festival del humor se hizo viral rápidamente, mostrando una imagen fría y distante de una Lavigne que no permitía que la tocaran.

placeholder Avril Lavigne, muy cómoda con un fan.
Avril Lavigne, muy cómoda con un fan.

Se suicidó y fue sustituida por una doble

Avril Lavigne tiene también el dudoso honor de ser la protagonista de una de las teorías conspiranoicas más famosas y longevas de la cultura pop. En el año 2003, tras el estallido mediático que supuso el lanzamiento de ‘Complicated’ y ‘Sk8r Boi’, su equipo contrató, supuestamente, a la actriz Melissa Vandella para que actuara como doble de Lavigne cuando tocaba despistar a la prensa. Según el rumor, ese mismo año la cantante se habría suicidado tras la muerte de su abuelo, a quien estaba muy unida. Melissa entonces habría heredado su exitosa carrera, hasta el día de hoy.

Lavigne no es la única estrella víctima de estos rumores -no olvidemos que supuestamente Paul McCartney lleva años muerto-, pero se ha tomado su tiempo para negarlos. Fue a finales del año pasado cuando habló del tema en una entrevista: “Alguna gente cree que no soy realmente yo, lo cual resulta muy, muy extraño. No entiendo por qué empezaron siquiera a pensar algo así”.

placeholder Una comparación de la Avril de hace años y la actual, que sería Melissa Vandella.
Una comparación de la Avril de hace años y la actual, que sería Melissa Vandella.

Las pruebas conspiranoicas han poblado durante quince años foros y páginas de internet, donde han analizado detenidamente las marcas de nacimiento, el tono de voz, la forma de los ojos, la altura o incluso la nariz de la Lavigne actual y la del pasado. Sobre todo, señalan que su cambio de estilo -de skater a pop rosa con taconazos- es la prueba definitiva de que Avril lleva años sin ser Avril, sino Melissa.

Música Britney Spears Punk Conciertos
El redactor recomienda