Música: Brisa Fenoy: ¿el nuevo fenómeno pop español o solo un éxito de temporada?
joven promesa de la musica

Brisa Fenoy: ¿el nuevo fenómeno pop español o solo un éxito de temporada?

Después del pelotazo de 'Lo malo', depende del grupo convertirse en todo un acontecimiento de largo alcance o quedarse en artista de una y no más

Foto: Brisa Fenoy es una de las artistas emergentes que es capaz de capturar el espíritu de su tiempo.
Brisa Fenoy es una de las artistas emergentes que es capaz de capturar el espíritu de su tiempo.

Hay artistas emergentes cada año, pero algunos no solo acumulan escuchas, sino que son capaces de capturar el espíritu de su tiempo. Es el caso de la joven Brisa Fenoy, (Algeciras, 1991) la artista que transformó el trap 'Bad Boy' -escrito por Jess Morgan y Will Simms- en el pepinazo 'Lo malo', un éxito que alcanzó el sexto puesto en la lista global de Spotify (en versión de Aitana y Ana Guerra, concursantes de Operación Triunfo). Palabras mayores. No estamos solo ante una adaptación hiperpegadiza, sino que destaca por su mensaje feminista, perfecto para el panorama social post-8 de marzo.

Si pinchas en la pestaña de 'artistas relacionados' de la red de streaming, comparan a Fenoy con Ms Nina, Sofía Ellar y Bad Gyal, pero en realidad suena más cercana a superventas como Bebe, Chambao o La Mala más blandita. Las secciones de Cultura no acaban de tomársela en serio, pero ha conquistado las revistas de moda con su música y su look, pulido hasta el detalle por su trabajo como modelo, que comenzó a los diecinueve años y ahora puede abandonar gracias a la música. La pregunta sale sola: ¿estamos ante una artista de temporada o ante un fenómeno de largo alcance? De ella depende (y también de tener un poco de suerte).

Conciencia social

El filo reivindicativo de la artista no es casualidad ni accesorio cool. Proviene de una familia compuesta por un padre sindicalista, un hermano fotoperiodista y una madre escritora, Josefina Nuñez, interesada en la trágica situación de los migrantes que atraviesan el Estrecho. En el vídeo de su canción 'Jericó', Fenoy aparece en una tumbada en una patera, mezclada con un grupo de refugiados africanos. Se la acusó de plagiar el vídeo 'Borders', de la diva global M.I.A, pero estamos ante uno de esos “préstamos” habituales en el pop, más cuando se trata de defender la misma causa. La cantante de Sri Lanka aparecía en 2016 en una barcaza entre refugiados sirios, una potente idea visual que no pierde fuerza por repetirse.

Esto explicaba Fenoy en una entrevista en Los40: “Llevo viendo esta realidad de cerca desde que tengo uso de razón. Compuse la canción y rodé el vídeo en Algeciras con personas que han cruzado el Estrecho. Es una realidad invisible porque solo la vemos en las noticias y cada vez se nos hace más normal; pero allí, donde nací, está a la vista, se palpa en las playas, en las calles, en el mar... Solo catorce kilómetros me separan de haber vivido otra realidad". Es otro de esos conflictos olvidados por el pop, que solo unas pocas estrellas se dignan a atender.

Estrategia entrista

En sus encuentros con la prensa, Fenoy habla del pop contemporáneo como una especie de caballo de Troya, un caramelo visual que sirve para hacer más atractivos los mensajes sociales. “Necesitamos agentes de cambio que lleguen a la juventud. Cuanto más atractivo sea el canal, mejor. Me encanta la música comercial, el pop, me salen melodías muy chicle… Pero hay que cambiar el contenido, los artistas debemos tener esencia y ayudar a la sociedad, no puede ser solo una cuestión de fama, sino de ir plantando semillas”, confesaba en El Periódico.

No solo está comprometida de boquilla, sino que también colabora, por ejemplo prestándose a trabajar como imagen de la marca de ropa que han creado los manteros de Barcelona. Fenoy parece una de de las pocas superventas con una conciencia clara del momento de emergencia social que vive España.

Rebelde en El Corte Inglés

En nuestro país, ciertamente, estamos acostumbrados a divas pop demasiado dóciles con los dictados de la industria. Brisa Fenoy, en cambio, no rehuye los conflictos. Algunos ven en 'Lo malo' una contestación a los estereotipos machistas que despliegan éxitos como 'Mala Mujer', de C. Tangana. En realidad, la artista surfea en un mar de contradicciones, por ejemplo cuando canta sobre su experiencia en el mundo de la moda en 'Flores de colores'. La letra tiene un mensaje de rebeldía, donde rechaza ser comprada, pero luego participa en la actual campaña de primavera de El Corte Inglés, una empresa conocida por vulnerar los derechos sindicales. “Yo no quiero flores/ flores de colores/ yo no quiero nadie que me subvencione”, dice el estribillo. Sin duda, la alianza con los grandes almacenes le hace ganar difusión mediática, pero también se expone a las críticas por incoherencia política.

En su último sencillo, 'Tres minutos', propone resistir ante el estrés cotidiano que impone el capitalismo. En teoría, un enfoque estimulante, aunque suena más fácil conseguirlo cuando eres modelo y cantante de éxito. En realidad, estamos ante una chica de 27 años que empieza a situarse en la industria. Este tipo de dilemas suelen resolverse con el paso del tiempo.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios